El fin de semana deja récord de temperaturas máximas en el norte de España

Varias provincias del norte de España vivieron el pasado fin de semana récords históricos en sus temperaturas máximas, que en el caso de A Coruña llegaron el sábado, 1 de octubre, hasta los 33,7 grados y superaron así los 29,6 registrados el día 3 del mismo mes de 1980.

Según informó a Servimedia Ángel Rivera, portavoz de la Aemet, octubre arrancó con récords históricos también en Oviedo, donde el termómetro marcó 31,7 grados el sábado y superó así en tres décimas los 31,4 alcanzados el 3 del mismo mes de 1983.

Lo mismo sucedió en Pontevedra, que tuvo una máxima de 31,2 grados el sábado (31,7 el 7 de octubre del 89) y con Santander, donde el mercurio llegó en su aeropuerto

a los 33,5 grados también el sábado, lo que supone un grado y tres décimas más que el 3 de octubre de 1983.

El aeródromo de Lugo tuvo igualmente su récord de máximas el 1 de octubre, cuando el termómetro llegó a los 30 grados, 1,8 más que el 7 del mismo mes de 2005.

Por su parte, Salamanca, con una máxima de 30,6 grados el sábado 1 de octubre, igualó su marca más alta, alcanzada el 3 de octubre de 2004.

Ayer domingo, la tónica siguió siendo la misma en el norte de la Península, donde ciudades como A Coruña, con 31,5 grados (31 el 12 de octubre de 1945) u Orense, con 33,4 (33 el 3 de octubre del 83) dejaron récords para la historia.

BAJADA DE TEMPERATURAS

Pero como explicó Rivera, esta situación de sol y calor comenzará a desaparecer hacia mediados de semana, cuando la Aemet espera que un frente frío roce el tercio norte y deje allí lluvias y bajada de temperaturas que se extenderá progresivamente por toda la península.

Así, lo previsible es que las precipitaciones empiecen a llegar al norte a última hora del jueves y continúen el viernes, cuando la bajada del mercurio seguirá extendiéndose hacia el sur de España.

En concreto, Meteorología vaticina un descenso de las temperaturas de entre 7 y 8 grados en 48 horas para la zona norte y de entre 5 y 6 para el sur, que acusará la bajada sobre todo en el fin de semana. Madrid, por ejemplo, dijo Rivera, podrá pasar de los 30 grados el miércoles a los 22, el viernes.

Lo que no será tan generalizado, subrayó el portavoz de la Agencia de Meteorología, serán las precipitaciones, que sí se dejarán ver por el norte y se extenderán incluso a la zona de los Pirineos el fin de semana, pero que no está previsto que lleguen a otros puntos de España esta semana.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído