Bulos, exageraciones y falacias

Las 10 mentiras más gordas sobre España que andan soltando en el extranjero

En lo que va de año y quedan cinco meses para que se acabe 2015, son ya más de 35 millones de turistas los que han llegado a pasar sus vacaciones en España (Las 10 posiciones sexuales favoritas de los hombres).

La inmensa mayoría, llega atraida por el sol y por la sensación de seguridad, porque no anda la cosa como para ir a pasear por el desierto sirio o jugarse la piel en una playa egipcia o tunecina (Las 10 posturas sexuales preferidas por las mujeres ‘cachondas’).

También porque hay paella, toros, flamenco, Gaudí, largas noches de verano, precios asequibles, mucha happy hour con copas a mitad de precio y juerga (Las 10 cosas que no deberías comer antes de tener sexo ).

Como explica el blog ‘Strambotic‘, de rondón, aprovechando la oferta, guías turísticas y  páginas web especializadas en viajes han colado alguna que otra mentira que tiene poco que ver con la realidad española (Las 10 maneras científicamente probadas de ser feliz).

Por si eso fuera poco, lugares sagrados de internet a la hora de planificar un viaje como TripAdvisor están llenos de opiniones que harían desfallecer al mismísimo Velázquez si resucitara:

La mentira: El Prado, “el peor museo del mundo” (TripAdvisor).

¿Perdón? Un visitante de la mayor pinacoteca del orbe no debió salir muy contento del lugar en el que duermen las obras de Goya, El Greco, Tiziano y compañía y liberó toda su furia en TripAdvisor con este durísimo y nada subjetivo comentario. Probablemente, museos como el de la comida quemada o el del alambre de espino le parecerían mejores.

La mentira: El templo de Debod “sería mejor que lo cerrasen. Es una pérdida de tiempo ir a visitarlo” (TripAdvisor).

¿Perdón? Será que un templo egipcio en pleno centro de Madrid y a escasos metros del Palacio Real debe ser poco sorprendente. Al menos, para este turista para el que no merece la pena acercarse hasta este regalo que Egipto le hizo a España en 1968.

La mentira: “No esperes encontrar papel higiénico en bares, discotecas o restaurantes” (Catavino, 2009).

¿Perdón? El legendario desabastecimiento venezolano es un chiste al lado de la falta de papel higiénico en los locales hosteleros españoles, al menos según distintas guías de viaje. Puede que en algún sitio de mala muerte este elemento brille por su ausencia, pero, en líneas generales, limpiarse en un baño no suele ser un problema.

La mentira: La Alhambra “es bonita, pero no tiene muebles” (TripAdvisor)

¿Perdón? No, no hay muebles. En ese sentido, a este turista enfurecido que se atrevió a contar la verdad en TripAdvisor no le falta razón. Al monumento más visitado de España le faltan muebles. Nada que no se pueda solucionar en Ikea. Por si acaso, avisamos: los visitantes de la Alhambra tampoco encontrarán allí a los habitantes originales de los palacios nazaríes ni a Washington Irving durmiendo en la habitación de Carlos V. Una decepción constante.

La mentira: “Los andaluces son, de lejos, el pueblo de España más exuberante”; “los gallegos son todo lo contrario”; “los vascos son trabajadores y les gusta vivir bien” (Vokrug Sveta, 2008).

¿Perdón? Tópicos regionales no, por favor. Que en este país hay gente para todo en todas partes. Eso sí, no podemos echarle en cara nada a los autores de estas guías mientras nosotros mismos seguimos explotando de forma ridícula y descarada en series y películas estas supuestas diferencias de carácter.

La mentira: Sobre el parque del Retiro, “me entra la risa cuando dicen que es un buen parque, estanque lleno de agua asquerosa” (TripAdvisor).

¿Perdón? Un residente en Madrid no parece estar muy contento con el diseño del principal pulmón de la capital. Además, debe estar deseando que se vacíen los 55.000 metros cúbicos del estanque para limpiarlo. La pena es que los estanques, estanques son. Además, ¿qué hacemos con los 8.000 peces que lo habitan?

La mentira: “La vida en España es solo una secuencia de fiestas” (CNN, 2014).

¿Perdón? Algunos ven nuestra vida como un jolgorio constante. Normal: tenemos vino barato (dicen) y habitantes tan simpáticos, lo raro es que alguien trabaje en algún momento. Si la vida real de los españoles fuera como la que reflejan las guías, todo sería jarana y, por supuesto, siesta.

La mentira: “Para lograr llamar a un camarero, olvida tus modales y grita” (Expatica, 2015)

¿Perdón? El sector de la hostelería debe estar encantado con este tipo de consejos. Hordas de guiris llamando a los camareros a gritos es, sin lugar a dudas, una escena dantesca que puede causar estupor y diversión a partes iguales. Estimados turistas, con que levanten ustedes la mano es suficiente.

La mentira: “La paella no es un plato que haya viajado bien fuera de su Valencia natal” (Roads & Kingdoms, 2014)

¿Perdón? Las guías turísticas extranjeras no renuncian a meterse en eternas controversias españolas. Si bien es cierto que los típicos bares diseñados para cazar a los guiris más ingenuos pueden servir la paella más falsa del mundo, este plato no solo es bueno en Valencia. Por matar varios pájaros de un tiro, habrá que aclarar que no solo en Andalucía está el buen gazpacho y que lo de la tortilla de patatas y la cebolla depende del gusto de cada uno.

La mentira: “La gente está en la calle hablando muy alto, así que es difícil experimentar paz y tranquilidad” (Catavino, 2009).

¿Perdón? La gran mentira del ruido que hacemos los españoles, hecha consejo en una guía turística. Generalizar es malo y ni todos vamos pegando berridos en este país ni los guiris son unos santos que le hablan al cuello de la camisa: un paseo de madrugada por Lloret de Mar destrozará este tópico.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído