Ruta Quetzal 2013/ Don Miguel de la Quadra Salcedo (Día 1)

(Paul Monzón).- Hablar de la Ruta quetzal BBVA es hablar de D. Miguel de la Quadra Salcedo. Con 81 años recién cumplidos sigue al frente de la expedición cultural que este año va por su vigésimo octava edición bajo el nombre «De la Selva del Darién a la Europa de Carlos V. La Gran Aventura del Descubrimiento del Mar del Sur» y que ha llevado hasta el día de hoy a 223 jóvenes provenientes de 53 países a recorrer la jungla del Darien (Panamá) para así conmemorar el Quinto Centenario del Descubrimiento del océano Pacífico realizado por Vasco Núñez de Balboa en 1513. Cuando quedan tan solo un par de horas para integrarme a la expedición, que en su segunda etapa recorrerá Bélgica (con breve escala en París)y España, donde seguiremos los pasos del Emperador Carlos V en Europa, no puedo más que sentirme un gran privilegiado por ser nuevamente testigo directo de esta emocionante aventura cultural.

D. MIGUEL DE LA QUADRA SALCEDO

Conocí a D. Miguel de la Quadra Salcedo el año 2004, justo el día que en el Museo de Cera de Madrid inauguraban su estatua, acto al cual asistieron otros grandes aventureros como Álvaro de Marichalar y Kitín Muñoz. Tras la ceremonia -y tras perseverar, a mi estilo; o sea, en plan emboscada- le entrevisté en el Café Embassy que desde 1931 se enseñorea en el Paseo de la Castellana. Hasta allí acudió con Álvaro de Marichalar y Kitín Muñóz. La entrevista fue breve pero interesante. Desde entonces he seguido de tanto en tanto las aventuras de la Ruta Quetzal BBVA sin imaginar que un día narraría en directo el recorrido diario de los centenares de jóvenes estudiantes tras las estelas de la historia.

D. Miguel de la Quadra tiene una gran simpatía y una especie de añoranza por la tierra de los incas, Perú. A continuación reproduzco un breve extracto de una de las entrevistas que le he realizado durante los últimos años.

Sobre Perú

«Hemos estado muchas veces. La última vez fue hace diez años. Hemos estado en Cajamarca, hemos estado en Sipán con Walter Alva, viendo al Señor de Sipán..Después recorrimos el Camino Inca de Cuzco a Machu Pcchu. Hemos estado en la selva porque allí hay un protector del Amazonas peruano que gracias a eso conserva su Amazonas Perú, porque sino sería brasileño. Pusimos allí una estatua a Francisco de Requena, el defensor de la Amazonía peruana. Si no vamos a América y dentro de vuestros países sabemos quiénes somos, no sabremos quiénes somos.

¿Es cierto que cuando vivió en el Amazonas los nativos alucinaban con usted al verlo lanzar la jabalina?
– Hombre, yo tiraba cuatro veces más lejos la jabalina que ellos. Resulta que yo me había olvidado la jabalina en España, y me la llevó cuando yo fui a Chile a un partido del mundial de fútbol, Kubala. Con esa jabalina yo fui por todo el Amazonas y era como el “brujo”, como el “chamán”, tenía la mejor choza, la mejor hamaca…

Por lo visto Perú es uno de sus paíese preferidos
– Yo soy “perulero”. Y los peruleros son los españoles que llegan de allá.

Anteriormente me comentó que hizo algo de “brujería” ¿Y cómo fue eso?
– Por ejemplo, yo venía de Bolivia y entonces aprendí de los chamanes a hacer la “Cocamancia” que era tirar las hojas y averiguar el porvenir. Entonces, yo decía “Mira, ésta está doblada y está roja, y eso quiere decir que una llama se te ha despeñado”.

Entonces, yo adivinaba el porvenir y con eso vivía. Me daban res, cuyes, dos conejos y vivía con ellos en la choza. Y otra semana me iba a otro lado. Yo llevaba mi bolsita. Me llamaban “El de las Barbas” “El tata”, eso no lo ha hecho ningún español.

¿Hay algún lugar del mundo que no haya visitado y que le gustaría hacer la Ruta Quetzal?
– Yo he estado en la Polinesia, en muchas partes. Me hice amigo por ejemplo de la hermana del Dalai Lama, he estado viviendo en conventos tibetanos. El mundo es muy pequeño.

Pero le quedan lugares por visitar…
– A mi me gusta Perú. Y es que Perú son varios países en uno. Los desiertos, cuando hay agua allí es un vergel, por ejemplo. Saña es un pueblo maravilloso; Chachapoyas, etc.

¿Cómo surge esta pasión tuya por la aventura?
– Porque de niño me cuentan estas historias y sólo he hecho seguirlas.

Usted ha sido reportero de guerra también
– Si. He estado siete veces en Vietnam, en todas. Conocí en Lima a un fotógrafo que se llama Juan Chávez, que trabajaba en El Comercio y nos fuimos a Bolivia y vimos al “Che Guevara” muerto.

¿Aprendió quechua?¿quién tradujo el Quijote a este idioma?
– No. El Quijote lo tradujo Túpac Yupanqui Demetrio que es un traductor de 80 años.

¿A través de sus múltiples viajes que situación le ha impactado más?
Que no se puede ser español si un no va por allá. No se puede ser peruano, como decía el Inca Gracilazo, si uno no viene por aquí.

Por ejemplo, cuando estuve en Isla Negra, invitado por Neruda el año 68, me dijo: “Mira Miguel, los españoles os habéis llevado todo, y lo habéis dejado todo”. Eso fue muy bonito, muy poético. TODO, porque ni los ingleses, ni otros, se lo llevan todo y no dejan nada. Nosotros dejamos “todo”.

Si nosotros estamos aquí para ayudarte en Europa, nosotros encantados. Somos uno: todo Iberoamérica, con el Evo Morales, da igual con quien sea. Hay que respetar otras culturas y hay que conocerlas primero.

¿Cómo ve usted este fenómeno de la inmigración?

Una suerte que tiene España. Una maravilla que le ha tocado, pues la lotería espiritual con esta inmigración que vuestras familias que vienen de Iberoamerica que nos van a hacer que nos encontremos un poco el camino que habíamos perdido.

Toda esa gente que malentiende estos problemas como el de Alcorcón, etc es como si los Canarios se ponen a pelearse con los gallegos. Pero por favor, respeten un poco más, que los españoles conozcan un poco más de esas culturas porque también es la nuestra. Hemos escrito páginas de la historia durante 500 años en común. Ustedes y nosotros, eso es el mestizaje. Y ese mestizaje hay que potenciarlo.

No hay que anotar siempre en los medios de comunicación lo malo que ha pasado. Hay que poner lo bueno, por ejemplo de esas familias que trabajan duro para salir adelante.
Y nosotros estamos cometiendo estos años un crimen terrible que es contra el que tenemos que dar gracias a todos los inmigrantes de América porque conserváis todavía cómo éramos nosotros antes. Conserváis todavía la familia. Nunca un peruano, un mexicano, alguien de por ahí, meterá a sus abuelos (aunque tenga dinero) en un asilo para viejos. Eso sólo lo hacemos los españoles, los gitanos no.

Vosotros tenéis la familia viva: “Abuelito dame la Bendición”. Aquí la familia ha desaparecido. Y si somos alguien importante ó podemos estar en la comunidad europea es porque tenemos que ver con vosotros, con Iberoamérica. Si no tuviéramos que ver con vosotros no seríamos nadie. Y ahora cuando venís y tenemos que darles las gracias porque nos habéis dado de comer durante 500 años, pues, chico, por lo menos que en los colegios de España a los niños que van con 9 años les expliquen la historia precolombina, quienes son los incas, quiénes son los mayas, los aztecas y todos salen de los colegios sin saber quiénes son.

Que sepan que todos somos de ida y vuelta, como decía Octavio Paz, como decía el primer mestizo que fue el descubridor del humanismo, Garcilazo de la Vega que presumía de indígena aquí y de español en América».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído