falla. La Reina Letizia, que aunque no lo parezca tiene ya 46 años, se desplazó este 9 de julio de 2019 este martes hasta la localidad manchega de Almagro en Ciudad Real.

En la agenda de la esposa del Rey Felipe VI aparecían esa mañana dos eventos: Primero, una reunión con el Patronato sobre Discapacidad. Y después, hacía entrega de los premios de esta organización que tienen su nombre.

Y para la cita, la Reina eligió un vestido novedosso, consciente de que no iba a dejar a nadie indiferente.

Primero por el color. Es imposible pasar desapercibida si vas vestida en tono rosa fucsia.

El vestido, hecho por Carolina Herrera a medida, no tiene mangas y aprieta mucho por la zona del pecho, aunque hay que decir que cuando lo estrenó le apretaba mucho más, lo que significa que Letizia está todavía más delgada.

Respecto a la única vez que ha llevado este vestido, hace más de un año, Letizia ha cambiado los complementos con los que los ha combinado.

Esta vez ha elegido unos salones con vinilo de la firma Steve Madden en rosa palo. Este modelo lo tiene también en color negro.

En la mano, una cartera del mismo tono que lleva muchos años en su armario y que es de Magrit. Como joyas, parece que ha dejado su nuevo anillo favorito en casa y ha lucido sólo unos pendientes de Tous, rosas y verdes, que ya llevó en Estados Unidos cuando estrenó el vestido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído