La jugada para que la presidenta madrileña acepte su complejo de ocio y casinos

Cordish ofrece montar una auténtica playa en Madrid para camelar a Cristina Cifuentes

El grupo estadounidense envía a la comunidad, que rechazó su anterior proyecto, abundante documentación para clarificar dudas y superar la negativa inicial

Cordish ofrece montar una auténtica playa en Madrid para camelar a Cristina Cifuentes
La laguna con playa del proyecto de ocio y casinos de Cordish. EP

The Cordish Companies, la promotora estadounidense que planea construir un macrocomplejo de ocio con casino en la localidad madrileña de Torres de la Alameda, no ceja.

Tras recibir una primera negativa de la Comunidad de Madrid, ha presentado una nueva solicitud con algunas modificaciones en el plan, ampliando la zona central del complejo, que sería construida en una primera fase, e incluyendo en ella una mayor oferta cultural y deportiva, dos de los aspectos en que se había basado el Gobierno de Cristina Cifuentes para rechazar la tramitación del complejo.

En esa oferta cultural y deportiva incluye ahora una laguna artificial de 6 hectáreas con playa, donde, si se aprueba el proyecto, se podrán realizar actividades guiadas como surf, kayak o voley playa.

Las pegas de la Comunidad de Madrid para rechazar el proyecto se resumían en tres aspectos. En primer lugar, Madrid sostenía que no estaba acreditada la viabilidad económica.

Además, estimaba en 340 millones la inversión en infraestructuras necesaria para asegurar el acceso al complejo.

Finalmente, subrayaban que el proyecto, en su primera fase, adolecía de una oferta cultural y deportiva suficiente para tramitarlo como un Centro Integral de Desarrollo (CID), un procedimiento excepcional que otorga ventajas fiscales, urbanísticas y administrativas, que era la vía elegida por Cordish para su inversión.

Los promotores aseguran, en el voluminoso paquete de documentación enviado este 3 de mayo de 2017 a la Comunidad, su «firme compromiso» de invertir en su totalidad los 2.200 millones de euros en que tasan el proyecto.

Weinberg ha explicado que no necesitan «ningún tipo de subvención» y aseguran que disponen de fondos propios para acometer sin demora la primera fase, que tasan en algo más de 587 millones de euros.

Para el resto del complejo, incluyen en la documentación cartas de compromiso de financiación de los bancos M&T Bank y de Credit Suisse.

Como explica Javier Salvatierra este 4 de mayo de 2017 en ‘El País’, en el nuevo proyecto enviado al Gobierno madrileño, se amplía la superficie de la llamada Área Centro, que pasa a tener 92 hectáreas (el 70% de las 134 hectáreas de terreno que ocupa todo el complejo) para incluir la zona de la laguna donde se ubicaría la playa.

La construcción de las áreas este y oeste (1.600 millones más, aunque en superficie sean mucho más pequeñas) se haría después, aunque Weinberg asegura que el compromiso es construir todo.

Incluso más, ampliar el proyecto hasta 3.000 millones si tiene el éxito suficiente. Prevén que atraería a Madrid 1,6 millones de turistas adicionales al año.

Si la Comunidad reprochaba a los promotores la escasa oferta cultural y deportiva de esa primera fase, Cordish detalla en el nuevo proyecto las actividades que pretende llevar a cabo en ese sentido. Además del hotel de 500 habitaciones y el centro de convenciones con capacidad para 8.000 personas, Cordish incluye la laguna de seis hectáreas con playa. Esta será de acceso gratuito y en ella los visitantes podrán realizar deportes acuáticos guiados por instructores, previo pago. Se podrán realizar competiciones de esas actividades. La empresa asegura que esa laguna, al igual que el resto del complejo, se construiría con altos estándares medioambientales. Para completar la oferta deportiva, incluye senderos para trekking, running o ciclismo, toda vez que el complejo incluye rutas para estos deportes que, además, enlazan con una vía pecuaria. También mencionan áreas para «entrenamiento con instructores» o para la práctica de yoga.

En cuanto a la oferta cultural, aseguran que en las distintas instalaciones del complejo se realizarán conciertos (tanto en el interior como al aire libre), teatro, musicales, danza, exposiciones y otros eventos culturales (festivales, mercadillos de artesanía). Y que además, el proyecto incluye un circo, cines o museos, así como una completa oferta gastronómica. «Habrá una programación diaria de actividades culturales: música, competiciones deportivas, teatro. Todos los días habrá algo para atraer al público», asegura Weinberg. A todo ello se añade la actividad de juego, que ocupará entre el 10 y el 15% de la superficie del complejo y que incluye un casino y otras instalaciones.

En cuanto al escollo de los 340 millones que la Comunidad de Madrid estimaba necesarios para las infraestructuras de acceso, Weinberg ha insistido en que no solo no reclaman «ningún tipo de subvención», sino que no ven necesario un gran refuerzo de esas infraestructuras, pese a que su objetivo es que nueve millones de personas visiten el complejo cada año. Gran parte de los 340 millones que señalaba la Comunidad estaban destinados a la construcción de un acceso por tren, pero Cordish apenas ve necesario el desdoblamiento de la carretera M-224, que pasa junto al complejo, y algunas salidas y conexiones. Estiman esta inversión en 15 millones y están dispuestos a asumirla.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído