EL VIAJERO IMPENITENTE

Líneas de Nazca: Cómo visitar el lugar más enigmático del mundo

Líneas de Nazca: Cómo visitar el lugar más enigmático del mundo
Perú: Líneas de Nazca. EP

En Perú, a 450 kilómetros al sur de Lima y cerca del océano Pacífico, se encuentra un lugar único en el mundo: Nazca, en cuyo inmenso desierto se encuentran dibujados los trazos más enigmáticos y misteriosos que el hombre haya visto jamás. Las milenarias «Líneas de Nazca» una serie de dibujos, diseños geométricos y abstractos pictogramas que han permanecido inalterados durante más de mil años, desafiando a la ciencia y a la arqueología.

En 1939 Paul Kosok las descubrió, casi por casualidad, pero fue la matemática alemana María Reiche quien se dedicó por más de cuarenta años a estudiarlas y luchar para que el estado peruano las conservara y apoyara el trabajo de investigación emprendida por ella.

Eran las siete de la mañana cuando abordamos una avioneta Cessna y surcamos los cielos de la fantasía y la ilusión de un pueblo que vive por y para el turismo. Las líneas son su patrimonio y su bien más preciado.

Diversas tesis han surgido tras el descubrimiento de las Líneas. Von Daniken decía que era obra de extraterrestres, y se basaba en ello por los dibujos que en forma de “pistas de aterrizaje” se encuentran en el desierto. Si bien es cierto que podrían parecer pistas de aterrizaje, esta tesis se viene abajo porque esos mismos dibujos se encuentran trazados en las laderas de los cerros lo cual lo hace inviable.

María Reiche sostenía que era un calendario astronómico, que describían fases de la Luna y localización de las constelaciones de las estrellas.

 

Si bien es cierto, a medida que sobrevolábamos el desierto es obvio apreciar que los dibujos los hicieron como para que se vieran desde el cielo. Es imposible observarlos a ras del suelo, pues al caminar por el desierto nadie puede notar en qué lugar está dibujado tal o cual trazo.

Quizá fue por ello que cuando se construyó la carretera Panamericana Sur se cercenó sin querer la figura de un lagarto. Y es que los operarios no pudieron divisar la figura en el desierto. Hoy en día, al lado de la figura del reptil se encuentra enclavado un Mirador al lado de la carretera, desde el cual se pueden divisar res figuras.

Desde el cielo se pueden observar trazos y líneas que se pierden en el horizonte. Dibujos que se entrecruzan, cual plano de arquitectos. La figura de la araña es gigantesca y tiene como peculiaridad que está hecha a base de un solo trazo. Lo mismo sucede con muchas de ellas.

Los dibujos fueron hechos posibles a base de surcos de 20 cm. de profundidad en la tierra y pueden llegar a 500 metros de longitud.

En una entrevista que le hiciera a María Reiche a mediados de los años ochenta, ella sostenía que los antiguos peruanos fueron los que hicieron estos dibujos. Que no fue obra de extraterrestres ni nada por el estilo. Entonces le pegunté si creía que había extraterrestres. Ella fue firme en su respuesta: “Yo no niego la posibilidad de que haya vida inteligente más allá de la Tierra, pero los dibujos los hicieron los antiguos peruanos”

María Reiche estudió por más de cuarenta años el legado que nos dejaron los antiguos peruanos. Aquella vez que la entrevisté sólo me concedió cinco minutos que luego se convirtieron en media hora.

Ella afirmaba que la figura que parecía un astronauta era sólo la representación de un hombre con cabeza de lechuza.

– «María, tras más de cuarenta años recorriendo el desierto de Nazca, es de esperar que ya pueda desvelar el misterio que rodeas a estas figuras». Le manifesté mirándole a los ojos.

Ella se puso seria y como si de un consejo se tratara, me dijo en voz baja y cansada:
-“Sí algún día se supiera el misterio de las Líneas, éstas ya no tendrían sentido”. Acto seguido se fue agradeciendo la entrevista.

El cessna seguía surcando los cielos del desierto de Nazca. Allá abajo se sucedían unas líneas a otras. La Ballena, el Colibrí, la araña, un perro, “pistas de aterrizaje”, el “Astronauta”, etc.

La avioneta de bamboleaba en el aire cual avioncito de papel a la par que los turistas inmortalizaban en sus cámaras esas estampas que han sobrevivido al paso de los tiempos.

María Reiche ya no está entre nosotros. Quizá se llevó consigo el secreto que esconde este inmenso y misterioso plano en el desierto, creación de los antiguos peruanos o de seres extraterrestres. Una cosa es cierta: sólo se pueden ver desde el cielo. Hoy pudimos ver las líneas con Aerocondor, pero en el pasado…¡Vaya uno a saber! (Paul Monzón).

El camionero que dañó las líneas de NazcaPD

Te puede interesar

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Paul Monzón

Periodista. Viajero especializado en Turismo. Como tal ha participado en las más importantes ferias de turismo del mundo y asistido, como enviado especial, a Cumbres Mundiales.

Nacido en Lima. Perú. Reside en España desde hace dos décadas. Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído