Viajar

¿Sabes cuáles son las principales discusiones de las parejas en vacaciones?

¿Sabes cuáles son las principales discusiones de las parejas en vacaciones?
Discusiones de pareja en vacaciones YT

1. Mirar a otras mujeres (u hombres) en la playa

Chicos (y chicas), aunque llevéis gafas de sol es posible saber si estáis mirando el cuerpazo de alguien en la playa por vuestra expresión. Si hay algo que puede dar problemas en el paraíso es que tu chico (o tu chica) no pare de mirar a otras personas.

2. Negarse a usar protector solar

¿Te parece un buen plan que tengamos que pasar parte de las vacaciones cuidándote porque te ha dado un golpe de calor o te has quemado como una gamba? Sí, ya sabemos que te quieres poner moreno/a pero sigue sin parecernos buena idea que pases de la crema de protección solar. Tener que estar varios días escondiéndote del sol y dándote aloe vera no es lo más divertido del mundo. Además, si te pones protección solar tu piel te lo agradecerá. Recuerda que tomar el sol sin protección puede provocar cáncer de piel a la larga.

3. Querer salir de fiesta toda la noche y pasar el día siguiente durmiendo

Tomarse un par de cócteles nunca está de más, pero cuando unas vacaciones «de pulserita» (todo incluido) se convierten en una fiesta continua en la que el alcohol es el protagonista la cosa se pasa de la raya. Estás de vacaciones y muy posiblemente tu pareja quiera ver cosas o explorar. Así que si te vas a emborrachar y al día siguiente estás de resaca y quieres dormir puede ser que haya más de una discusión.

4. Coquetear con el camarero/a

Vas a ir a cenar con tu pareja a un lugar romántico, todo es perfecto pero… el camarero/a no para de tirarle la caña a tu chico/a. Si tu pareja no le corta el rollo lo harás tú… y habrá algo de bronca.

5. Comer platos exóticos y sufrir sus consecuencias

Mmmm… esos huevos rancheros cubiertos de salsa picante para desayunar tienen una pinta estupenda, pero quizás tu estómago no está preparado para semejante bomba (a no ser que te hayas criado en México). Es posible que te sienten mal y luego tú y tu compañero/a de viaje tengáis que sufrir sus consecuencias. Créenos, no querrás quedarte en cama por comer algo que (en el fondo) sabías que te iba a sentar mal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído