Centenares de sirios piden en París parar masacre en su país

(Paul Monzón).-La «primavera árabe» que empezó con las revueltas en Tunez provocando la caída del gobierno de Zine El Abidine Ben Alí, se ha extendido al resto del mundo árabe como reguero de pólvora. Las protestas contra regímenes dictatoriales como el de Mubarak, en su momento; Gadafi, entre otros, ya no se hacen en sus propios países sino que se extrapolan a cualquier lugar del mundo. Una prueba de ello es la mega manifestación realizada ayer en la «Ciudad Luz», París, en la cual centenares de enardecidos sirios protestaban a unos metros de la famosa Torre Eiffel contra el régimen de Bashar al Assad, y pedían a la comunidad internacional parar la masacre en Siria que ronda los mil 200 muertos.

EFE.-Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, hasta el momento 1.233 civiles y 333 militares y policías han muerto como consecuencia de la represión de las protestas en Siria, que se han intensificado y extendido por todo el país.

A mediados de marzo estallaron las protestas en varias ciudades para exigir reformas democráticas que desde entonces están siendo duramente reprimidas por las fuerzas de seguridad.

Más de 4.000 sirios, la mayoría mujeres, niños y ancianos, han cruzado ya la frontera con Turquía huyendo de la brutal operación de represión que el Ejército sirio está llevando a cabo en torno a la localidad de Yisr al Shugur.

El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, indicó hoy que la última cifra oficial de refugiados es de 3.893 y que «el 90% de ellos son niños, mujeres y ancianos».

ESTADOS UNIDOS PIDE FIN A LA VIOLENCIA

Por su parte, Estados Unidos pidió ayer a Siria, al igual que la Unión Europea, que cese la violencia contra los manifestantes y advirtió de que la ofensiva del Gobierno en el norte de ese país ha creado una «crisis humanitaria».

«La ofensiva del Gobierno en el norte de Siria ha creado una crisis humanitaria. EE.UU. insta al Gobierno sirio a que cese esta violencia y dé al Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) acceso inmediato y sin restricciones a esta región, para ayudar a los heridos, detenidos y civiles desplazados» por la crisis interna, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

«Los líderes sirios no tienen excusa para denegar la asistencia humanitaria de una entidad neutral como el ICRC. Si los líderes sirios no proveen este acceso, estarán demostrando una vez más su desdén por la dignidad del pueblo sirio», puntualizó el comunicado.

La Casa Blanca ya había condenado el viernes la ofensiva del Ejército de Siria y la represión contra los manifestantes, que dejó al menos 23 muertos en la localidad de Yisr al Shurgur, cerca de la frontera con Turquía.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído