Viajes y placer

Pichilemu, Capital Mundial del Surf

Pichilemu, Capital Mundial del Surf
Pichilemu Chile.Travel

Pichilemu en lengua Mapuche significa «Pequeño bosque». Hermoso y tranquilo balneario ubicado en la zona centro de Chile, en las últimas décadas se ha hecho famoso mundialmente por la calidad de sus olas y sus bellos paisajes que van de mar a cordillera, lo que le ha valido el título de: Pichilemu, la capital mundial del surf.

Contacto Travellers @monzonpaul

Ubicado a 212 kilómetros al sur de Santiago, concentra la mayor y más atractiva oferta turística ligada a las experiencias deportivas en el mar. Con sus largas playas, roqueríos y acantilados, Pichilemu ha sabido encantar a quienes lo visitan y muy particularmente a los amantes del Surf.

Una de las playas de Pichilemu que mayor imán genera entre los turistas es el sector de Punta de Lobos, el que atrae cada vez más a deportistas nacionales e internacionales que se atreven a surfear por los Break Points de sus frías aguas.

De hecho, gracias a la virtud de las olas en este destino, cada año se desarrollan campeonatos y encuentros deportivos con participación y relevancia internacional. Es por esto, y con merecida razón, que a Pichilemu se le conoce como la capital mundial del surf.

AMANTES DE LA ADRENALINA

Y es que sus épicas olas de casi 9 metros de altura, adrenalínicos tubos de agua e inigualables swells (condiciones entre una ola y otra), han convertido a Pichilemu en una verdadera joya para los amantes de la adrenalina.

En estas playas el océano Pacífico desplega todo su esplendor en términos de oleajes. Es aquí donde se configura un enjambre ideal entre las olas, el viento y las corrientes que los surfistas saben aprovechar muy bien.

Con respeto y conocimiento, los deportistas se dedican durante horas a bailar sobre sus tablas al ritmo de las olas del mar, es por esto que Pichilemu también se conoce como el Paraíso del Surf al fin del mundo.

Y a pesar de que no existen dos olas iguales, el mar se conduce de una manera bastante lógica y consistente. Sin embargo, se necesita tiempo para tener la capacidad de interpretar la superficie y llegar a predecir los próximos movimientos para poder «correr» olas sucesivamente.

CLASES Y PESCA

Es por esto que los deportistas se deben formar y paulatinamente aumentar el nivel de peligrosidad de sus piruetas en el agua. En Pichilemu, la capital mundial del surf, existe todo lo necesario para practicar y adentrarse en la disciplina: clases para todas las edades y niveles, arriendo de material y consejos especializados para todos los gustos.

Es más, a partir de los 9 años, e incluso antes, los niños pueden pertenecer a las escuelas de Surf y aprender a controlar la tabla. Para lograr el balance y establecerse sobre una tabla en movimiento se necesita práctica y constancia. Sin embargo, según los expertos, todos tenemos la capacidad, es solo cuestión de atreverse y dejarse llevar.

Además del Surf, en las playas de Pichilemu también se practica windsurf, kitesurf o vela. Y cada vez es más común ver pescar con mosca a la orilla del mar durante los meses de invierno. Panoramas que se pueden matizar con paseos en góndolas tiradas por caballos, o recorridos a pie por las ferias artesanales que adornan las calles de la ciudad.

Pero no solo por sus extensas playas y perfectas olas es Pichilemu: la capital mundial del surf, esta localidad ofrece también una serie de atractivos turísticos e históricos que se deben visitar.

PLAYAS EN PICHILEMU

Para los amantes del sol, las playas recomendadas son: La Puntilla o Terrazas, conocida como la playa principal, es una extensa y bien equipada playa, con duchas, camarines y estacionamientos. Apta para el baño y para la práctica de Surf, es necesario saber que la ola que corre es muy larga (un kilómetro aproximadamente). Recomendable para novicios.
Por otro lado, El Infiernillo es una playa de arena negra y espectaculares roqueríos donde se aconseja apreciar la puesta de sol. Presenta mayor dificultad para los surfistas, por lo que se recomienda para deportistas con mayor experiencia. Aquí se puede surfear cuando la ola tiene un mínimo de dos metros de altura (con menos tamaño la ola no quiebra o quiebra muy cerca de las rocas) y entran olas de hasta cuatro metros.

Y, como destacábamos al principio, Punta de Lobos se encuentra al sur de Pichilemu y como su nombre lo indica es una punta con acantilados de rocas que promedia los 25 m de altura y con olas bastante más grandes que en las otras playas. En sus roqueríos es muy frecuente ver a lobos marinos.

Esta playa se ha consagrado como el lugar por excelencia de los amantes del Surf. Es el lugar más extremo para surfear, ya que para entrar al mar hay que caminar por encima de rocas, cruzar un canal de aguas bien bravas y subirse a los morros, para esperar el momento indicado para saltar al agua y surfear. Por consecuente, no es un lugar recomendado para principiantes.

Así, Pichilemu, la capital mundial del surf, es una excelente alternativa para escapar a la playa en cualquier época del año, puesto que gracias a su desarrollo turístico ofrece una amplia gama de ofertas de calidad en hospedajes, camping, hoteles, cabañas de turismo y restaurantes en todas las temporadas. Además, ofrece panoramas diurnos y nocturnos para todos los miembros de la familia. Un lugar lleno de encantos que combinan a la perfección campo, bosque, mar y gastronomía.

ATRACTIVOS NATURALES

Este es el caso del Parque Agustín Ross, declarado Monumentos Nacionales, que fue creado en 1855 y remodelado en 1987. Cuenta con amplios prados, piletas con juegos de luces, centenarias palmeras y escalinatas con balaustradas que llevan directamente a la playa principal.

Otro imperdible de la zona es el Centro Cultural Agustín Ross, el cual se encuentra al costado del parque y es una construcción de dos pisos hecha de materiales extranjeros. Ahí se instaló en 1909 el servicio de Correos y Telégrafos y un almacén.

El centenario edificio es en gran parte una imitación al Torreón de caza del Palacio de Versalles de París y se destaca por su pronunciada pendiente de la techumbre que cubre toda la superficie, haciendo de elemento unificador.

Cuenta además con un salón de juegos que funcionaba en el edificio, conociéndose informalmente como un casino de Pichilemu. Pero fue en el año 2009 cuando se habilitó como centro cultural y alberga actualmente la Biblioteca Pública y la Galería de Arte Agustín Ross Edwards.

El Bosque Municipal es otro atractivo destacado de Pichilemu. Cuenta con un hermoso sendero rodeado de antiguas palmeras, árboles aromáticos como pinos y eucaliptos y 6 hectáreas de una frondosa vegetación. Siendo un excelente paseo familiar, también propone dos canchas de tenis y un espacio donde durante la temporada estival se instalan circos y juegos infantiles.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído