«El Gran Cañón del Colca», uno de los más profundos del planeta

«El Gran Cañón del Colca», uno de los más profundos del planeta

(Paul Monzón, desde el Cañón del Colca).- Periodista Latino visitó el Cañón del Colca, el segundo más profundo del planeta (el primero, Cotahuasi, está también en Perú) y dos veces mayor que el Gran Cañón del Colorado en Estados Unidos. Las vistas son impresionantes y más aún cuando una bandada de cóndores planean ante la atenta y atónita mirada de miles de turistas provenientes de los cinco continentes.

Es el segundo Cañón más profundo del planeta, sólo superado por el Cañón del Cotohuasi, ambos en Perú. Su parte más profunda llega a los 3.200 metros y tiene una longitud aproximada de 100 km.

El Colca, es una formación geológica originada por una Falla en la corteza terrestre, sobre la cual sigue actuando la erosión que durante milenios ejerce el río del mismo nombre. La zona se halla rodeada por volcanes como el Coropuna, el Ampato y el Sabancaya.

Llegamos -vía Arequipa- tras un viaje de tres horas y media por un camino espectacular, rodeado de unos paisajes de postal y carreteras con pendientes de miedo. Tras superar alturas de casi cinco mil metros sobre el nivel del mar (algún periodista extranjero se sintió indispuesto por el soroche)llegamos por fin al Valle del Colca.

La Cruz del Cóndor es el Mirador desde el cual se puede observar a los cóndores que, imponentes, planean sobre este valle.

De tres metros de envergadura de alas, el Cóndor es el ave más grande que puebla estas tierras.

La ruta de Arequipa al Colca, calculada en unos 150 kilómetros ha llegado a su fin. Por fin estamos en los dominios del cóndor y en esa hendidura que se dirige al centro de la Tierra: el Cañón.

Los cientos de turistas que en ese momento se encuentran alrededor de la Cruz del Cóndor, se arremolinan tras el monumento y cámaras en mano epseran ansiosos el paso de los cóndores sobre el valle. Éstos se hacen esperar, pero por din aparecen en el horizonte, y en cosa de segundos ya están sobrevolando sobre nosotros. Son bandadas de dos a tres cóndores, aunque de vez en cuando aparece uno en solitario que da vueltas sobre el Cañón y luego se pierde en el horizonte o tras las escarpadas montañas que rodean el valle.

Los lugareños de la zona han recibido con cariño, danzas y piqueos, a los participantes del Perú Travel Mart 2007. Todo un pueblo se ha volcado con nosotros y a hacer más que grata nuestra estada en dicho paraje de ensueño.

No por nada el Cañón del Colca, aparte de ser uno de los más profundos del planeta, es el principal reclamo turístico de la zona. También la artesanía cumple un rol exquisito. Los sombreros que venden los artesanos son una obra de arte ( aunque caros), pero vale la pena adquirirlos.

Las danzas se suceden mienyras los cóndores surcan los cielos de la región. Los operadores de turismo venidos de todos los confines del planeta y la delegación de periodistas no pierden ocasión de inmortalizarse con la estampa del Cañón de fondo.

La paz y el aire puro que se respira es impagable. La magia del Colca nos sumerge en un estadío de tranquilidad y sosiego aderezado con la satisfacción de estar en un lugar que se me resistía desde hace tiempo. Ahora ya estaba aquí, y aparte de «ametrallar» con los click clack de mi cámara digital, no dejo de observar maravillado la naturaleza que me presentaba ante mi.

La visita fue rápida, pero suficiente como para que toda la elegación del PTM pudiera disfrutar de una de las maravillas de la naturalez, de esa naturaleza que ve peligrar sus dominios en el mundo entero, aunque al Valle del Colca aún no llegue esa mano negra que lo funde todo.

El Colca es una maravilla. El gobierno peruano debe seguir cuidando y protegiendo este enclave que es sinónimo de paz, belleza y naturaleza en su máxima expresión, como en ninguna otra parte del mundo.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído