¿Seguirá triunfando el videochat de las apps de citas después del confinamiento?

Video chat
Video chat

En el año de la Covid-19 no nos ha quedado más remedio que echar mano de la tecnología para comunicarnos con nuestros seres queridos y conocidos. Ya lo hacíamos hasta ahora, pero en 2020 ha cobrado más sentido si cabe. Programas como Zoom han hecho nuestros días más llevaderos durante el confinamiento, permitiéndonos contactar con quienes estaban lejos o cerca; daba igual. Las aplicaciones de citas también se han reinventado en estos tiempos de pandemia, potenciando herramientas como el videochat ante la imposibilidad de tener encuentros físicos. Pero una vez que el confinamiento pase y podamos volver a nuestra antigua normalidad, ¿continuarán teniendo sentido los videochats para ligar?

En la pasada primavera, el mundo se paralizaba. Buena parte de los países se confinaban y, con ello, la industria, fuera del sector que fuese, caía en picado. No quedaba otra que reinventarse, como así lo hicieron las apps de citas. En esos meses el crecimiento de las videollamadas estaba siendo exponencial, así que ¿por qué no aplicar aquella fórmula de éxito a las páginas para buscar pareja? Las principales webs de contactos no tardaron en apuntarse al carro.

Y es que en un tiempo en el que no son posibles los encuentros físicos, la mayoría de los usuarios de los sitios de citas que está intentando buscar pareja afirma que las citas por vídeo son lo mejor después de los encuentros en persona y la única alternativa obvia.

La popular app Badoo fue la pionera en este terreno, dado que cuenta con este servicio de videochat desde 2016. Tres años después, en 2019, se uniría a la fiesta Bumble. Esta última, de hecho, registró durante la pandemia un incremento en el uso de esta funcionalidad en un 21 %.

Este es, sin duda, un nicho de mercado que las apps de citas tienen que aprovechar en estos tiempos convulsos. No obstante, las aplicaciones se han tenido que poner las pilas deprisa, dado que hasta 2020 la mayoría no disponía de este servicio. La realidad es que el videochat es una función bastante costosa tanto de construir como de mantener. En la actualidad, sin embargo, es esta característica lo que podría hacer a una app permanecer en el mercado.

Las normas del juego han cambiado y hay que adaptarse a ellas. No solo las propias plataformas sino también los usuarios. El videochat se ha convertido en la alternativa a la cita física, de ahí que todavía haya usuarios que se sientan inseguros acerca de cuándo sugerir a su interlocutor dar el salto de la mensajería al vídeo. Poco a poco van escribiéndose las normas sociales para este medio, pero, como en todo, existe un periodo de adaptación.

Aunque las medidas van relajándose cada vez más, todavía parece que queda un largo camino hasta decir adiós a las restricciones del todo. Habrá que estar atento a cómo evolucionan las citas después de la pandemia del coronavirus. ¿Serán los encuentros físicos exactamente igual que antes? En cualquier caso, los usuarios más reticentes a regresar a la antigua normalidad para tener citas han encontrado en el videochat un poderoso aliado.

Se abren, en este punto, diferentes escenarios. El ser humano es un ser social y, además, posee una memoria muy corta, lo que significa que, pasada la pandemia, podría volver a lo anterior como si nada. Eso sí, puede ocurrir que el videochat conviva con el resto de servicios habituales y se convierta en una herramienta para reforzar la experiencia online de los usuarios en las apps de citas. Lo que es obvio es que monetizar esta funcionalidad es la asignatura pendiente de estas plataformas que tienen que valorar cómo hacer frente a gigantes como Zoom o FaceTime que ofrecen opciones gratuitas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído