Oscar Vilca: «Veo animales huir, a la fauna desaparecer y un rio usado de basurero»

Por su importancia a continuación reproduzco una entrevista realizada por el Diario El Comercio de Lima a Oscar Vilca, uno de los pocos y talentosos ilustradores naturalistas que hay en Perú.

(El Comercio) Óscar Vilca es uno de los pocos ilustradores naturalistas en actividad del Perú. Ha dibujado aves, mamíferos, mariposas e insectos. Su trabajo también lo ha obligado a observar la destrucción al toparse con la minería informal y la tala ilegal en Tambopata. Las paredes de su taller en Pueblo Libre están cubiertas por cuadros de aves, mariposas y esculturas de hormigas gigantes. En su familia no hay pintores ni escultores. “Solo mi padre, pero él fue un pintor de brocha gorda”, comenta.

— En el Perú no hay una carrera de ilustrador naturalista

No la hay. En mi época, los que sabían dibujar estudiaban Arquitectura. Pe-se a ello, ingresé a la Facultad de Arte de la Universidad Católica. En esa época nunca había viajado.
Nunca había salido de Lima hasta que con unos amigos viajé a Marcahuasi, y me abrió los ojos. Comencé una carrera contra el tiempo. Fui a Cusco, Arequipa, Puno con S/.7 en el bolsillo.

— En los 90 eras un pintor urbano…

Mi tema eran los micros, el caos de la ciudad y la ansiedad de no saber si había una bomba en la esquina.

— ¿Y cómo pasaste del caos de Lima a ser un ilustrador naturalista?

Todo fue una casualidad. Inkaterra me pidió unas muestras para una guía de campo de mariposas. Realmente quedé fascinado con el tema. Era el año 2000, y desde ahí no he parado.

— ¿En Tambopata te cruzaste con la minería ilegal?

Sí. En este momento, seguro está llegando un bus lleno de gente para trabajar en la minería. Se arman pueblos de plásticos, bares. La podredumbre es increíble. La trata de las mujeres y la prostitución infantil está ahí. Cada vez es más peligroso.

— ¿Qué es lo peor que has visto?

Una vez tuve que viajar nueve horas en un bote que usan los mineros informales. El bote estaba lleno de cerveza y los mineros usaban al río como basurero. En parte sentí odio hacia ellos. Pero en la embarcación también había una mujer con su bebe. Ella lo criaba con mucho cariño. Esa gente no sabe lo que hace.

— ¿Has encontrado animales muertos?

No es que encuentres animales muer-tos. No encuentras animales. Todos huyen. Por ejemplo, en Cusco, en la zona de Urubamba, que era un lugar donde había cientos de mariposas, cada vez se ven menos. Hay algunos hoteles que fumigan porque a muchos turistas no les gustan los insectos. Es bonito, pero no ves fauna…¿Cuántos en el Perú saben que tenemos un récord mundial de especies de mariposas? Son más de 4.000.

— ¿Y en Tambopata?

La minería ilegal y la tala de árboles ahuyentan a la fauna. La naturaleza es tan sabia que hay especies que no pueden mudarse fácilmente y entonces simplemente no procrean.

— ¿Qué quieres lograr?

Con mi trabajo trato de mostrar lo que nos estamos perdiendo. Yo quiero que mi trabajo llegue a Lima y se conozca a los ilustradores naturalistas. Tengo amigos que podrían estar dedicándose a esto, pero no hay mercado. La gente no consume esto. Imagínate casas con pinturas de aves y mamíferos del Perú en vez de los cuadros de siempre.

— ¿Qué planes tienes a corto plazo?

Quiero llevar la exposición que tengo en Tambopata a Lima y a todas las regiones. No estoy buscando entrar al circuito comercial, pero quiero que se conozca la naturaleza y la biodiversidad. Mi interés está en la fauna peruana. Como artista, hago insectos en formatos gigantes. Tengo un mural de 50 metros de alas de mariposas en la Vía Expresa.

— También has dibujado a las aves del Bosque de Pomac…

El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo me llamó y trabajé con Fernando Angulo, presidente de la Unión de Ornitólogos del Perú, un especia-lista en aves de la zona norte. Las especies del bosque seco son diferentes a las del bosque nublado. Hay especies, como la cortarrama, que solo vas a ver en la zona norte, en el bosque seco.

— ¿Cómo trabajas?

Primero veo las especies in situ, tomo fotos, las observo con binoculares, hago apuntes y de regreso al taller, empiezo a trabajar con lápices de colores, acuarelas y acrílico. Esto se trabaja con pincel 000, que es un hilo. Siempre hay un experto que da el visto. Si son aves, es un ornitólogo y si son insectos, es un entomólogo. He visto e ilustrado a las 105 especies de aves de Pomac. Mi trabajo es lindo, pero requiere de mucha paciencia y respeto.

— Veo que miras el trabajo de forma convencional…

Para mí esto es una necesidad. Todoslos días pinto. Tengo una exposición programada para el 2014 en el Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores, “Pintar para conservar”, arte y ciencia de la mano para alzar el vuelo.

— ¿No te estresas de vivir en Lima?

No. En Lima la gente vive estresada y apurada. Yo no me estreso, porque sé que pronto tendré un viaje y volveré a estar con la naturaleza. Siempre pienso en eso. (El COMERCIO -PERÚ)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído