De la moda a la interpretación. Las múltiples facetas de FERNANDO GUALLAR

El actor Fernando Guallar se convierte en el candidato perfecto para vestirse de la colección Winter 2019/2020 de Dior Men y protagonizar un reportaje lleno de sinergias entre la moda y el séptimo arte...

Chaqueta, pantalón azul de lana, chaleco azul y gris y botín de Dior Men 
Chaqueta, pantalón azul de lana, chaleco azul y gris y botín de Dior Men  Vanidad

Desde su reinterpretación del legado Couture de la Maison, hasta la exploración de la primera vocación de Christian Dior como galerista y su consecuente colaboración con el artista contemporáneo Raymond Pettibon… En un shooting de lo más especial, vestimos a Fernando Guallar con las creaciones concebidas por Kim Jones, director artístico de las colecciones masculinas de Dior, para la new season. Y es que nadie mejor que este actor para traducir ese proceso de continua consonancia entre el arte y la moda, el ayer, el hoy y el mañana. Pasen y lean.

Amar es para siempre fue el trampolín que le dio la oportunidad de aparecer como uno de los personajes principales en Velvet Colección, una serie que, muy a nuestro pesar, ve su fin el 20 de Diciembre. Hablamos con este actor, arquitecto y ex modelo que, a pesar de pertenecer a una generación que lidia día a día con las redes sociales, tiene claro que no va a generar contenido por ganar más seguidores.

Antes de ser actor trabajaste como modelo pero aun así, dices que es algo que tú nunca quisiste. ¿Por qué? ¿Qué es lo que no te gustaba de este mundo?

Lo que a mí me pasa con el mundo de la moda es que le guardo muchísimo respeto. Nunca llegué a ser un modelo profesional porque la moda requiere muchos sacrificios y es un estilo de vida que tiene que ser absolutamente prioritario, pero lo experimenté. Me parece un mundo muy complicado y el juicio constante al que están sometidos los modelos, me parece agotador. Me gusta la moda, me gusta hacer reportajes, campañas, etc, pero tenía (y tengo) claro que nunca sería modelo. Esta vida está muy alejada de mí…

Camiseta de terciopelo, pantalones negros de lana y botas negras de cuero de Dior Men

¿Cómo te surgió la oportunidad de trabajar en la moda?

Empecé Arquitectura con 18 años y a los 21, me puse a trabajar en una tienda de ropa. Me buscaba la vida como podía, hasta que me surgió la oportunidad de ir haciendo trabajos relacionados con la moda, también con la publicidad, los rodajes… Era algo que me generaba más dinero de lo habitual, así que aposté por él, aunque sabía que iba a ser algo temporal.

¿Cuándo decidiste dedicarte únicamente a la interpretación?

Cuando me volví a Madrid, con 24 años. En ese momento me quedaban unas asignaturas de la carrera de Arquitectura que hice a distancia y allí ya empecé con mis estudios de interpretación oficiales en una escuela. Los castings y las pruebas ya empezaban a comerme mucho espacio y desde la agencia me solicitaban el compromiso de ser modelo, que es algo con lo que yo no me encontraba, así que lo dejé.

Chaqueta negra de lana y anillos de metal dorado de Dior Men

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la interpretación?

Con 8-9 años empecé a hacer teatro en el colegio y allí despertó una vocación que siempre había estado muy presente. Cuando era pequeño, me lo tomaba como algo más lúdico, hasta que llegué a Madrid. Mi camino hasta convertirme en actor como tal ha sido muy seguido, muy orgánico. Todo ha ido viniendo como tenía que venir…

Tu primer papel fue en 2012, en la serie “Aída”. ¿Cómo ha evolucionado Fernando Guallar desde ese personaje?

Si se le puede llamar papel… fue decir dos frases (risas). Supongo que, como en cualquier trabajo, evolucionas adaptándote un poco al medio. Al principio todo te parece enorme y luego te vas ambientando y normalizando con el set de rodaje, con tus compañeros… Te vas quitando un poco de peso, de importancia y te das cuenta de que es un trabajo cualquiera. Es un proceso en el que cada vez te permites alimentar más a los personajes desde la tranquilidad y, el hecho de estar más relajado, se traslada a que puedes asumir más riesgos.

Jersey gris y chaleco de visión estampado leopardo de Dior Men

De los desafíos a los que te has enfrentado como actor, ¿cuál ha sido el más complicado?

Entrar en Velvet, sin duda. Piensa que era algo que ya estaba todo montado, todo el mundo se conocía y, entrar de nuevas con un papel protagonista, en una serie tan importante como esta, siempre me pareció un reto. Yo venía de hacer Amar es para siempre, pero no tenía tanta trayectoria como muchos de los actores. Además, mi personaje venía a desestabilizarlo y destrozarlo todo. Su punto de partida era romper la pareja tan mítica que hacían Clara y Mateo y cubrir el gran espacio que tenía Miguel Ángel en la serie, así que imagínate… Miedo había mucho.

Fue un reto tanto en lo profesional, como en lo personal. Tuve que asumir una inseguridad que no tenía, enfrentarme a eso, e intentar encontrar mi lugar. Y afortunadamente lo conseguí.

¿Es también el papel que más has disfrutado?

Totalmente. Es curioso porque, todo ese miedo que tenía, toda esa inseguridad, al final va de la mano con el pasárselo bien. Quiero mucho y respeto mucho a Sergio.

Jersey de Dior Men

¿Qué repercusión tuvo en ti (y en tu vida) convertirte en Sergio Godó?

Es cierto que te abre muchas puertas, te genera oportunidades de trabajo, incluso en otros países, pero a la vez te encasilla un poco. Hay gente que ya te ve en un determinado tipo de rol… pero bueno, eso es cuestión de tiempo. Estar en Velvet me ha supuesto un cambio a mejor, sin duda.

¿Cómo reaccionaste cuando Movistar + canceló la emisión de la tercera temporada de Velvet Colección? Imagino que os pillo a todos por sorpresa…

No teníamos ni idea. Fue un sorpresón. También un aprendizaje. En un primer momento, te entra pánico y mucha preocupación pero después, acabas asumiendo que esta industria es así y que muchas veces, el actor, poco o nada tiene que decir. Al menos, gracias al capítulo final, hemos podido darle un cierre tanto a las tramas, como a los personajes. ¡Ahora a por cosas nuevas!

Camiseta de rejilla con estampado de Raymond Pettibon para Dior Men

¿Qué puedes adelantarnos de este capítulo especial que habéis preparado?

Es el capítulo hecho a medida para que, todos los fans incondicionales de la serie, acaben con una sonrisa y se despidan bien de los personajes. Es un cuento de Navidad, con muchos reencuentros en el que, cada uno de nosotros, viene con un objetivo muy claro. Lo vais a disfrutar.

¿Alguna anécdota de rodaje que puedas contarnos?

Ha sido interesante porque el rodaje fue muy corto, pero muy intenso. Hemos tenido varias secuencias de todos, absolutamente todos juntos. En el capítulo, hay un evento importante en el que estamos muchos personajes y eso fue un poco caótico, pero muy divertido a la vez. También el hecho de juntarnos los viejos, los nuevos y todos a la vez. Ha sido muy cansado, jornadas muy largas, pero muchas risas, muy nostálgico, muchas lágrimas, muchas despedidas… y un broche muy bonito. 

Chaqueta marrón impermeable y reversible, pantalón marrón impermeable, camiseta verde y bolso Saddle granate de Dior Men

¿Es difícil convivir con la etiqueta y al mismo tiempo, con el prejuicio, de ser siempre el guaperas o el galán? ¿Te lo tomas como una cualidad, o piensas que incluso puede llegar a obstaculizarte a la hora interpretar otros personajes?

Me lo hizo más difícil de lo que era, la verdad. Tenía miedo de quedarme allí estancado. No me sentía a gusto con esa etiqueta pero, con el tiempo, le quitas importancia y aprendes el valor que tiene, que es nulo, porque al final es como te sientas tú. También te lo tomas como un halago y agradeces el espacio que te genera, claro.

Pienso que el físico marca, pero yo nunca me he considerado un galán, ni un chico excesivamente guapo, te lo digo de verdad. Mucha gente te coloca en un sitio y esto te marca y te condiciona a la hora de que te confíen unos papeles u otros. Normalmente los personajes son un poco menos arriesgados, por lo menos los que me llegan a mí.

Como integrante de la primera generación de actores que tenéis que lidiar día a día con las redes sociales, ¿cómo te llevas tú con ellas?, ¿cómo las utilizas?

Me llevo bastante regular (risas). Me parecen una buena herramienta de comunicación, pero creo que mucha gente no las usa bien. A nivel personal no sé hasta que punto son buenas porque conectas muy rápido con la gente, pero lo haces desde un sitio muy frívolo, muy superficial. Como herramienta de trabajo y de promoción, muy bien, pero claro, ¡somos mucho más que eso!

Chaqueta y pantalón marrón de lana de Dior Men 

Dices que, en esta profesión, muchas veces prevalece el “no” ante el “sí”. ¿En qué aspectos?

La carrera de actor es muy larga y las decisiones de cada uno, son las que acaban marcando hacia donde va tu carrera. Lo que hablábamos antes: si yo sigo cogiendo papeles de galán, luego no podré replicar si no me llegan otro tipo de personajes. Si empiezo a rechazar cosas y potenciar otras, podré cambiarlo. Al final tienes que aprender a decir “no”, incluso a cosas que pueden llegar a ser muy suculentas. Al final este oficio es prácticamente intuición.

Yo este año he dicho que no a dos proyectos que, si la gente los supiera, me tacharían de loco, pero yo considero que no sería tan feliz haciéndolo, o que sus consecuencias me habrían llevado en otra dirección. Al final son decisiones, intuición, te puedes equivocar mucho, o no (risas).

Tú ahora estás aprendiendo a decir “no” pero, ¿qué tiene que tener un proyecto para que digas “sí”?

Lo que más me seduce normalmente es, tanto la historia, como el personaje, independientemente del medio (cine, teatro, TV). Tengo que sentir ganas de contar esa historia y meterme en esa piel. También me gusta cuando hay algo de riesgo. El proyecto que voy a hacer ahora en noviembre (y del que no te puedo decir nada porque no me dejan), es una peli que tiene un componente de riesgo, algo diferente que me ha parecido muy interesante de hacer y una experiencia muy divertida, sin duda.

Texto: Anna Alarcón @_annalarcon

Fotografía: Papo Waisman @papowaisman

Realización: Fran Marto @franmarto

Vídeo: Miguel Lozano Sánchez @miguel__sanchez

Peluquería y maquillaje: Noemí Nohales (X Artist Management) @noeminohales

Asistente de iluminación: Gabriel Mendizabal @gabriel_mendizabal

Asistente digital: Eduardo Navarro @eduardonavarrophoto

LEE ESTE Y OTROS CONTENIDOS AL COMPLETO EN EL NÚMERO DE OTOÑO-INVIERNO 2019/2020 DE VANIDAD. ¡YA A LA VENTA EN KIOSCOS!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído