El 'escopetazo' al extranjero se ha convertido en epidemia en Italia

Dos turistas americanos pagan en Roma la friolera de 42 euros por tres helados

En mayo, turistas británicos recibieron las excusas del alcalde después de haber pagado 16 euros por un helado cerca de la céntrica Plaza de España

Dos turistas americanos pagan en Roma la friolera de 42 euros por tres helados
Helado. PD

Dos turistas americanos han pagado 42 euros por tres helados y una botella pequeña de agua mineral. Ha sucedido en Roma, en el conocido bar Il Caffé, muy frecuentado porque se encuentra a dos pasos de la Fontana de Trevi.

Cuenta Angel Gómez en ‘ABC‘ que, sabiendo que se encontraban en uno de los lugares más turísticos de la Ciudad Eterna, James y Marian Luciani han pagado la cuenta.

«Hemos estado atentos para que no nos robaran los carteristas, pero nunca habríamos pensado que nos habrían timado en un bar», ha declarado la pareja americana.

Por eso, al día siguiente se han presentado con los carabineros (cuerpo militar equivalente a la Guardia Civil).

Pero éstos no han podido hacer otra cosa que constatar que en el menú el precio era exactamente el que había pagado la pareja americana, por lo que no han podido sancionar al gestor del bar Caffé. Éste ha explicado, para justificar el alto precio, que había servido el helado en una copa de cristal.

16 euros por helado en Plaza de España

En mayo pasado, un grupo de turistas británicos recibió las excusas del alcalde de Roma, después de que habían pagado 16 euros por cada helado en un café cerca de la céntrica Plaza de España.

Los cafés italianos aumentan de forma muy sustancial sus precios a los clientes que se sientan en las mesas. Sin saberlo, a menudo los turistas cogen asiento, mientras los romanos se beben el café o toman helado de pie y por eso pagan menos.

Habitualmente ambos precios figuran en el menú. Aunque no siempre es así.

Abusos en los precios con el turista

A veces, algunos avaros propietarios hacen pagar más al turista, aprovechándose de su desconocimiento de los precios. Es ésta una de las feas costumbres en algunos locales italianos, afortunadamente no muy habituales.

De todas formas, llama la atención la escasa vigilancia de las autoridades sobre algunos lugares donde se cometen abusos.

Por ejemplo, el bar Il Caffé tiene una pésima fama entre sus clientes, que se lamentan a menudo de sentirse «robados» o «timados», como el citado caso de la pareja de turistas americanos.

En la conocida web «Tripadvisor» hay 30 opiniones sobre este bar restaurante, de ellas 27 lo califican de pésimo, 2 como deficiente y solo uno señala que está en la media.

En definitiva, en vacaciones hay que estar muy atentos no solo a la cartera, sino también a los menús. Solo el pasado fin de semana 60 españoles presentaron denuncia en Roma por robo.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído