Viajes y Placer

Qué ver en Bulgaria

Diez lugares imprescindibles

Qué ver en Bulgaria
Pirámide Melnishki Turismo de Bulgaria

Bulgaria tiene tantas cosas, y por ello Skyscanner teofrece una selección de los diez mejores lugares donde pasar unas buenas vacaciones:

1. Sofía
La capital de Bulgaria es una de las más antiguas de Europa. En el mismo lugar donde hoy se levanta la actual Sofía, los tracios establecieron un asentamiento en el siglo VIII a. C.

Debe su nombre a la iglesia de Hagia Sofia, del siglo XIV y una de las más antiguas de la ciudad, levantada en honor a las santas mártires de Sofía. Sin embargo, esta no es la única iglesia que merece la pena visitar en Sofía. La catedral de Alejandro Nevski es la iglesia ortodoxa más emblemática de la capital. Muestra una arquitectura neobizantina y posee un museo subterráneo que narra la historia de los rusos caídos en la liberación de Bulgaria de las manos del Imperio turco (1877-1878). Otras iglesias que merecen la pena son la de Boyana, Sveti Georgi y la iglesia Rusa.

En el ámbito cultural, puedes presenciar una obra en el Teatro Nacional Ivan Vazov (el más importante de Bulgaria), visitar el Palacio Nacional de la Cultura, la Galería de Arte Nacional de Bulgaria o el Museo de Historia Nacional, que se encuentra a las afueras de la ciudad. Los frikis de la historia disfrutarán en el Museo Nacional de Historia Militar, donde podrán admirar uniformes, armas, documentos e, incluso, algún tanque real.

Para disfrutar de Sofía al aire libre, no hay mejor lugar que el parque Borisova Gradina, donde una preciosa arboleda te permitirá internarte en la naturaleza, hacer deporte o leer un libro mientras te tomas un helado.

La noche de Sofía no tiene desperdicio. Los bares y restaurantes tienen licencia para vender alcohol a cualquier hora del día y muchos pubs cierran a las 6 am. Una ciudad que tiene un poco de todo.

2. Monasterio y lagos de Rila

Cuando contemplas el Monasterio de Rila desde el exterior, te da la sensación de estar ante una fortaleza más que un lugar de culto religioso. Sin embargo, los peregrinos de la creencia ortodoxa llevan más de 1.000 años acudiendo a él. Fue fundado por San Juan de Rila (un ermitaño canonizado por la iglesia ortodoxa) en el siglo X y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983.

Sus arcos rayados en negro, blanco y rojo, y sus cúpulas de amarillo brillante llaman la atención a primera vista. En el interior, sus coloridos frescos son la principal atracción.

Aunque muchos viajeros visitan el Monasterio de Rila contratando un ‘tour’ de un día desde Sofía, te recomendamos que no cometas semejante sacrilegio. Este área es una de las zonas naturales más bellas de Bulgaria.

Las montañas de Rila, en el suroeste del país, son las más altas de Bulgaria (y de los Balcanes). El vocablo tracio ‘Rila’, significa ‘montaña bien regada’, y es que no faltan aquí lagos glaciares y caudalosos y rápidos ríos (como el Maritsa, el Iskar y el Mesta).

Cálzate las zapatillas de trekking y disfruta del senderismo entre lagos, ríos, bosques y picos que te ofrecerán las mejores panorámicas que ver en Bulgaria.

3. Playas del Mar Negro

Y si el senderismo y las visitas culturales no son para ti o ya tuviste suficiente, que sepas que también puedes viajar a Bulgaria en busca de playas.

Dos son las ciudades-resort principales en el Mar Negro búlgaro: Varna y Burgas.

En Burgas, la popular Sunny Beach es la playa más conocida de Bulgaria entre los turistas europeos que vienen en busca de fiesta y sol. Hay mucho que hacer durante el día, pero la noche es la que se lleva la palma, con multitud de bares y fiestas organizadas con los mejores DJs del mundo.

En Varna, además de tumbarte al sol en la playa, puedes realizar alguna visita cultural a lugares como el Monasterio de Aladzha, excavado en la roca, o el Museo Arqueológico de Varna.

Sin embargo, hay otras muchas playas, tranquilas y aisladas, en esta parte del Mar Negro. Entre ellas, destacamos las de Kara Dere y Borata. Si perderte en playas infinitas, en las que dormir en una tienda de campaña bajo las estrellas, figuraba entre tus mejores planes que hacer en Bulgaria, estas dos son tus mejores opciones (sobre todo Kara Dere).

4. Plovdiv

La segunda ciudad más grande que ver en Bulgaria tiene ciertas similitudes con la vieja Roma. Fundada entre siete colinas, lo único que le falta es un gran coliseo y una leyenda en la que dos hermanos decidieran comenzar a construir una ciudad tras ser amamantados por una loba.

Sin embargo, por cosas que hacer e importancia cultural, quizás Plovdiv no se halle tan lejos de la capital italiana. De hecho, será Capital Europea de la Cultura en 2019.

Plovdiv tiene el honor de ser la ciudad europea más antigua que ha estado continuamente habitada. Dicho esto, puedes imaginar que sus ruinas, casco histórico (con su fantástico Teatro Romano), museos y galerías de arte figuran entre las mejores que ver en Bulgaria. Además, Plovdiv es una ciudad cosmopolita y ofrece una vibrante vida nocturna. Los amantes del arte alternativo deben buscar alojamiento en el barrio de Kapana.

5. Senderismo en la cordillera Stara Planina

Visitar Bulgaria sin exprimir al máximo sus opciones naturales es una verdadera pena.

Stara Planina, también llamada ‘Las montañas balcánicas’, es una cordillera que da nombre a toda la península balcánica. Tiene 560 km de largo y divide Bulgaria en dos partes: norte y sur. En Bulgaria, la cordillera comienza en el pico Vrashka Chuka (en la frontera con Serbia) y termina en el Cabo Emine, en el Mar Negro.

En búlgaro, Stara Planina significa ‘Vieja Montaña’, pero en realidad es una de las más jóvenes montañas de Bulgaria.

La parte más visitada – y con los picos más altos – es la central, donde se encuentra el Parque Nacional de los Balcanes Centrales. En total, hay unas 80 cabañas y refugios, conectadas entre sí por senderos. La ruta senderista más espectacular es la de Kom a Emine. Son 650-700 km que se pueden realizar en unas 20-25 jornadas. Durante la ruta pasarás por más de 100 picos, pudiendo elegir ascenderlos o rodearlos. Hay muchos tramos de cornisas que te ofrecerán las vistas más espectaculares que ver en Bulgaria.

6. Fortaleza de Tsaverets

Veliko Tárnovo es el centro cultural del norte de Bulgaria. Situada a orillas del río Yantra, la ciudad fue fundada por los tracios en el 3.000 a. C. y llegó a ser capital del Imperio Búlgaro en su época de máximo esplendor (en la Alta Edad Media).

Sobre esta legendaria ciudad se alza una fortaleza que no desentona con ella.

En la fortaleza encontrarás más de 400 casas, 18 iglesias, el Palacio Real, la roca de las ejecuciones y mucho más. Además, por la noche se organiza un espectáculo de luz y sonido que transforma al lugar en algo medio futurista.

7. Museo Etnográfico al Aire Libre de Etâr

Si vas a viajar a Bulgaria con la idea de conseguir aprender sobre su historia, cultura y antigua forma de vida, no te puedes perder el Museo de Etâr.

Lo encontrarás unos 17 km al norte de Shipka, entre una arboleda ubicada a lo largo de un afluente del río Yantra. El museo está compuesto por unos 50 talleres y tiendas, en los que podrás ver antiguos artilugios usados por las gentes del campo y los distintos artesanos de los siglos XIX y XX. Gentes disfrazadas de panaderos, sombrereros, joyeros, peleteros, carreteros, alfareros, zapateros y muchas otras profesiones artesanales, pasean por la zona vestidos de la época.

8. La tumba tracia de Sveshtari

El pasado tracio está muy presente en los sitios arqueológicos más importantes que ver en Bulgaria.

A unos 8 km de la ciudad de Isperih, se halla un asentamiento tracio (protegido por la Unesco) en el que destaca una tumba compuesta por tres cámaras casi perfectamente conservadas.

La tumba de Sveshtari data del 300 a. C. y las obras de arte, los relieves que adornan la tumba, y los exquisitos regalos funerarios que la acompañan, son la prueba del estado avanzado de la civilización tracia. Los visitantes pueden caminar libremente por el complejo y, además, visitar un santuario musulmán del siglo XVI.

9. Las pirámides de Melnik

Si quieres salirte un poco de la típica ruta turística de los lugares que visitar en Bulgaria, Melnik es una buena oportunidad.

El pequeño pueblo – escondido en un valle de las montañas de Pirin – en sí es digno de ver. Nada menos que 90 edificios de Melnik han sido declarados monumentos culturales y el conjunto del pueblo está considerado como una reserva arquitectónica.

Sin embargo, en Melnik no hay mejor escultora que la Madre Naturaleza. Ella, con el paso de los siglos y gracias a la fuerza de la erosión, ha creado un paisaje de ensueño en forma de montañas de arenisca que parecen pirámides. Algunas de estas formaciones llegan a alcanzar los 100 metros de altura y su morfología cambia con el paso del tiempo.

10. Belogradchik

Belogradchik es una pequeña ciudad búlgara, de no más de 6.000 habitantes, situada en el extremo noroeste del país.

En el año 2008, la Comisión Europea la designó como uno de los 20 mejores destinos de turismo. Además, fue incluida en la votación para la elección de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo. Y cuando visitas la zona, te das cuenta del porqué de esta decisión.

La zona estuvo habitada desde la Edad Media, y durante el siglo XIV fue un importante centro administrativo y cultural. Fue en aquella época cuando el zar búlgaro Vidin Ivan Stratsimir amplió una anterior fortificación romana para dar lugar a la famosa fortaleza de Belogradchik. Este monumento creado por el hombre rivaliza en importancia y belleza con el otro más importante del lugar: las rocas de Belogradchik. Además, el fuerte está perfectamente integrado en el paisaje de las rocas.

Estas rocas son un fenómeno natural con más de 200 millones de años de antigüedad. Cubren un territorio de 30 km de longitud y alrededor de 6-7 km de ancho. Debido a sus extrañas formas, los visitantes le han ido dando distintos nombres, siendo las más populares el Jinete, la Doncella, el Castillo y Adán y Eva.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído