Corazones rotos, pérdidas y secretos que ya no volverán a serlo. JUEGO DE TRONOS 8×04

Corazones rotos, pérdidas y secretos que ya no volverán a serlo. Así podríamos condensar todo el argumento del cuarto capítulo de Juego de Tronos que cambia por completo las tornas del final de la serie

Corazones rotos, pérdidas y secretos que ya no volverán a serlo. JUEGO DE TRONOS 8x04
Juego de Tronos Imagen: Cortesía de HBO

Y así, casi sin querer nos hemos metido en el mes de Mayo y casi casi al final de nuestra adorada serie Juego de Tronos. No nos podemos creer que después de este ya solo queden 2 capítulos, ¿en serio ya? ¿Cómo ha pasado tan rápido? La verdad es que nos ha pasado tan rápido como la batalla de Invernalia con los caminantes blancos, que pensábamos que daría para más. Así el norte ha tenido que irse a poniente, algo que nos esperábamos ya después de haber visto el final del anterior capítulo.

Comenzamos cómo no, viendo el norte devastado y haciendo recuento de las pérdidas, entre ellas Jorah Mormont, Lyanna Mormont, Beric, Edd, Melisandre y Theon Greyjoy, y los daños ocasionados por el ejército de los muertos. Ay, de la que se ha librado Cercei. Y ahí en medio con las emociones a flor de piel, Gendry es nombrado Lord Baratheon, señor de Bastión de Tormentas, (también así para asegurarse Daenerys que no supone ninguna amenaza para ella) y aprovechando la ocasión se declara a Arya pero ya sabemos todos que una mujer como ella no se va a dejar ‘salvar’ por un príncipe.

No se podía quedar así tampoco la relación entre Brienne y Jamie y así, sin digerirlo descubrimos que ella es virgen. Mientras tanto parece que la relación entre Jon y Daenerys se ha tensado y se nota, ella no confía tanto en él desde que le confesase su secreto y no es para menos, es el heredero al trono de hierro. Un secreto que acabará revelando a sus hermanas Sansa y Arya, después esta primera a Tyrion y el secreto ya no será nunca más eso.

Daenerys sabe bien lo que quiere y no tiene ni dudas ni tiempo por lo que no hay nada que la pare, Cercei y Desembarco del rey son sus últimos objetivos, algo que no hubiese hecho si alguien le hubiera chivado lo que iba a suceder. Antes de partir aparece Bronn, ese que tantas posibilidades tenía de morir y que fue encargado matar a los hermanos Lannister. Por suerte para él los encuentra solos y desarmados pero, también por suerte para ellos, una vieja promesa hace que él se vaya con Altojardín y ellos permanezcan inmunes.

Daenerys vuelve a Rocadragón y vivimos uno de los momentos más tristes y tontos a la vez, la pérdida de su otra mitad, su dragón que sufre el impacto de una fecha de Euron Greyjoy. Pero aún hay más para la Madre de Dragones porque su mano derecha, Missandei es secuestrada por Greyjoy que hace lo que sea por entregarse a Cercei. El final no podía ser de otra forma más que trágico y se convierte así en la segunda víctima del capítulo que nos deja la situación con Daenerys 0 – 2 Cercei. Pero sabemos que Gusano Gris no dejará que esto quede así. Un capítulo movidito que nos lleva casi casi al final de la serie. Ahí va un pequeño adelanto.

 

Lucía Pandiella@luciapandiella 

Imágenes: cortesía de HBO

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído