Venecia: Así viven el confinamiento en una de las ciudades más turísticas del mundo

Venecia, una de las principales ciudades turísticas del mundo, acostumbrada a recibir millones de turistas cada año, ahora se encuentra vacía tras el paso de la pandemia del coronavirus.

Hasta el día martes 21 de abril, Italia estaba cerca de los 184 mil casos de contagios por Covid-19. Son más de 51.600 personas recuperadas y casi de 25 mil fallecimientos.

Con el fin de hacer frente a esta crisis sanitaria y detener la propagación de la pandemia, el gobierno de Italia decidió imponer medidas de aislamiento a todo el territorio peninsular, lo que incluye el cierre de los negocios, a excepción de supermercados y farmacias.

La paralización de la mayoría de sus actividades económicas ha producido una enorme caída de los consumos, que fue del 31,3% en marzo, y de la demanda interna en general.

“La sensación es desoladora, esta no es la Venecia de la que estamos acostumbrados”, señala De Andrade

Italia perfila una caída económica, de una profundidad jamás registrada en la historia de este país.

Un estudio técnico parlamentario, afirma que Italia ha tenido un verdadero desplome en el primer semestre del año como consecuencia de la cuarentena y las medidas restrictivas aplicadas para combatir la epidemia del coronavirus.

El informe parlamentario destaca que la ‘explosión’ del pago de las horas de trabajo representa el triple de los valores abonados durante la crisis de 2009.

Ante la gravedad de la situación, muchos expertos la comparan (en tiempos de paz) a ‘la gran depresión de 1929’ de Estados Unidos y que se extendió por una década al resto del mundo hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial.

Venecia y el sector Turístico

           Jennifer De Andrade

Tras el paso del coronavirus Venecia ha quedado vacía y en silencio. Es habitada solo por sus residentes, que además están cumpliendo estrictas medidas de aislamiento domiciliario.

Tal es el caso de Jennifer De Andrade, venezolana de nacimiento pero, actualmente, habitante de Venecia. Ha descrito esta situación como triste y sin precedentes.

“La sensación es desoladora, esta no es la Venecia de la que estamos acostumbrados”, ha dicho.

De Andrade se dedica junto a su familia, y como la gran mayoría de los residentes de la ciudad, al sector turismo.

Es fácil imaginar que este vacío impacta directamente en los bolsillos de toda la población.

Resulta importante mencionar las recientes declaraciones de Claudio Scarpa, director de la Asociación Veneciana de Hoteleros, quien señaló con preocupación que “es un drama. Solo en el sector hotelero tenemos 10.000 personas desocupadas, parcialmente despedidas o en seguro de desempleo. El turismo deja en Venecia 3.000 millones de euros al año (US$3.280 millones) y estamos estimando una caída de al menos un 70%”.

Por otro lado, De Andrade expresó que para ellos resulta preocupante las medidas económicas impuestas por el gobierno italiano. “Sabemos que el último eslabón en la cadena productiva que se va a activar en esta situación va a ser, justamente la turística”, añadió.

De Andrade indicó que se mantienen con la esperanza de la reactivación turística de zonas tan importantes como la ciudad de Venecia.

“Estoy segura que la gente va a querer invertir muchísimo más en sí misma, va a querer seguro viajar, conocer, disfrutar de la naturaleza, entonces en ese sentido el turismo va a recuperar bastante de lo que ha perdido”, aseveró.

El lado positivo del coronavirus

En las redes sociales, han circulado miles de imágenes de animales salvajes transitando con normalidad por las principales urbes del mundo que antes del confinamiento solo era dueña la humanidad.

Venecia, es uno de esos casos y aunado a esto, el 14 de abril la Agencia Espacial Europea publicó dos imágenes de la ciudad captadas con un año de diferencia. La comparación de las fotografías destaca la descontaminación de sus famosos canales al recuperar la transparencia de sus aguas, luego de cumplirse más de 40 días de cuarentena en Italia.

Por otro lado, De Andrade describe que ha sido muy difícil vivir esta situación “en la segunda región con más números rojos en Italia”, pero le agradece a Dios cada día por su salud y el de su familia.

“Mantenerme positiva, en oración y saber que de esta vamos a pasar y pensar que es solamente un mal momento, que nos dejara muchas reflexiones, nos dejará muchísimo aprendizaje”, concluyó.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído