Perú: El día que el pueblo de Yungay fue borrado del mapa por un potente terremoto

El 31 de mayo de 1970, un violento terremoto de magnitud 7,8 grados en la escala de Richter sacudió la región central de Los Andes en Perú matando en el acto a 70 mil personas.

Perú: El día que el pueblo de Yungay fue borrado del mapa por un potente terremoto

Eran las 15:23 horas de un día como hoy, jueves 31 de mayo, pero de 1970, cuando un violento terremoto sacudió la región central de Los Andes en Perú.

El sismo de magnitud 7,8 grados en la escala de Richter, fue demoledor: devastó el pueblo de Yungay ( 2.458 m.s.n.m ), perteneciente al departamento -hoy región- de Ancash, provocando en el acto la muerte de miles de personas.

Tras 45 segundos, que parecieron una eternidad, la tierra dejó de temblar, pero la furia de la Naturaleza no se dio por satisfecha. Quería más.

Minutos después, cuando la tragedia parecía haber amainado, sobrevino un alud de proporciones apocalípticas que sepultó la ciudad matando a todos sus pobladores.

¿Qué había sucedido?

El autor, Paul Monzón, visitando casi 70 años después, los restos de lo que fue un día el pueblo de Yungay

La potencia del terremoto provocó que una parte del pico norte del nevado Huascarán (6.768 mts) se desprendiera cayendo verticalmente sobre pequeñas lagunas glaciares originando así una impresionante avalancha. Se calcula que las miles de toneladas de lodo, nieve y rocas, cual Marabunta, descendió hacia Yungay a una velocidad de 200 kilómetros por hora.

YUNGAY DESAPARECE DEL MAPA

Y es así que en menos de tres minutos, cual gigantesco tsunami, la avalancha arrasó con lo poco que quedaba de este pintoresco pueblo asentado en las faldas de la Cordillera de los Andes.

Los sobrevivientes del movimiento telúrico no fueron conscientes de lo que se les venía encima, hasta que fue demasiado tarde. No tuvieron tiempo de escapar.

Se calcula que murieron 70 mil personas y 20 mil se dieron por desaparecidos.

Hace dos años visité aquel pueblo del cual sólo quedaron unas cuantas palmeras, y alguno que otro vehículo que sobresale entre las toneladas de tierra que ese fatídico día sepulto a toda una población.

Por esas cosas extrañas del destino, aquel día sólo se salvaron aquellas personas que fueron al cementerio a enterrar o visitar las tumbas de sus familiares.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído