Gabriel García Márquez y México

Gabriel García Márquez y México

El escritor ganador del Premio Nobel de Literatura de 1982, ha sido sin lugar a duda uno de los extranjeros más célebres que han tomado a México como su segunda casa. Sus pueblos y carreteras han sido fuente de inspiración para muchas de sus principales obras literarias.

Fuente: El Universal de México

Desde su infancia sus abuelos los inspiraron

Un 6 de marzo de 1927, nace en Aracataca, un pequeño pueblo de Cartagena, Colombia, Gabriel José de la Concordia García Márquez, hijo del matrimonio entre Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez Iguarán.

A sus dos años de edad, sus padres se embarcaron hacia Barranquilla donde el padre de Gabriel había conseguido un empleo como farmacéutico. El niño fue dejado al cuidado de sus abuelos maternos.

El Coronel Nicolás Ricardo Márquez Mejía, era un veterano de guerras, un narrador y hombre culto, que le enseñó a Gabriel desde muy pequeño a utilizar el diccionario y frases como “Tú no sabes lo que pesa un muerto”, donde le intentaba explicar sobre la carga que era quitar una vida humana.

Su abuelo le enseñó los valores de las historias y a mantenerse siempre en contacto con la realidad, pero su abuela, Tranquilina Iguarán Cotes fue su primera inspiración literaria, porque se trataba de una mujer muy supersticiosa con una gran imaginación.

Gabriel vivió con sus abuelos hasta los  años de edad, debido al fallecimiento de su padre, no se quedó con su abuela porque ésta padecía de ceguera. Por lo que tuvo que regresar con sus padres a Barranquilla.

Su crecimiento y madurez como escritor

Desde su niñez siempre fue un joven muy tímido y que se expresaba mediante la pluma, nunca se le dieron bien las actividades físicas y lo apodaban “El viejo” sus compañeros de clases porque no se interesaba en las actividades sociales.

En la secundaria, Gabriel ya escribía poemas y dibuja tiras cómicas, sus primeras publicaciones fueron hechas en un periódico escolar que tenía como nombre “Juventud”.

En el año 1947 García Márquez, cursó la carrera de derecho en la Universidad Nacional de Colombia, pero lo que verdad le apasionaba era escribir, aunque no quería redactar escritura tradicional.

Lo que realmente le apasionaba era contar historias como las de su abuela, acerca de fantasías y anomalías insertadas de manera realista al mundo cotidiano. En septiembre de 1947 publicó en el diario ‘El Espectador’ su primer cuento “La tercera resignación”.

Aunque se esforzó por complacer a su padre y graduarse de abogado, la universidad donde estudiaba cerró sus puertas debido a hechos sangrientos en Colombia, de allí tomó la decisión de convertirse en columnista y reportero.

Tras ser exiliado, México se convirtió en su segunda casa

Bien sea por casualidad geográfica o por jugadas de la vida, el destino de Gabriel García Márquez lo llevó hacia México. Antes de su llegada en tren, proveniente de los Estados Unidos, trabajaba como corresponsal en Nueva York para la agencia Prensa Latina.

Los reportajes polémicos y sin filtro le valieron las constantes amenazas de muerte de parte de exiliados cubanos y de la misma CIA, para que parara con sus reportajes referentes hacia la política de la isla y el gobierno americano.

Sus inicios en México no fueron sencillos, en 1961 pisó tierras mexicanas junto a su esposa Mercedes Barcha y su hijo Rodrigo. Consiguió trabajo como editor principal de las  revistas “La Familia” y “Sucesos para todos”.

Ser editor no era lo suyo y le trajo como consecuencia falta de creatividad en sus ediciones, por lo que tuvo que dejar ese trabajo muy rápidamente. Intentó probar otros campos y consiguió ser redactor en la empresa publicitaria ‘Walter Thompson’, donde logró tener cierta estabilidad monetaria.

A pesar de su condición de ilegal en el país y de no sentirse feliz los primeros meses de su vida en México, el ánimo que veía en la gente y el apoyo de sus amigos en que no dejará la escritura, Gabriel consiguió la fuerza para no rendirse.

Hechos históricos que le ocurrieron en México

Muchas cosas ocurrieron en la vida del afamado escritor en su estadía en México, quizás la más importante de ellas sea la inspiración de su principal obra 100 Años de Soledad, donde consiguió el valor de empezar a transitar por la carreteras de Cuernavaca.

Otro hecho histórico fue que en su casa, de la Ciudad de México, se enteró que sería galardonado como Premio Nobel de Literatura de 1972. Cuatro años más tarde en el Palacio de Bellas Artes tuvo lugar su altercado con otro Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

En 1982 fue condecorado por el gobierno nacional con la orden del Águila Azteca, no todo fue color de rosas en México, ya que cuando publicó su libro ‘Memoria de mis putas tristes’, fue amenazas de demandas por parte de una ONG, porque la obra hablaba de temas como la prostitución infantil.

Sus últimos años de vida los pasó en Ciudad de México

A pesar de que Colombia fue la tierra que lo vio nacer, Gabriel García Márquez nunca se sintió completamente en casa en territorio colombiano, después de la fama obtenida por 100 años de soledad y su premio Nobel, no podía tener tranquilidad ni en su casa ni en las calles.

Por eso optó por devolverse a territorio mexicano en donde culminaría muchas de sus obras y viviría tranquilamente hasta ese 19 de abril del 2014. El gobierno mexicano le realizó un homenaje sin precedentes en el Palacio de Bellas Artes, acto que contó con la presencia de los presidentes de México y Colombia.

En sus últimas 2 décadas de vida, el escritor galardonado pasaba sus días de manera pacífica, despertando muy temprano en la mañana, en donde leía libros, periódicos y se sentaba por 4 horas a escribir y tratar de culminar sus obras pendientes.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído