A 43 KM AL OESTE DE CRACOVIA SE CONSUMÓ EL GENOCIDIO SISTEMÁTICO DE LA POBLACIÓN JUDÍA-EUROPEA

Auschwitz conmemoró el 74 aniversario de su liberación

El "campo de exterminio" estuvo operativo desde 1940 hasta el 27 de enero de 1945

Auschwitz conmemoró el 74 aniversario de su liberación
Auschwitz Paul Monzón

El pasado domingo 27 de enero, con la asistencia de supervivientes y delegaciones de varios países, se conmemoró el 74 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. En estos siniestros centros de exterminio, según los historiadores, fueron asesinados más de un millópn de personas.

Viaje hacia los ‘Campos de exterminio’ del Tercer Reich

Es invierno y la bella ciudad de Cracovia me recibe con su manto de frío siberiano que me atrapa con sus gélidas garras y me obliga a dirigirme al hotel a pasos agigantados.

Un té con limón y posteriormente una sopa Zurek, que es la más típica de Polonia (huevo cocido, alubias, patatas y salchichas), me devuelven la vida.

Muchos coinciden que es una de las más bellas ciudades de Polonia. A mi me encantó nada más pasear por sus calles, incluso por la Rynek Główny, plaza que con 40.000 metros cuadrados es el centro neurálgico de la ciudad. A solo unos metros, cada hora en punto, desde la torre más alta de la basílica, sale un trompetista que rememora el aviso ante la invasión tártara del siglo XIII.A pesar del frío polar, pude degustar de su gastronomía y disfrutar de un fin de semana de ocio al calor de unas copas y buena música.

Cracovia es hoy en día una de las ciudades más grandes, antiguas e importantes del país, lo cual contrasta con el macabro rol que cumplió durante la Segunda Guerra Mundial en la cual fue sede del gobierno general nazi y testigo directo de las más grandes atrocidades perpetradas por el género humano.

Auschwitz

El cartel «ARBEIT MACHT FREI», «El trabajo os hará libres». era el letrero que colgaba (y cuelga) en el otrora campo de exterminio y que hoy irónicamente te «da la bienvenida» a Auschwitz.

Visitar Auschwitz-Birkenau, no es una experiencia agradable, pero permite, casi un siglo después, ser testigo de la historia, comprobar in situ, que realmente existieron estos centros de exterminio.

Aparte de los barracones, donde dormían y vivían hacinados los prisioneros; y los hornos crematorios donde incineraban sus cuerpos tras morir en las cámaras de gas, una de las imágenes que más me chocaron durante mi estancia en Auschwitz fue darme de bruces con los «Trenes de la muerte», esos endiablados armastotes de hierro y madera en los cuales cientos de miles de judíos eran trasladados cual ganado hacia los tristemente célebres campos de concentración en donde les tenían preparada la «Solución final», ese diabólico plan que idearon los nazis para consumar el genocidio sistemático de la población judía-europea durante la Segunda Guerra Mundial.

Los trenes de la muerte, que no eran más que vagones para transportar ganado y en algunas ocasiones mercancías, partían desde todos los países ocupados por el III Reich. ¿Su destino?: los campos de exterminio.

Una vez en el destino, tras varios días de viaje en condiciones infrahumanas, los presos -en su mayoría judíos- eran esclavizados y llevados a las cámaras de gas.

En cada vagón podrían entrar hasta 50 personas, que muchas veces viajaban parados debido a la estrechez del mismo. Durante el viaje decenas morirían de hambre o asfixia.

Los vagones no disponían de ventanas, sólo de unas pequeñas rendijas para que pudieran respirar.

Los prisioneros casi nunca sospechaban lo que les deparaba el viaje. Eran vilmente engañados. Se les hacía creer que iban a campos de trabajo.

Inhumanidad

En Auschwitz, así como en otros campos de exterminio, las SS «trabajaban» desde el lunes hasta el sábado. Hasta ahí todo parecería normal. Pero se daban casos de que algunos trenes llegaban con prisioneros judíos un sábado por la tarde… Entonces era cuando se producía unos de los hechos más miserables de la condición humana, si es que hubiera algo de humano en ello: los prisioneros quedaban encerrados a su suerte en los vagones hasta el lunes siguiente sin que se les proporcionara agua ni alimentos.

Lógicamente, si ya habían muertos en los vagones, estos repudiables hechos sólo vendrían a acrecentarlos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído