Qué ver y qué hacer en las «Montañas del Jura»

Qué ver y qué hacer en las "Montañas del Jura"

Acurrucadas entre Francia y Suiza, las Montañas del Jura son el remanso de paz perfecto para los amantes del aire libre y los placeres deportivos. Una naturaleza omnipresente y conservada y unos frondosos bosques que nos regalan una sensación de plenitud.

El agua es un elemento preponderante del paisaje, con sus lagos, cuevas y simas. Tanto en verano como en invierno, habrá que elegir entre nieve o barranquismo, raclette o baño.

Las visitas ineludibles en las Montañas del Jura:

• Château-Chalon, uno de los pueblos más bellos de Francia:
Château-Chalon es un pequeño pueblo del Jura con un patrimonio notable que no hay que perderse. Encaramado en el peñasco, el pueblo de Château-Chalon custodia su tesoro milenario: el dominio vinícola de Château-Chalon, que sólo produce vino amarillo, elaborado a partir de la única variedad de uva Savagnin. Su AOC acaba de celebrar su 80 aniversario.

• Baume-les-Messieurs y sus cascadas de Tuf:
Clasificado entre los pueblos más bellos de Francia, el pueblo de Baume-les-Messieurs está situado de un reculée (pronunciada hendidura en una meseta de piedra caliza), un elemento geológico típico del paisaje del Jura. En los flancos calizos de los acantilados, las galerías subterráneas se encuentran entre las más espectaculares de Europa. Este paraje natural está situado en la zona Natura 2000.

• El viejo Dole:
En Dole, ciudad de arte e historia, podrás pasear por los barrios antiguos junto a la Colegiata de Notre-Dame y su campanario de 73 metros de altura. El macizo del Serre permite subir para descubrir la Gruta del Ermitage y la misteriosa «Croix Pattées». La historia espera al visitante en las iglesias de Offlanges y Menotey y luego en la Abadía de Acey.

• El lago Vouglans:
Gracias a una presa hidroeléctrica construida en el Ain, entre Lons-le-Saunier y Saint-Claude, en 1968, el lago de Vouglans serpentea desde entonces sobre 35 km y 1.600 ha, en el macizo del Jura. Descanso, paseos en barco, pesca, natación… todo está permitido. En la zona de Bellecin, los atletas de alto nivel disponen de instalaciones deportivas y de alojamiento (¡el equipo de remo francés se prepara para los Juegos Olímpicos!).

• La línea Hirondelles entre Dole y Saint-Claude:
Más de 123 km recorridos en 2h30, de Dole a Saint-Claude, a través del bosque de Chaux, de los viñedos del Jura, de la combe du Grandvaux, del valle de Bienne, de la Ligne des Hirondelles que atraviesa el Jura… ¡Maravillosas e impresionantes vistas garantizadas!

• El Pico del Águila:
Desde lo alto de sus 993 m, el mirador del Pic de l’Aigle (en Chaux-du-Dombief) ofrece magníficas vistas del Jura, del valle del Hérisson, del Grandvaux y del lago Ilay. Se puede ver el macizo del Mont Blanc en un día soleado. Acceso desde el aparcamiento situado a la salida de Chaux du Dombief dirección Clairvaux les Lacs.
Planifica 1 hora de ida y vuelta a pie hasta el Pic de l’Aigle y 2h30 si añades los 4 lagos.

• La ciudad de Orgelet:
Este pequeño pueblo de la región de los Lagos, situado a unos 500 metros de altitud, tuvo sus horas de gloria y su historia se combina con la de personalidades como Rouget de Lisle, Mandrin o Cadet Roussel, oriundo de esta región.

• La cueva de los Moidon en Molain:
Descubierta no hace mucho (en 1966) y situada en el municipio de Molain, la cueva de Moidons es una de las tres cuevas acondicionadas en el Jura. Equipado con buen calzado y ropa de abrigo, podrás descubrir sus características geológicas durante 45 minutos. El recorrido finaliza con un espectáculo de luz y sonido que resalta las formaciones y la masa de agua.

• La Tourbière del lago de Bellefontaine:
Se puede hacer una caminata tranquila alrededor de los lagos de Bellefontaine y Les Mortes, para descubrir un sitio clasificado Natura 2000, cuya rica flora y vegetación de tipo boreo-ártico lo convierten en el humedal más protegido de Franche-Comté. El lago no es un lugar para nadar, posee la turba más protegida de Franco Condado y una fauna delicada.

• Las Cascadas del Hérisson:
El río «Hérisson» serpentea por la Región de los Lagos, de casi 4 km de longitud, con saltos y cascadas. Se accede a ella por tres caminos diferentes, lo que permite variar la duración y los placeres de la caminata. No te pierdas, por sus impresionantes cascadas, el Saut de l’Éventail y el Grand Saut (65m de altura cada una).

Te puede interesar

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído