Arte y decoración

¿Sabes por qué Guille García de la Hoz es uno de los mejores interioristas?

¿Sabes por qué Guille García de la Hoz es uno de los mejores interioristas?
Guille García de la Hoz EP

Guille García de la Hoz es uno de los diseñadores más prestigiosos del panorama nacional en los últimos años. Aun así, tiene los pies en la tierra, y sabe que esto es un día a día. Artista con su estudio, trabaja conjuntamente con eBay desde hace varios años ayudándonos y dándonos pistas de como podemos decorar nuestros lugares más especiales. Conjuntar piezas vintage, con otras de colores… todo cabe en sus decoraciones.

A pesar de todo el trabajo, tiene tiempo de conciliar su vida profesional con la particular y desde hace 13 años, mantiene una relación con su pareja, Sergio Martínez, un arquitecto que realiza obras de espacios de arquitectura y, otras trabajan conjuntamente.

Este verano se escapan a Candeleda, donde tienen una casa alquilada -porque si a de la Hoz le gusta algo es la montaña y la sierra- y a Filipinas donde 20 días allí, supone un chute de energía. Pero, ¿cómo es Guille García de la Hoz? Conozcamos un poquito más sobre él, que nació en el seno de una familia numerosa y es el menorde 9 hermanos.

CHANCE: ¿Cómo se lleva ser Guille García de la Hoz? Qué cuenten contigo para todo y tener un nombre…

G.G.H: Es un lujazo que cuenten cada vez más contigo y que cada vez te den más libertad para trabajar, es para dar gracias. De ahí al margen de que hay varias maneras de trabajar. Yo venía de matemáticas, de analizardatos. Estoy viviendo mi sueño porque estoy haciendo lo que quiero y la gente me llama para que haga lo que quiero. Es una suerte. También hay limitaciones de presupuesto y de directrices, pero es una suerte el levantarte y decir voy a hacer lo que me apetece.

En ese sentido el camino no ha sido fácil, hay que ir cambiando cosas. Como cambiar una carrera por otrar, apostar por mi. Desde fuera han apostado por mi, pero no todo es un camino de rosas, por supuesto. Pero hasta cierto punto, cuando tomas una decisión que cuesta que luego encajes y que las cosas funcionen es muy importante pasarlo un poco mal. Y si no lo pasas mal, corres el riesgo de luego no apreciarlo lo suficiente. Yo miro hacia atrás y estoy encantado. se me llenan los ojos de lagruimillas. Veo al Guille da ahora y al de antes. pero es una suerte. La gente quiere que ele pongas el toque a sus espacios, que hagas piezas de cerámica contigo… Es un camino maravilloso pero no el más fácil de este mundo.

CH: En las distancias cortas no se te ve ese corte de divos que tienen otras personas…

G.G.H: Ja, ja, ja. Me tendrías que ver otros días… intento comportarme habitualmente pero hay veces, como cuando tienes un proyecto muy en la cabeza, un momento de la obra que tienes muy claro como lo quieres y de repente llegas y ves que han hecho lo contrario y dices: «Pero, ¡vamos a ver! troncos que os lo había explicao»… Pero tengo un equipo maravilloso, desde la constructora, desde el estudio, que me entienden y me aguantan un montón, pero tenemos momentos y momentos. Pero de todo sacamos lo bueno, y tenemos un buen sabor de boca.

CH: ¿Cómo se llevan las copias y las imitaciones?

G.G.H: A mi me parece muy bien. Sí que nos ha pasado con alguna pieza de cerámica que nos han copiado impunemente. Pero cuando tú sabes, qué es lo que haces, cómo lo haces, a través de quién lo haces, te pueden copiar una cosa, pero tu estrategia y lo que tú eres, no. Hubo una vezque copiaron una pieza y yo estba ya cuatro piezas más adelante… Además nos preocupamos de que la pieza esté bien hecha y no lo estaba. Pero si la imitación es buena, ¡olé! porque eso quiere decir que tengo cosas que aprender. PEro no tenog tiempo de si nos están mirando, si nos están copiando o si no. Y me encanta, me encanta ser inspiración para las nuevas generaciones.

CH: ¿Qué te sientes más creador de piezas de cerámica o decorador?

G.G.H: Pues ni lo uno ni lo otro o las dos al mismo tiempo. Me gusta mucho una faceta que estoy sacando ahora que es la de la comunicación. La decoración, la cerámica me da un contenido de qué hablar y creo que no hay que elegir un cosa. Puedes ser varias cosas. Sí que es cierto, que la decoración es de lo que más vivo, por decirlo de alguna manera. La cerámica es un proyecto muy bonito porque poco a poco va creciendo… Esto sí que es duro porque en España estamos super reconocidos y es maravilloso, pero salir de España…

Nos está costando mucho ser reconocidos. Aún así, es parte del camino y me parece muy bonito estar en esta parte del camino, pero no sabesla cantidad de negativas que recibimos pero digo: «Da igual, tengo tiempo y sé que la cerámica va a funcionar. Creo en el producto. Me parece muy importante saber disfrutar de cada parte del camino. No todo el rato va a ser flores, flores, flores. No… a veces, las cosas no salen bien y hay que hacerlas de otra manera, pero creo que lo más chulo del mundo es tener la posibilidad de ir empezando algo nuevo.

CH: ¿Mercado asiático, mercado americano?

G.G.H: Pues mira os voy a dar una primicia, En principio, estábamos con mercado europeo, por los acabados, por la cercanía, por la facilidad del envío, pero acabamos, de recibir una muestra de la colección en dorado y se me ha abierto el cielo, porque ya medoy cuenta de que tiene más mercados de los que yo pensaba y ya es otro tipo de producto, tiene otro rollo aunque sigue siendo cerámica y eso lo hemos descubierto por alguien que llamaba a la puerta y decía: «Por favor, déjame que haga cosas con tu cerámica, que cambiemos el acabado». Y eso me flipa, que haya gente a tu lado y que de repente te diga: «Te quiero hacer mejorar».

Conforme vamos haciendo, vamos llamando a diferentes puertas que se nos han cerrado y volveremos de nuevo. Y la verdad es divertidísimo en el estudio, cada vez que conseguimos un mini logro porque somos una start up. Defender algo como la artesanía española, no me lo imaginaba, ¡es una gozada! y contar con el centro cerámico de Talavera que se partan de risa, que todos les parezca bien y piensen «mira este que está pirado, qué tío más divertido, vamos a hacer cosas con él». Si yo un día hago algo que me sale mal, pues no pasa nada. Es el camino.

CH: ¿Cómo te defines tú?

G.G.H: En lo profesional, me encanta llegar a un sitio y ver las cosas apiladas y almacenadas y dices: «No sé como pero voy a hacer que esto quede bien». Me gusta ser colocador de cosas. Lo veo mucho. No me importa darle 40 vueltas. No me importa tener opciones que sean absurdas porque, a lo mejor, de una opción absurda conseguimos algo. Componer con colores, con formas, me gusta un montón.

Hay veces que lo ves clarísimo y otras no, no pasa nada. Aunque a veces, pasas con momento de crisis y es mejor que tener radiofórmulas, que si no es como hacer churros, que está muy bien pero me gusta tener momentos así en la vida. Eso me pasa totalmente en la vida. Paso de la exaltación a la crisis… y soy tan consciente de eso que no tengo tiempo de que se me suba nada a la cabeza.

En lo personal soy muy apasionado. Intento controlarme más en los microdramas que en las euforias porque la euforia siempre me parece muy divertida. Me gusta mucho la alegría y el buen rollo. Malos momentos tiene que haber, pero no soy partidario de estar mucho más tiempo enfadado. Me pasa como a los perretes, yo soy más feliz cuando la gente de alrededor está más contenta. En mis ratos libres corro, que me encanta, con los dos perretes que tengo, y más por la ciudad.

CH: Llegas a una casa y dices: «oh que horror».

G.G.H: No, no estás con el chip de juzgar. Como cuando estás con un psicólogo y dice «Parpadea un ojo… tiene un brote psicótico»… Si la gente me pregunta intento ensalzar porque a la gente le gusta, si son cosas que son verdad Pero si el tema está muy mal pues me callo. Yo soy de los de usar las cosas que hay, mirar como estaba pensado el espacio e intentar sacar lo mejor y ocultar lo peor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído