Reino Unido: Siete maravillas de Escocia

Reino Unido: Siete maravillas de Escocia
Palacio y abadía de Dunfermline Visit Scotland

Escocia puede presumir de su abundancia de increíbles atracciones históricas. Fascinantes castillos y emplazamientos ancestrales conservados para que los puedas visitar hoy en día. Incluso habiendo sido construidos sin ayuda de la maquinaria y la tecnología modernas, no merecen otra calificación que impresionantes.

Hemos seleccionado siete maravillas históricas de Escocia que no deberían faltar en tu lista de visitas obligadas. Estas siete maravillas del mundo antiguo son tan solo una pequeña muestra de los muchos lugares de interés histórico que ponen de manifiesto la rica y colorida historia de Escocia.

Menhires de Calanais

Los famosos menhires de Calanais, que se cree fueron levantados alrededor de 2900 AC en las islas Hébridas Exteriores, forman uno de los crómlech más completos de Gran Bretaña e incluso de Europa.

Este imponente crómlech, nombrado excelente lugar de interés geológico donde observar el legado histórico de los pueblos, se alza en Calanais, en la vertiente occidental de la isla de Lewis, y ha sobrevivido a los elementos en este mismo emplazamiento durante miles de años.

Hoy en día, este lugar está envuelto en misterio. ¿Por qué están aquí estas piedras? ¿Para qué se utilizaban? Según el folclore de las Hébridas, estos monolitos fueron antaño gigantes que se negaron a que San Kieran los convirtiese al cristianismo y, como castigo, fueron transformados en piedras.

Nada consigue expresar el sentimiento místico que percibirás en este sitio: su misterio atemporal, su imponente tamaño y su innegable belleza dejan una impresión duradera.

Castillo de Dunnottar

De todas las fortalezas en ruinas de la costa de Escocia, el Castillo de Dunnottar, situado cerca de Stonehaven en Aberdeenshire, es una de las más espectaculares. La vista de este fuerte medieval, que se conserva aún en buen estado, simplemente le dejará sin aliento.

Estas impresionantes ruinas guardan muchos secretos del fascinante pasado de Escocia. En sus orígenes fue una ancestral fortaleza de los Pictos, y también se cree que el castillo fue un antiguo asentamiento cristiano fundado por San Ninian en el siglo V que fue invadido por los vikingos, incendiado, reconstruido, quemado de nuevo y asediado. William Wallace, María Estuardo, Reina de Escocia, y el rey Carlos II, honraron el castillo con su presencia. Sin embargo, el acontecimiento más notable sucedió cuando el castillo resistió el poderoso ataque del ejército de Cromwell en el siglo XVII, salvaguardando de la destrucción las joyas de la corona escocesa, los «Honours of Scotland».

El Castillo de Dunnottar ha sido escenario de gran número de dramáticos capítulos de la historia de Escocia, y alberga varios fantasmas. Se ha visto la figura de una muchacha con un vestido de cuadros en la fábrica de cerveza y a un joven de apariencia escandinava que va hacia la sala de guardia.

Forth Bridge

El puente de ferrocarril sobre el Forth (Forth Bridge) no es solo una de las principales obras de referencia de Escocia y Sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, es además un ejemplo mundial de ingeniería industrial.

Este puente, que abarca 1,5 millas (2,4 km) sobre el estuario del Forth, fue diseñado en base al principio cantiléver y cuenta con tres torres que alcanzan más de 100 m (328 pies) de altura. Junto con sus equivalentes de construcción más reciente, el puente de carretera sobre el Forth (Forth Road Bridge) y el Queensferry Crossing, los tres puentes permiten el tránsito de miles de viajeros que se desplazan cada día entre las costas de Edimburgo y Fife.

Ya se trate de la gran escala, la innovadora construcción o la proeza arquitectónica y de ingeniería, este magnífico puente ferroviario sigue impresionando a los visitantes del siglo XXI tanto como lo hizo cuando se inauguró en 1890. Es una vista realmente emblemática, no te la pierdas.

Echa un vistazo a algunos de los mejores miradores desde los que captar perfectas imágenes del puente, y busca otros emblemáticos puentes escoceses.

Palacio y abadía de Dunfermline

Fundado por la reina Margarita como priorato en el siglo XI, y más tarde elevado al grado de abadía por el rey David I en el siglo XII, el palacio y la abadía de Dunfermline son ejemplos llamativos de la arquitectura románica.

Este lugar es también un mausoleo real. Aquí descansan algunos de los más grandes monarcas medievales de Escocia, incluyendo el rey Robert Bruce (aunque sin su corazón, que reposa en la Abadía de Melrose), y otros siete reyes escoceses

Todavía permanecen en pie importantes partes de este conjunto situado en el municipio autónomo de Dunfermline, en Fife, como la iglesia, los edificios domésticos y el palacio. La antigua construcción contaba con amplias ventanas geminadas, detalladas bóvedas y un suntuoso interior. Puedes admirar su espectacular nave o subir un piso para disfrutar de las espectaculares vistas del valle desde las ventanas del palacio.

Las piezas de ajedrez de Lewis

Las piezas de ajedrez de Lewis fueron descubiertas en 1831, en un pequeño cofre de piedra enterrado bajo una duna de arena cerca de Uig, en la isla de Lewis, Hébridas exteriores.

Estas piezas de ajedrez medievales se remontan a finales del siglo XII o principios del XIII y son un recordatorio lleno de carácter de los fuertes vínculos históricos entre Noruega y partes de la actual Escocia. Llegaron a las Hébridas Exteriores en un momento en que viajar por mar era la única opción para los comerciantes y otras personas que deseasen tratar con los isleños.

Las piezas se encuentran en muy buenas condiciones, por lo que es probable que pertenecieran al inventario de un comerciante, en lugar de estar en uso. Se cree que se perdieron en un viaje desde Noruega a Irlanda o fueron escondidas, enterradas en la arena, por alguien que esperaba recogerlas en una fecha posterior.

Con un tamaño entre 3,5 cm y 10,2 cm de altura, la mayoría de las piezas están talladas en colmillo de morsa, pero algunas de ellas están hechas con diente de ballena.
Lewis Chessmen, Lews Castle Museum, Isle of Lewis

Castillo de Stirling

El Castillo de Stirling fue antaño una residencia favorita de los reyes y reinas de la casa de Estuardo, que organizaron grandes celebraciones en el castillo, incluyendo bautizos y coronaciones. Sin embargo, esa no es la verdadera razón por la que lo hemos incluido en esta lista.

Situado sobre la colina de Castle Hill, en Stirling, y con sus magníficas esculturas y hermosos jardines, este castillo es uno de los mejores ejemplos de arquitectura renacentista de Europa.

Ha permanecido prácticamente inalterado desde que el rey Jaime V lo construyó para su reina francesa a mediados del siglo XVI. Quería que se sintiese como en casa, así que le construyó este hermoso palacio renacentista de estilo francés. El Palacio Real, meticulosamente restaurado, cuenta con un gran salón de enormes dimensiones que es la sala de banquetes medieval de mayor tamaño construida en Escocia, y  tiene además magníficas vistas de King’s Knot y Royal Park, lo que lo convierte en una maravilla histórica que es una delicia explorar.

Adéntrate en un mundo exclusivo repleto de decadencia, conspiraciones e intriga, o disfruta de la paz y tranquilidad del jardín que lleva el nombre de la Reina Ana. A los niños les encantará disfrazarse de caballeros y princesas y conocer a cortesanos, escoltas y sirvientes perfectamente caracterizados.

Viaducto de Glenfinnan

El viaducto de Glenfinnan, también conocido como el puente por el que pasa el Hogwarts Express en su camino hacia Hogwarts en la película Harry Potter, no necesita mucha presentación, ya que es una de las maravillas arquitectónicas más fácilmente reconocibles.

Esta estructura única, en forma de media luna, se encuentra al oeste de Fort William. Cuando se completó su construcción en 1901, el viaducto de Glenfinnan, con sus 116 m (380 pies) de longitud, era el viaducto de hormigón más largo de Gran Bretaña. Se apoya sobre 21 arcos para sostener las vías de ferrocarril sobre las que se desplazan los trenes a 30 m (98 pies) por encima del río Finnan.

Construido por el ingeniero ferroviario y de carreteras Sir Robert McAlpine, el viaducto de Glenfinnan forma parte de la legendaria línea West Highland, entre Fort William y Mallaig, que muchos consideran uno de los mejores recorridos en ferrocarril del mundo.

Goza de una ubicación pintoresca con vistas a las aguas del lago Shiel y el monumento de Glenfinnan: un mirador que marca el lugar donde el príncipe Carlos Eduardo Estuardo (Bonnie Prince Charlie) llegó a tierra en el territorio principal de Escocia y alzó su estandarte antes de la rebelión jacobita de 1745.

Realiza un trayecto en tren que cruce el viaducto – el tren de vapor Jacobite Express hace este recorrido también durante los meses de verano– o aprovecha para estirar las piernas con un corto paseo al tiempo que disfrutas de vistas de película.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído