Desmitifiquemos: los HOMBRES también usan juguetes SEXUALES

Muchas veces la gente relaciona juguetes eróticos con un vibrador vaginal con cierto parecido al pene... y, en consecuencia, se relacionan estos maravillosos complementos sexuales con las mujeres. Pero… ¿qué hay de ellos?

Imagen: Giphy
Imagen: Giphy Vanidad

¿No les gusta utilizarlos? ¿No pueden utilizarlos? ¿O es que no existen?

¡Pues claro que existen y los utilizan! Pero antes de presentártelos vamos a dar algunos datos sobre el pene para entender por qué los juguetes eróticos para hombres son como son:

  • El glande del pene acumula 4.000 terminaciones nerviosas, independientemente de su tamaño. Aunque son la mitad de las que acumula el clítoris, esto lo convierte en la parte más sensible del miembro.
  • El punto G masculino se encuentra en la próstata. ¿En dónde? Sí, en el ano. En concreto a unos 5 cm de la entrada y tiene la forma y tamaño de una castaña, más o menos.
  • El escroto, el perineo y el ano pueden ser zonas muy placenteras.
  • Hay un mundo más allá del arriba y abajo: puede hacer succión, efecto calor…
  • El contacto es fundamental y si la sensación es deslizante y húmeda, aún resulta más placentera.

A partir de aquí y con toda esta información tan importante y a la vez desconocida, hablemos de los 3 tipos principales juguetes sexuales para hombre que, aunque no lo parezca, sí existen, como Teruel:

Anillas para el pene

Empecemos por un básico que es muy eficaz. Los anillos para pene son, como su nombre indican anillos que se pueden colocar en la base, a lo largo del tronco del pene o justo antes del glande. Depende de dónde se coloque se conseguirán unos resultados u otros. Si lo pones en la base del pene lo que consigues es potenciar la erección, lo cual es ideal para todos, pero especialmente para las personas con eyaculación precoz. Si lo colocas justo antes del glande el resultado que se consigue es aumentar el placer.

A partir del anillo básico, que es un anillo de silicona hay muchísimas variantes: hay kits de 3 anillas para colocarlas como quieras (2 en el pene y una en los testículos, por ejemplo), hay anillos con vibración y dentro de esta última categoría hay anillos con una parte más gruesa que está diseñada para estimular el clítoris durante la penetración, una característica muy buscada por las parejas heterosexuales ya que el 76% de las mujeres necesitan la estimulación de clítoris para llegar al orgasmo.

Masturbador masculino

Como en la categoría anterior, aquí también hay más de un tipo de masturbadores masculinos, entendidos todos como una especie de cilindro en donde se introduce el pene. ¿Qué les diferencia? Pues principalmente lo que hay en su interior. La mayoría de ellos tienen un diseño con más o menos profundidades en su interior que prestan sensaciones totalmente nuevas y distintas a las de la mano. Pero hay otros tipos de masturbadores que muy poca gente conoce y que cumplen con los requisitos placenteros comentados anteriormente. Hay un masturbador que cobra el nombre de Satisfyer Men Vibration que, además de vibrar, su profundidad es de 7 cm, lo cual hace que se concentre en estimular el glande. ¡Y de qué manera!

Este mismo tiene una versión mejorada que además de vibrar y darle cariño al glande, tiene efecto calor, otra característica a tener en cuenta en el placer masculino.

Por otro lado, hay una función muy común en los masturbadores masculinos que es la succión. ¿Cómo el famoso succionador de clítoris? No se puede comparar al 100% pero la función también es de succión. En el caso masculino, estos masturbadores suelen tener un agujero en la parte superior que al tapar y destapar activa y desactiva las cápsulas de aire internas que tienen y es así como se genera este efecto.

Estimuladores prostáticos

Sí, como os adelantábamos, los hombres tienen una zona erógena en el ano, que según muchos profesionales equivale al punto G femenino, pero en este caso le llamaremos punto P de próstata. Esta zona se encuentra a 5 cm de la entrada del ano, aproximadamente, y tiene forma y tamaño de castaña, para que te hagas una idea. Para estimularlo manualmente lo ideal es utilizar un lubricante de silicona que facilitará mejor el deslizamiento ya que el ano no lubrica de forma natural y por eso necesita un lubricante más denso y duradero que el lubricante a base de agua. A partir de aquí, estimularlo es muy sencillo, una vez encuentres el punto P, simplemente tienes que darle toques suaves con el dedo.

Ahora que sabes qué es y cómo estimularlo manualmente, vayamos a los juguetes. Verás que estos tienen una forma muy ergonómica y un poco curvada con la finalidad de estimular este punto. Incluso algunos como Luke incorporan función de movimiento para que no tengas que hacer nada.

Ya lo veis, estimular el pene y alrededores de distintas maneras (y sin prejuicios)… ¡es la fórmula para no aburrirse nunca del sexo!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído