VIAJES Y PLACER

Ryanair: el truco de un listo para subir al avión con todas sus cosas y no pagar

Lee Cimino, un joven de Belfast, Reino Unido, que estaba harto de tener pagar por llevar equipaje de mano en Ryanair, ha subido un vídeo en el que muestra cómo evitar el pago que impone la compañía aérea.

«Esto es para ti si alguna vez te has sentido frustrado con Ryanair. Así es como evitas los nuevos cargos de equipaje. Incluso podría hacerte sonreír».

Cimino muestra cómo cogió un abrigo viejo y lo llevó a una costurera para que le añadiera bolsillos grandes (hechos con calzoncillos) y se los cosiera en el forro interior.

Dentro de los mismos puede guardar sus cosas sin necesidad de llevar maleta alguna.

Aunque su abrigo era más abultado de lo normal, pasó sin problema el control de Ryanair y pudo subir al avión con las cosas que necesitaba para pasar un día fuera de casa.

El vídeo en el aeropuerto de Mánchester se ha vuelto viral, y aunque le costó más llevar su abrigo a una costurera que lo que Ryanair pide por una maleta, esta ha sido su forma de protestar contra la aerolínea.

LA POLÍTICA DE RYANAIR CON LOS EQUIPAJES

Ryanair tiene una ‘expeditiva’ y ‘confiscatoria’ política sobre el equipaje de mano.

Los clientes de la aerolínea deben decidir si quieren pagar por su maleta de diez kilos o si prefieren dejarla en casa.

Con el argumento de eliminar las colas a la hora del embarque y, así, mejorar la puntualidad, los clientes deberán abonar entre seis y diez euros para poder subir la típica maleta al avión.

Aun así, la nueva medida tan solo afecta a las pequeñas maletas de ruedas, y no a los equipajes como los bolsos o las mochilas, que todavía se podrán subir de manera gratuita a la cabina.

Los clientes de Ryanair, mientras estén haciendo su reserva, podrán añadir la opción priority por seis euros, lo que permitirá al usuario entrar en la cabina tanto con su pequeño equipaje como con su trolley de diez kilos como máximo.

Si esta opción se quiere añadir después de haber hecho la reserva, el importe asciende a ocho euros.

La aerolínea irlandesa ha recordado que este servicio prioritario tiene un límite de 95 plazas por vuelo.

Sin embargo, si el cliente no quiere pagar la prioridad de embarque, al llegar al aeropuerto deberá dirigirse a las cintas de la compañía para que facturen su equipaje de mano. Es decir, que lo metan en bodega. Este servicio tiene un precio de ocho euros si se paga en el momento de la reserva y diez si se añade después o si se realiza el pago en el mostrador.

Si el cliente se presenta en la puerta de embarque con una maleta sin haber hecho ningún trámite, deberá pagar 25 euros y su maleta irá a la bodega.

Ninguna de las cuatro opciones es obligatoria. Los viajeros pueden decidir no añadir nada a su reserva y volar tan solo con su bolso o mochila. Para contrarrestar los contratiempos que la nueva política ha causado sobre este tipo de clientes, Ryanair ha aumentado el tamaño permitido de este tipo de equipaje. Antes, las dimensiones permitidas eran de 35x20x20. Ahora: 40x20x25.

Esta nueva política también se aplica en la facturación de equipaje.

Es decir, hasta ahora si el cliente quería viajar con líquidos, estos debían ser facturados.

Un servicio que en Ryanair costaba 25 euros para una maleta de veinte kilos máximo.

Ahora, alguien que lleve líquidos podrá facturar su mochila, por ejemplo, por ocho euros (siempre que no exceda los diez kilos).

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído