La mujer de Pedro Sánchez

Tremenda falta de respeto de Begoña Gómez a la tradición y cultura japonesa, al presentarse en un templo sin mangas

Tremenda falta de respeto de Begoña Gómez a la tradición y cultura japonesa, al presentarse en un templo sin mangas
Begoña Gómez RS

La cultura de Japón es el resultado de un proceso histórico que comenzó con las olas inmigratorias originarias del continente asiático y de las islas del océano Pacífico, seguido por una fuerte influencia cultural proveniente de China. Posteriormente, el shogunato Tokugawa instauró a mediados del siglo XVII un largo periodo de aislamiento con el resto del mundo (sakoku) que se prolongó hasta el comienzo de la Era Meiji, a finales del siglo XIX, cuando recibió una inmensa influencia extranjera que se acrecentó tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Esto en efecto dio como resultado una cultura distinta a otras culturas asiáticas.

Pocas cosas ofenden más a los orientales que no se respeten sus milenarias tradiciones. La esposa de Pedro Sánchez no ha comenzado su aventura oriental con el pie derecho. Begoña Gómez se ha reunido este viernes con el resto de acompañantes de líderes del G-20 de Japón y ha posado muy sonriente a la entrada de un templo. ¿El problema? Su vestido sin mangas, según recoge informalia y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

El protocolo es claro y bastante popular: no se debe enseñar piernas ni brazos en un templo, se trata de un signo de respeto a lo sagrado y en muchos de ellos existen carteles que así lo indican: pantalón o falda larga, camisa de manga larga y, en algunas ocasiones, incluso pañuelo en la cabeza. Begoña Gómez, sin embargo, se ha saltado la norma y ha lucido un vestido sin mangas en su primera cita en el G-20. Ha sido la única en hacerlo, el resto de ‘primeras damas’, como Juliana Awada o Brigitte Macron, llevaban un largo midi y los brazos tapados.

La esposa de Pedro Sánchez ha lucido un vestido blanco de Teresa Helbig con delicados motivos florales y aves inspirados en la caligrafía oriental, tatuados a mano en el propio cuero. Lo ha combinado con salones nude.

Ha sido la primera cita en la agenda de las acompañantes de los líderes del G-20 en Japón. Para este viernes, estaba previsto también un paseo en rikshaw y una ceremonia del té donde Begoña Gómez y compañía podrán conocer de primera mano esta tradición milenaria. Ya el sábado, acudirán al edificio principal de la Prefectura del Gobierno de Osaka para asistir al simposio ‘Oceanos, un valioso recurso para nuestras vidas’ antes de almorzar y acudir al teatro en la misma Prefectura.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído