«Perú es Pisco» se presentó en Madrid sin los productores anunciados por Oficina Comercial del Perú en España


(Paul Monzón).- Pese a que en la nota de prensa enviada a los medios de comunicación por una agencia de comunicación española (por encargo de la Oficina Comercial del Perú en Madrid) se aseguraba que el evento «Perú es Pisco» contaría con «Un showroom en el que podremos probar los distintos Piscos y conocer en persona a sus productores, quienes se han desplazado desde Perú específicamente para resolver todas las dudas que tengamos sobre una categoría de destilado como es el Pisco de Perú», lo cierto es que ninguno de los productores se hizo presente en el evento.

El acto, realizado el pasado martes 14 de octubre»en el Hotel Urban GL de Madrid, empezó casi una hora después de lo estipulado. Tras las palabras de bienvenida del Consejero Comercial del Perú, D. Bernardo Muñoz, se dio paso a la Masterclass del prestigioso sumiller LAI RUEDA que al igual que el bartender argentino DIEGO CABRERA, hablaron de la evolución del Pisco en la coctelería. Casi me quedo dormido.

Sus esperadas clases magistrales, aburridas de por si, y faltas de dinámica, quedaron en una simple anécdota ya de por si huérfana de contenido.

Nadie duda que los bartenders y sumilleres que intentaron en vano dar un Masterclass de Pisco, no sean buenos en lo suyo, que de seguro lo serán, pero que por ello tengan la capacidad y el poder de oratoria como para dar cátedra sobre la bebida de bandera del Perú, hay un abismo más profundo que el Cañón del Colca.

Es más, en la sala algunos colegas no se explicaban porqué habiendo summilleres peruanos muy preparados como para poder ofrecer una masterclass fueran ignorados. Un comercial peruano del Pisco, que no es lo mismo que un productor, me dijo durante la posterior degustación de cócteles: «Lo que pasa es que Diego Cabrera es mediático y conocido en el mundo de la coctelería». Y le respondí. «Me parece perfecto, pero si buscamos alguien mediático, pues mejor traemos a Messi».

El asunto no es si una persona es mediática o no, lo que aquí importa es que pueda ofrecer una masterclass en condiciones, como debe ser. Y más aún cuando el Perú se está gastando un pastón en pagar estos saraos. Y en este evento la exposición dejó mucho que desear, aparte de que para mas inri «fallos técnicos» -por no decir que para dar una masterclass hay que prepararse mejor las cosas- retrasaron aún más el evento. Por lo visto los organizadores no encontraban en el ordenador portátil el archivo de powerpoint con el cual se iba a dar la magistral clase.

Fui al Hotel Urban a entrevistar a productores de Pisco que se me aseguró que venían especialmente de Perú, y, no digo que no hayan venido a España, pero a este evento descafeinado no se asomó NINGUNO. Ah!, miento, tras tanto insistir me presentaron a uno al cual quise entrevistar. Pero el hombre, muy honesto, me dijo:

«Mira yo recién llevo diez días como representante del Pisco….»

-«Pero usted ha venido de Perú?»

– «No , yo vivo en España y recién me estoy informando de lo que voy a hacer».

-Vale, gracias, no se preocupe».

Un evento de la categoría del Pisco debería presentarlo un peruano, o peruanos. No nos imaginamos un gran acto en Madrid sobre gastronomía peruana en el cual se ignoren a grandes chefs como Gastón Acurio, Pedro Miguel Schiaffino, Javier Wong, Ivan Kiisic, Virgilio Martínez o Luis Arévalo, y que en su reemplazo lo presente Alberto Chicote, que por más ceviches o ají de gallina que haya comido o preparado, sumado a lo mediático que es por salir en la tele, tenga que representarnos. Y menos aún, intentar dar una clase magistral. Por cierto, los cócteles que se ofrecieron tras la aburrida «masterclass» eran malos remalos. Una pena.

,

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído