Baleares: Stop al turismo de borrachera

Baleares: Stop al turismo de borrachera

Borracheras, excesos, altercados, aglomeraciones. El turismo de borrachera tiene los días contados en las Islas Baleares, quizá horas. El Govern balear que preside la socialista Francina Armengol ha ordenado el cierre ipso facto de todos los locales de la zona más conflictiva de Magaluf y del Arenal tras difundirse vídeos de aglomeraciones etílicas de cientos  de turistas sin mascarillas, y sin distancia de seguridad el pasado fin de semana.

Los altercados callejeros derivados de las borracheras ha alarmado a la ciudadanía balear. Pero lo que más ha indignado es la difusión de vídeos caseros en las redes y en los medios de comunicación  cantando y saltando sobre el capó de un coche, han provocado la reacción del gobierno.

La picaresca

El cierre de las principales discotecas por orden gubernamental provocó que la picaresca tomara cartas en el asunto: la fiesta se trasladó a un chalet en el cual los fiesteros se daban cita previo pago de 35 euros/entrada normal, y 100 euros/pase vip . El negocio y el desenfreno iban viento en popa hasta que la policía les cayó encima. En la redada las fuerzas del orden incautaron alcohol, drogas, datáfonos y el llamado «Gas de la risa».

Sin embargo, la presión de los sectores empresariales, ligados al turismo, ha provocado que se incluyan algunas llamativas excepciones: no es obligatorio llevar mascarilla en la playa ni en los «paseos marítimos» siempre que se pueda garantizar la distancia social. Una salvedad que, aunque no se admita oficialmente, está pensada para salvaguardar la postal turística de Mallorca justo cuando el turismo, que representa más del 30% del PIB de la región, intenta salvarse del naufragio provocado por la pandemia del coronavirus.

Ahora el Govern de la socialista Armengol ha dado una nueva vuelta de tuerca prohibiendo la actividad en las tres calles más icónicas para el turismo de borrachera. Tres calles que, gráficamente, son conocidas como la calle del jamón, la calle de la cerveza y la calle de Punta Ballena. Hasta el próximo 15 de septiembre no se podrá abrir allí ni un solo local, sea del tipo que sea.

  • Se prohibe la actividad en las tres calles del turismo de borrachera:la calle del jamón, la calle de la cerveza y la calle de Punta Ballena.
  • Hasta el próximo 15 de septiembre no se podrá abrir ni un solo local en esa zona.
  • El cierre de los locales debe ser inmediato.
  • Se prohíben en todo Baleares las pajitas largas y los envases de bebidas alcohólicas de más de 0,5 litros porque promueven que se compartan las consumiciones.
  • Se prohíben las mesas altas con taburetes en las zonas del turismo de excesos (Magaluf y Playa de Palma, en Mallorca, y el West End de Sant Antoni, en Ibiza).
  • Los incumplimientos de estas nuevas medidas pueden implicar sanciones de hasta 600.000 euros, para las muy graves.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído