Viajes y placer

Isla Guadalupe: ensueño francés en el Mar Caribe

Isla Guadalupe: ensueño francés en el Mar Caribe
Isla Guadalupe Yessica Salazar

(Yésssica Salazar).-Ubicada a 600 km al norte de las costas de América del Sur. Isla Guadalupe pertenece a territorio francés en ultramar. Su superficie es de 1.628 km². su población es de aproximadamente 397.990 habitantes (2015). Su cultura es fruto de la diversidad cultural.

@Yesikaina

Goza de exuberante belleza, podrás conocer volcanes, selvas tropicales, cascadas monumentales, playas de arenas blancas, bahías espectaculares, reservas marinas de referencia internacional, atardeceres que te enamorarán… Guadalupe, es el caribe de Francia, un lugar para no olvidar jamás.

Historia de guerras y conquistas

Sus primeros pobladores fueron los Arahuacos, quienes se encargaron de darle el nombre de Karukera, que significaba «la isla de las bellas aguas». Ellos, vivían de la caza y de la agricultura. Eran originarios del Delta del Orinoco, Venezuela.

Posteriormente, fueron desplazados por los Caribes, considerados históricamente como uno de los pueblos indígenas más agresivos y salvajes. Muchos de ellos, practicaban la antropofagia (acto de incluir carne u otros tejidos humanos en la dieta). Ciertamente, su nombre proviene de los términos caníbal y canibalismo, que consiste en alimentarse con carne de miembros de su propia especie.

En 1493, Cristóbal Colón llegó a estas tierras durante su segundo viaje a América. Le dio el nombre de Santa María de Guadalupe de Extremadura, en honor a la imagen de la Virgen María.

En 1635, desembarcaron los franceses en la isla y tras sus intentos fallidos por explotar y esclavizar a los Caribes, desenvainaron sus armas en su contra y los aniquilaron.

Pronto, Francia llevó esclavos de África a Guadalupe. Cultivaron tabaco e índigo, pero su mejor producción y recurso económico fue el de la caña de azúcar. Actualmente, sigue siendo su cultivo tradicional.

La industria ligera se ha convertido también es una actividad rentable, principalmente con la producción de azúcar y ron.

En la isla podrás conocer de cerca el proceso productivo del ron. Son populares las rutas turísticas en donde también podrás saborearlo y adquirirlo.

Paraíso caribeño

Cuando llegas a esta isla, quedas impresionado. Guadalupe es más grande de lo que parece. Te dan la bienvenida el sonido de los cientos de grillos que escucharás en todos los rincones de la isla y, por supuesto, ¡su clima tropical!.

No te dejes engañar por el Sol radiante. De pronto, una nube gris descarga una intensa lluvia y te puede hacer cambiar los planes. Pero no te preocupes, estas lluvias no duran tanto tiempo.

La diversidad cultural despierta el interés del turismo internacional. Llegas a territorio francés, pero la vida caribeña se siente por todos lados. Debes escuchar su música para que te sientas parte de ellos.

Cuando escuchas el repique de los tambores de madera, te darán ganas de bailar. Cual guadalupense, se encienden tus motores y te contagias de alegría. Su música habla de su historia y de sus influencias africanas y europeas. Su ritmo es para celebrar su libertad, luchas y batallas.

El gwo-ka es la música tradicional de Guadalupe. También podrás escuchar el zouk. Una mezcla entre el gwo-ka y el biguine.

Una mariposa caribeña

El archipiélago de Guadalupe está conformado por 9 islas. Las dos principales, están conectadas entre ellas por dos puentes. Si observas ambas islas en un mapa, verás que tienen forma de una mariposa con las alas abiertas. Su geográfica peculiar, te vaticina su exuberante belleza.

La primera isla es de origen volcánico, su nombre es Basse- Terre, posee 848 km². Aquí se encuentra el estratovolcán La Soufière (la azufrera). En Guadalupe, es conocido como La Grande Soufrière (la gran azufrera) o La Vieille Dame (la vieja dama). Forma parte del Arco volcánico de las Antillas Menores.

Este lado de la isla es ideal para quienes disfrutan del trekking, la observación de aves y la naturaleza. Su bosque tropical te lleva a conocer cascadas, ríos, volcanes, animales exóticos y mucho más.

Del otro lado de la isla, se encuentra Grande-Terre, es conocida como la Riviera, tiene 588 km². Es una llanura árida, en donde se han instalado la mayoría de los centros turísticos. Sus playas son de arena blanca y arrecifes coralinos.

Turismo en Guadalupe

La moneda oficial en Isla Guadalupe es el Euro. No es un destino turístico económico, especialmente por su accesibilidad. Depende de tu procedencia, será más o menos complicado. La mejor opción es desde Francia o puedes buscar combinaciones de vuelos con escala en Estados Unidos.

Todos sus habitantes hablan Francés, muchos entienden y hablan Inglés. Pero debes tener en cuenta el arraigo por su idioma. Si no hablas Francés, puede causarte un problema en cualquier momento en la isla. Ten a la mano un traductor.

Una recomendación, es que alquiles un vehículo, para que tengas mayor libertad al momento de recorrer la isla. Tendrás un abanico de posibilidades para la renta de automóviles muy cerca de los aeropuertos.

Un dato interesante cuando rentes un vehículo, es cerciorarte de entregarlo limpio. Algunos, pueden llegar a cobrarte hasta más de 25 euros si lo entregas con algún rastro de arena. En las estaciones de servicio podrás aspirarlo por menos de 5 euros fácilmente.

En la web existen innumerables ofertas de hospedaje. Todo es relativamente cerca y la mejor opción son las posadas y hoteles que tienen vista al mar.

Su gastronomía, también forma parte de su diversidad cultural. Su menú principal lo combinan con delicias del mar, frutos típicos y muchas especias. Los restaurantes ofrecen sus especialidades culinarias a base de langosta, pulpo, caracoles, ostras y hasta podrás comer las famosas ancas de rana.

Actividad náutica en la isla

Sin duda, navegar por los alrededores de Isla Guadalupe, resulta un privilegio de paisajes perfectos para una postal. Los operadores turísticos ofrecen rutas en embarcaciones de todo tipo y por el tiempo que desees.

Ya sea en embarcaciones pequeñas para paseos cortos, o más grandes como yates, veleros o catamarán son una experiencia única.

Los catamaranes son muy populares en la zona. Están en el top de los charter y brindan mayor confort en la navegación.

Generalmente, estas rutas parten desde la capital Pointe-à-Pitre, y se dirigen hacia Sainte Anne, Pointe des Châteaux, Les Saintes y otros destinos populares por sus maravillosos paisajes.

El pueblo Bourg des Saintes, en la bahía de Les Saintes, pertenece a la asociación internacional el «Club de las Bahías más bellas del mundo», que agrupa a las comunidades con las fachadas marítimas más espectaculares en bahías excepcionales de los cuatro continentes. Son solo 29 bahías de un total de 23 países que pertenecen a este club.

La reserva de Jacques Cousteau

En el Parque Nacional de Guadalupe, se encuentra la Reserva de Jacques Cousteau. Un mundo submarino que rebosa de vida, está cubierto de aguas cristalinas y es el predilecto por los amantes del buceo y snorkeling.

Su nombre se debe al reconocido explorador, investigador, documentalista y activista francés Jacques Cousteau, quien en el inolvidable barco Calypso, recorrió los océanos del mundo para enseñarnos como nunca nadie lo había hecho, el fascinante mundo marino.

Este arrecife coralino tiene fondos marinos excepcionales. Es rico en todo tipo de fauna y flora marina. Se pueden observar esponjas, erizos de mar, cientos de especies de peces tropicales, tortugas, langostas, morenas, caballitos de mar e incluso cantos de ballenas jorobadas.

El Comandante Cousteau, trabajó arduamente para hacer posible que este espacio de diversidad marina, hoy por hoy, se mantuviera protegido y al mismo tiempo permaneciera accesible para todos los amantes de la vida submarina.

Una isla para recordar

Llega el ocaso y el horizonte brilla en colores naranja y amarillo. El sol se aprecia redondo y perfecto, te dice adiós sonriente porque sabe que tuviste un día espectacular.

Guadalupe, es una isla de diversidad, de colores, sabores, vida tropical y playas espectaculares. Conocerla a fondo, es una invitación a conectarnos con su pasado de historia, supervivencia, trabajo, arraigo y tradición.

Sus expresiones artísticas las verás por sus calles. El talento nato de los guadalupenses se expresan en sus calles repletas de pinturas, grafittis y colores. Rostros, sonrisas y miradas de un pueblo acostumbrado a luchar.

Su cultura, deriva del amor por su tierra de riquezas y fuerza tan poderosa como las de un volcán. Esa es Guadalupe, un lugar para recordar.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído