El 'Knee Defender', en venta discreta desde hace 10 años, levanta polémicas y hasta peleas

El ‘gadget’ para viajeros de avión que te permite impide que el de delante recline su asiento

United Airlines llegó a desviar un vuelo tras una discusión entre dos clientes

Las compañías aéreas de Estados Unidos se enfrentan estos días a una nueva pasión entre muchos de sus clientes: el Knee Defender.

Este protector de rodillas, que fue lanzado al mercado hace más de diez años, es un sencillo par de clips que se pone en las guías del asiento situado delante y que, por si solo, impide reclinarlo a quien se siente en él.

Con el Knee Defender, y por poco menos de 22 dólares, los viajeros se garantizan la máxima comodidad posible dentro de la distribución, ya de por sí apretada, que hacen de las filas de asientos las compañías aéreas modernas.

Como contrapartida, quien viaje delante verá que la decisión sobre reclinar o no el asiento ha dejado de estar en sus manos y ha pasado a estar en las de un perfecto desconocido.

El conflicto está servido, y de hecho ya ha hecho acto de presencia. El pasado domingo, un vuelo entre Newark y Denver tuvo que ser desviado de emergencia y aterrizó en Chicago, después de que la discusión entre el propietario de un Knee Defender y de su víctima subiese de tono.

La decisión de las autoridades fue salomónica y los dos viajeros fueron obligados a desembarcar en Chicago, pero la polémica ha vuelto a suscitar la duda de si las líneas aéreas pueden poner coto al Knee Defender.

La máxima autoridad de la aviación de Estados Unidos, la FAA, ha dictaminado que sí.

Pero aunque son mayoría las compañías de ese país que han prohibido el Knee Defender, hasta la fecha la regla general es hacer la vista gorda excepto en casos como el del pasado domingo.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído