EL VIAJERO IMPENITENTE

Guía para el Peregrino: ¿Hay que llevar concha para hacer el Camino de Santiago?

Guía para el Peregrino: ¿Hay que llevar concha para hacer el Camino de Santiago?
El peregrino del Camino de Santiago, con la concha. PD

La concha no es obligatoria pero todo el mundo lleva una colgada porque tiene un valor especial en la cultura jacobea, es un vínculo sagrado con el mar y los acontecimientos que tuvieron lugar en la costa gallega durante la aparición de los restos del apóstol Santiago.

La concha es un amuleto adquirido por creyentes, ateos, senderistas y viajeros de cualquier condición.

Dicho esto, es importante subrayar que la concha del peregrino, es sin duda el símbolo del Camino de Santiago más universal y representativo, un icono con el que sobran las palabras cuando nos referimos a las rutas jacobeas que llegan a Santiago.

Santiago Apóstol peregrino, con la concha de vieira en el sombrero.

La concha de vieira, una familia de molusco bivalvo muy común en Galicia, parece hoy un objeto casi imprescindible para el peregrino que emprende su viaje, sin embargo, pese a su popularidad, la razón por la que los primeros caminantes la adoptaron se desconoce.

A pesar de no estar tan difuminados sus orígenes, sí conocemos el uso que obtuvo desde el comienzo de las peregrinaciones a ciudad santa: distinguir a los caminantes que habían concluido su peregrinación por el Camino de Santiago.

Tradicionalmente a todos los peregrinos que habían llegado a Santiago de Compostela se les entregaba un documento acreditativo y se les concedía una concha de vieira para colocarla en el sombrero o en la capa. Portar la concha de vieira era considerado como una forma de tributo al Apóstol, como ya se indicaba en los textos del Códice Calixtino.

La concha es el símbolo del Camino de Santiago.

Una forma de distinguir a los peregrinos que ya habían visitado la tumba del Apóstol
De esta forma, inicialmente la concha de peregrino permitía distinguir a los peregrinos que regresaban a casa, no a los que aún no habían llegado a ciudad santa (recordemos que tradicionalmente la peregrinación consistía en un viaje de ida y vuelta a casa). A pesar de su uso inicial, la popularización de la concha de vieira ha hecho que los peregrinos la terminen portando indistintamente de si han visitado ya Santiago de Compostela o no (hoy pocos son los peregrinos que emprenden su viaje de vuelta desde Santiago caminando).

Con el paso de los años, la concha del peregrino ha pasado de ser un distintivo de los peregrinos para convertirse en todo un símbolo del Camino de Santiago. De hecho, la concha de vieira es uno de los símbolos usados oficialmente por Xacobeo para la señalización del Camino de Santiago que verás en cientos de mojones repartidos por todas las rutas reconocidas como oficiales, impreso en color amarillo y bajo fondo azul.

La concha de vieira como símbolo del Camino de Santiago.

Concha del peregrino
Los orígenes de la relación entre la concha y los peregrinos
A pesar de no conocer a ciencia cierta el origen de este símbolo peregrino, sí que tenemos noticia de numerosas teorías que giran alrededor de cómo este objeto pasó a formar parte de la iconografía del Camino de Santiago.

Algunos opinan que la asociación de la concha de vieira con la peregrinación a Santiago de Compostela está relacionada con su uso por parte de los peregrinos para beber agua en los ríos y arroyos, debido a la facilidad de llevar siempre una encima. Otros afirman que su uso vino de la mano del asentamiento de mercaderes alrededor de la Catedral, aprovechando el auge de las peregrinaciones en la Edad Media. Estos mercaderes habrían popularizado la venta de conchas de vieira entre los peregrinos; algo así como un recuerdo que llevar con ellos de vuelta a casa.

Por otro lado, según cuenta la tradición popular, la adopción de la concha de peregrino podría estar relacionada con la vuelta de los discípulos de Santiago el Mayor a la Península en barca para dar sepultura a los restos de su maestro. En su llegada a costas gallegas, los discípulos de Santiago habrían divisado la celebración de una boda en la que se estaba llevando a cabo un particular juego entre jinetes.

La concha del peregrino que marca el Camino de Santiago.

La historia del novio que se precipitó al mar con su caballo
El reto consitía en lanzar al aire una especie de lanza mientras el portador cabalgaba a caballo, con el objetivo de hacerse con ella antes de que tocara suelo.

Al llegar el turno del novio, la lanza del joven se habría desviado hasta el mar, siendo perseguida por el jinete, que sin querer habría desbocado su caballo, hundiéndose ambos en el agua. Ante el asombro de todos, jinete y caballo aparecerían segundos después sanos y salvos al lado de la barca de los peregrinos ; acto seguido, al ir el jóven a saludar a los discípulos del Apóstol, éste se dio cuenta de que su cuerpo estaba cubierto de conchas de vieiras.

El hecho de su salvación y su posterior conversión al cristianismo habría sido catalogado como un milagro por parte de los discípulos, que tras la boda seguirían su camino por mar hasta la tumba del Apóstol. Para conmemorar el milagro, se cuenta que se estableció que todo peregrino que hiciera el Camino de Santiago debiera portar una concha de vieira consigo.

Te puede interesar

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Paul Monzón

Periodista. Viajero especializado en Turismo. Como tal ha participado en las más importantes ferias de turismo del mundo y asistido, como enviado especial, a Cumbres Mundiales.

Nacido en Lima. Perú. Reside en España desde hace dos décadas. Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído