Una experiencia de viaje llena de espiritualidad y con numerosos beneficios para la salud

Japón: Baños de bosque en la «Tierra del Sol Naciente»

Con un 67% de superficie forestal y más de 130 especies diferentes, los bosques forman parte del modo de vida cotidiano y espiritual de Japón. En los últimos años, la práctica del llamado "Shinrin Yoku" o "baño de bosque" disminuye el riesgo de sufrir depresión y estrés, potencia el sistema inmune y previene las enfermedades cardiovasculares y otras dolencias.

Japón: Baños de bosque en la "Tierra del Sol Naciente"

Tras el levantamiento del estado de emergencia en Japón el pasado 25 de mayo, los japoneses esperan la llegada del 19 de junio, fecha en la que una nueva fase de desescalada permitirá viajar a otras prefecturas, guardando siempre la distancia social.

Para ello, seguro que son muchos los ciudadanos que desean realizar una breve escapada hacia lugares llenos de energía y naturaleza. Entre los recursos que más abundan en Japón podemos encontrar los parajes naturales de gran belleza, gracias a que las dos terceras partes de su superficie son terrenos de montaña cubiertos por densos bosques. Precisamente este entorno natural ha sido uno de los factores que definen esa especial relación de los japoneses con los árboles.

La espiritualidad de los bosques japoneses

Una de las corrientes espirituales y religiosas de Japón es el sintoísmo, que tiene en sus orígenes el animismo, creencia basada en la existencia de deidades o seres espirituales en los elementos de la naturaleza. En el sintoísmo la naturaleza es sagrada, por lo que estar en contacto con la misma significa estar cerca de una deidad y muchos árboles longevos se han convertido en seres sagrados a lo largo de la historia. En todo el país existen bosques sagrados sintoístas llamados Chinju-no-Mori, con una puerta sagrada sintoísta o torii. Muchos de estos árboles tienen más de mil años de antigüedad, por lo que no solo son sagrados por lo que representan, sino que son venerados como deidades que simbolizan la fortaleza y la longevidad. Estos árboles se encuentran no solo en bosques o caminos de peregrinación, sino también en muchos santuarios y se distinguen del resto por una cuerda sagrada que rodea su tronco.

En un viaje a Japón, es difícil no pasar por delante de un bosque, aunque sea en plena ciudad. Precisamente, la masa forestal del territorio japonés cubre una superficie total de aproximadamente 25 millones de hectáreas, equivalente a un 67% de todo el país. Esto le convierte en uno de los países con el mayor porcentaje de superficie forestal con respecto a su territorio dentro de la OCDE. En los bosques japoneses se encuentran árboles de más de 130 especies diferentes, Sin embargo, esta riqueza natural no siempre había sido bien conocido, hasta que, en 1982, el entonces director la Agencia Forestal de Japón, Tomohide Akiyama, acuñó el término Shinrin Yoku o «baño de bosques».

El «redescubrimiento» de los beneficios del Shinrin Yoku

A pesar de que esta práctica del «Baño de bosques» surgió en los años 80, no llegaría a ser conocido en el resto del mundo hasta bien entrado el siglo XXI. La difusión y la demostración científica de sus beneficios estuvieron a cargo del científico japonés, Yoshifumi Miyazaki, quien en 1990 comenzó a estudiar los efectos beneficiosos de los bosques en la salud.  Estos estudios se difundieron en su libro Shinrin-Yoku: Baños curativos de bosque. La terapia japonesa para promover la salud, la relajación y fortalecer el sistema inmunológico que está disponible también en español.

El baño de bosque o Shinrin Yoku, es una práctica japonesa que busca conectar cuerpo y mente con la naturaleza, abrir los sentidos a la madre tierra y centrar la atención en los sonidos, olores y sensaciones que nos rodean sin marcarnos ningún objetivo en cuanto a la distancia a recorrer. Los japoneses llevan años practicando esta actividad para paliar el estrés, gracias a que los fitoncidas e iones negativos hacen disminuir el riesgo de sufrir depresión, potenciar el sistema inmune y prevenir las enfermedades cardiovasculares y otras dolencias.

Tan sólo hay que dejarse llevar por la atmósfera del bosque, pasear tranquilamente con los cinco sentidos y alcanzar un estado de absoluta relajación y conexión con el entorno natural: abrazar un árbol, acariciar una hoja, sentir la brisa sobre la cara, olfatear el aroma de los árboles con los ojos cerrados, percibir el crujido de los pies al pisar las hojas secas o escuchar el canto de los pájaros.

Practicar el Shinrin Yoku en Japón

En Japón es posible practicar baños de bosque en todas sus prefecturas, bien de forma individual, en familia, pareja o a través de itinerarios y rutas organizadas que ofrecen la posibilidad de recibir las recomendaciones de un guía. ¿Dónde? Encontramos opciones fácilmente accesibles en Tokio como el bosque que rodea Santuario Meiji. Muy cerca de la capital, en Nikko, es recomendable pasar una noche y combinar el baño de bosque con los baños termales (onsen). Un poco más hacia el norte, la región de Tohoku es un paraíso verde con lugares icónicos como el Parque Nacional de Towada-Hachimantai.

Otros espacios son los declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO como el hayedo de Shirakami Sanchi (en Aomori), el Parque Nacional de Yakushima (Kyushu), cuyos bosques fueron la inspiración para la película “La Princesa Mononoke” de Hayao Miyazaki, -y que alberga algunos de los árboles más ancestrales de Japón-, o el Parque Nacional de Shiretoko (Hokkaido) -una línea de antiguos volcanes salpicados de bosques centenarios-. Si lo que se busca es un baño de bosque con tintes más espirituales, la Península de Kii es la alternativa perfecta, ya que en ella se ubican las principales rutas del Camino Kumano. Para los más aventureros, la peregrinación al Monte Haguro, una de las Tres Montañas Sagradas de Dewa en Yamagata, es el lugar perfecto para disfrutar del misticismo de la naturaleza en Japón.

Sobre JNTO

La Oficina Nacional de Turismo de Japón (JNTO) es un organismo administrativo independiente del gobierno japonés cuya función es la promoción de Japón como destino turístico. En 2019 viajaron a Japón un total de 130.243 turistas españoles, (+9,5% con respecto al año anterior). Tras la apertura de la primera delegación en España en marzo de 2017, la JNTO dispone de 22 oficinas en todo el mundo y está vinculada además a la Agencia de Turismo de Japón del Ministerio de Territorio, Infraestructuras, Transporte y Turismo. La oficina de Madrid tiene competencias para la promoción turística de Japón en España y Portugal, y entre sus funciones se encuentra la asistencia a los profesionales del sector turístico en la promoción y el desarrollo de nuevos destinos e itinerarios o la participación en ferias y encuentros turísticos profesionales. Aparte, se encarga de ofrecer información y material a los turistas que deseen o vayan a viajar al país, colaborar y proporcionar información sobre Japón a los medios de comunicación y periodistas, promocionar el país como destino MICE y la realización de estudios del turismo emisor español hacia Japón.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído