Viajar

Consejos para sobrevivir a las largas esperas nocturnas en el aeropuerto

Consejos para sobrevivir a las largas esperas nocturnas en el aeropuerto
Hombre en el aeropuerto YT

1. Infórmate

Ya se sabe que es mejor prevenir que curar y es recomendable que antes de hacer ningún plan consultes los horarios de apertura del aeropuerto y de la terminal en la que quieres montar tu propio chiringuito. Puede ocurrir, sobre todo en aeropuertos donde la frecuencia de vuelos no es elevada, que éste cierre por las noches y, de pronto, te veas fuera de él con todas tus maletas. Lo mejor es, antes de partir hacia él, que te informes en las propias páginas web del aeropuerto o en los diferentes foros de viajeros que pueblan internet.

2. Ve equipado

Un aeropuerto no es tu habitación y decenas de cosas estarán pasando a tu alrededor, así que si quieres conciliar medianamente el sueño necesitas ir preparado para luchar contra factores como el ruido, la luz o la temperatura. Te recomendamos llevar unos tapones para los oídos, un antifaz, ropa de abrigo o una manta y, si ya eres un profesional, una colchoneta o un saco de dormir, que te haga las veces de cama. No dejes atrás tampoco un kit higiene personal, ya que después de tantas horas fuera de casa seguro que necesitas refrescarte un poco en los aseos del aeropuerto antes de tomar el siguiente vuelo, según recoge skyscanner.

3. Ten a mano tu documentación

No es habitual pero puede ser que los agentes de seguridad del aeropuerto te despierten para comprobar tu documentación. Así que lo mejor es que tengas preparado el pasaporte y la tarjeta de embarque para que pueda ver que todo está en orden y explica con amabilidad que simplemente estás allí esperando tu próximo vuelo.

4. Lleva tu propia comida

Puede ocurrir que a altas horas de la madrugada todos los restaurantes y tiendas del aeropuerto en el que te encuentren estén cerrados o que, simplemente, lo que venden haga saltar por las nubes tu presupuesto, así que te recomendamos que vengas bien aprovisionado con tu propia comida. Un buen sándwich, la tortilla de mamá y unas galletas de desayuno seguro que hacen la noche algo menos larga. Recuerda las restricciones de entrada de líquidos en las zonas de embarque y lleva una botella vacía que puedas rellenar en alguna fuente o grifo de agua potable.

5. Llega temprano

Te sorprenderás, no serás el único. Muchísima gente duerme en los aeropuertos, así que es importante llegar temprano para encontrar un hueco en el que echarse a descansar. Normalmente, si no estás antes de las 10 de la noche no encontrarás ningún asiento libre pero, como te contamos abajo, siempre podrás tener tu propio rincón en el que pasar una encantadora velada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído