El método causa "estrés y dolor extremo" a los animales

En esta granja inflan con aire comprimido a serpientes pitón, hasta matarlas, para vender su piel a las casas de moda

Una práctica muy rentable, porque aumenta el tamaño, considerada "inhumana" e "inaceptable" a la luz de las normas internacionales

El caso es hacer negocio. Cierto que si aceptamos como norma todo lo que predican los fanatizados apóstoles animalistas, terminaremos prohibiendo el espeto de sardinas, por resultar ‘humillante’ para los peces, pero esto clama al cielo.

Una nueva investigación, realizada por la asociación animalista PETA, denuncia la crueldad que sufren las pitones de un matadero en Vietnam, en donde son infladas hasta la muerte ,para suplir la demanda de pieles exóticas de la industria de la moda.

Las imágenes obtenidas por los activistas revelan que los trabajadores anudan la boca y el ano de los reptiles con bandas de goma.

Después, hacen un agujero en la cabeza o la cola e insertan una manguera, a través de la cual bombean aire comprimido hasta causar la muerte del animal.

Es un método «inhumano» e «inaceptable» a la luz de las normas internacionales, ya que causa un «estrés y dolor extremos», según el experto en reptiles Clifford Warwick.

Las serpientes son antes aturdidas, con una descarga eléctrica producida con una batería de coche antes de ser sacrificadas.

«Durante el proceso de sacrificio, las serpientes pueden parecer algo inmóviles, pero esto no puede interpretarse como que no sufren. La catastrófica presión interna provocada por el aire comprimido causará un dolor intenso en todo el cuerpo de la serpiente, y también provocará fuerzas de aplastamiento en su corazón y un estrés severo en sus sistemas circulatorio y nervioso».

PETA denuncia las condiciones inapropiadas y de hacinamiento que enfrentan las pitones antes de ser sacrificadas, así como los daños y lesiones que sufren al intentar escapar de las pequeñas y sucias jaulas de alambre en las que son confinadas.

La organización consiguió imágenes en las que se muestra la forma en la que son matados cocodrilos en otra granja peletera, en donde son inmovilizados y electrocutados antes de ser apuñalados en la nuca.

Este método no acaba instantáneamente con la vida del animal, ya que únicamente corta o daña gravemente su médula espinal, causando parálisis y probablemente un dolor extremo.

La evaluación científica de este método ha confirmado que los cocodrilos pueden permanecer vivos y conscientes durante más de una hora y media después de este procedimiento, por lo que es probable que sigan capaces de sentir mientras son desollados.

Este método de matanza es común en varios países asiáticos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído