Y con el segundo episodio de JUEGO DE TRONOS llegó la calma que precede a la tempestad

Poco a poco el invierno y el final de Juego de Tronos se acercan, por el momento todo es calma pero eso solo puede significar una cosa: la tormenta está muy cerca

Y con el segundo episodio de JUEGO DE TRONOS llegó la calma que precede a la tempestad
Juegos de Tronos Imagen: cortesía de HBO

Tras una semana de espera y con todos los millones de seguidores de la saga en vilo por conocer qué pasaría tras el mensaje de los caminantes blancos, por fin llegaba el segundo episodio de la última temporada. Sin embargo, algunos de sus seguidores veían su ansia calmada gracias a las filtraciones del segundo capítulo de Juego de Tronos donde había resúmenes e imágenes del mismo. Poco a poco hemos ido viendo que el invierno se acerca, pero está vez de verdad y en Invernalia se preparan para ello y para la gran batalla final.

Por el momento todo sigue en calma y eso solo puede significar una cosa: la tempestad está cerca, muy cerca. Si hace poco hablábamos de las predicciones de muerte de sus protagonistas, hemos de decir que en este segundo episodio no se contabiliza ninguna baja, otro indicio más de lo que está por venir.

Otro capítulo que nos sitúa y nos prepara para la guerra entre los vivos y los muertos, un capítulo cuanto menos emotivo ya que puede ser la última vez que los veamos a todos juntos. Excepto Cercei, claro, que obviamente aún sigue en Desembarco del rey y es su hermano, Jamie, quien confiesa que ella les ha engañado y no habrá más ayuda que él. Jamie también habla con Bran para disculparse por el pasado pero este le responde que ya no es Bran Stark, lo que, al igual que a todos los demás, no le deja indiferente.

El conflicto entre las dos mujeres protagonistas continúa. Sansa Y Daenerys no dan el brazo a torcer. Sansa teme que Jon sea manipulado por la madre de dragones aunque esta defiende que es ella la que se ha dejado influenciar y por eso ha acabado en Invernalia con todo su ejército y sus dragones. Pero eso no deja satisfecha a Sansa, que piensa en el futuro y no se muestra partidaria de aceptar como reina a Daenerys.

Los aliados siguen llegando a Invernalia, entre ellos Tormund, Beric Dondarrion y Edd Tollett, quienes recordemos que acaban de ver el mensaje del rey de la noche en el muro y avisan de que los caminantes van a llegar al día siguiente, lo que deja pie a que el tercer episodio se vean las caras. Ante este aviso comienza la reunión, hay que preparar un plan antes de que llegue el ejército de los muertos. Y aquí llega la sorpresa cuando Jon plantea la teoría de que si matan al rey, todos los demás deberían morir a lo que Bran responde que irá a por él ya que están conectados. Las dudas de cómo enfrentarse a esto continúan, es algo totalmente nuevo para todos.

El momento más esperado llega, de nuevo, al final porque Jon no aguanta más y le dice a Daenerys quién es en realidad. Lo hace nada menos que ante la estatua de su madre biológica, y aunque ella no quiere creerlo, finalmente le dice que de ser cierto él sería el Heredero al Trono de Hierro. Daenerys no tendrá mucho tiempo para reflexionar porque la cuenta atrás para la gran batalla ha comenzado y el tiempo corre más rápido de lo que debería.

Lucía Pandiella@luciapandiella

Imágenes: cortesía de HBO

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído