China: De cómo Wuhan, de ciudad maldita, cuna del coronavirus, pasó a ser a uno de los principales polos turísticos del país

China: De cómo Wuhan, de ciudad maldita, cuna del coronavirus, pasó a ser a uno de los principales polos turísticos del país

En la que fuera una de las ciudades más afectadas por un virus del que -por entonces- poco se hablaba y sobre el que nada se sabía, la vida ha vuelto a la normalidad. Y no sólo eso. Para sorpresa de muchos, Wuhan -donde surgió el coronavirus SARS-CoV-2 hace ya casi un año- se ha convertido ahora en uno de los principales focos turísticos de China.
Sólo durante la semana dorada, un período festivo en el gigante asiático que va del 1 al 7 de octubre, la provincia de Hubei atrajo más de 52 millones de turistas que generaron ingresos de aproximadamente US$5,2 mil millones.Y Wuhan, la capital regional, recibió casi 19 millones de visitantes, según cifras del departamento de cultura y turismo de la provincia.

Paralelamente, el resto del mundo sufre los embates de una segunda ola de covid-19, que en algunos países ha incluso afectado a más gente que la primera.

En Francia, el gobierno nacional ha impuesto un toque de queda en ocho ciudades, incluyendo la capital, París; y En Reino Unido existe una situación similar: Londres y otras regiones en Inglaterra entraron en una especie de vuelta al confinamiento que les impide reunirse con personas de otros hogares en lugares cerrados.
En el continente americano la situación no es mejor.
Por primera vez desde finales de julio, Estados Unidos -que ya acumula al menos 225.000 muertos por coronavirus- superó los 83.000 casos en un solo día el viernes pasado, mientras que América Latina y el Caribe sobrepasaron los 10 millones de positivos, con Brasil, Argentina, Colombia, Perú y México encabezando la lista por número de casos.

Pero al otro lado del mundo, «la ciudad heroica», como la ha apodado el presidente chino Xi Jinping, el virus parece ser un recuerdo desagradable y sobre todo lejano, si creemos en las cifras oficiales.

El gobierno chino asegura que en Wuhan no hay ni un solo caso de coronavirus, no obstante diversos organismos y expertos creen que hay que tomar con pinzas esa afirmación.
El «renacimiento» de Wuhan

En el marco de las celebraciones del Día Nacional de la República Popular China, el gobierno de Xi Jinping organizó un flashmob en una estación de tren de Wuhan y en un video del evento publicado en las redes sociales se ve a miles de personas reunidas, cantando y ondeando la bandera china.
«Wuhan renace después de la covid-19 con más fuerza y vitalidad», tuiteó Hua Chunying, directora adjunta del Departamento de Información del Ministerio de Relaciones Exteriores, al publicar un video promocional.

Para Vivian Hu, editora del servicio chino de la BBC, el gobierno de Xi Jinping, con ayuda de los medios estatales, está tratando de dar la imagen de que todo está bien en Wuhan, de que la gente lo está pasando bien y de que la prosperidad y la normalidad están de vuelta.

«Y hasta cierto punto, es cierto: la gente está viajando por toda China y sobre todo a Wuhan. Sí, la ciudad parece estar de vuelta a la normalidad, pero para mucha gente y muchos dueños de negocios, las cosas no son como antes y todavía hay mucha preocupación», afirma la periodista desde Hong Kong.

«Pero el mensaje que recibimos de la propaganda china es que el gobierno ha logrado controlar la pandemia con éxito», agrega.

Para el 26 de octubre, China había contabilizado 91.151 casos de covid-19 y menos de 5.000 muertos, mientras que EE.UU., con una población 4 veces menor, había registrado más de 8,5 millones de casos y al menos 225 mil muertes.

«Hay nuevos casos en China, pero aparentemente no en Wuhan. Y si los hay, el gobierno deja claro que está haciendo todo lo posible para frenar el nuevo brote de manera eficiente y rápida», explica Hu.
Las políticas que impulsaron el sector

La resurrección de Wuhan como el destino turístico preferido de los chinos no se debe al azar, en realidad se debe en parte a políticas estatales.
En agosto, el gobierno de Hubei anunció que cerca de 400 lugares turísticos en la provincia serían abiertos a visitantes de todo el país de forma gratuita desde el 8 de ese mes hasta finales de año.
Y aunque el número de visitantes en estos sitios está limitado al 50% de su capacidad máxima y los visitantes deben someterse a controles de temperatura, la respuesta fue inesperada.
Muchos de los turistas que optaron por Wuhan durante la semana dorada visitaron la histórica Torre de la Grulla Amarilla ubicada en el centro de la ciudad. La estructura actual, construida en 1981, fue uno de los sitios con entrada gratuita patrocinados por el gobierno chino.

Según la agencia de noticias Xinhua, al menos 1.000 agencias de viaje y más de 350 hoteles se unieron a la campaña gubernamental ofreciendo descuentos a los visitantes.

Para algunos analistas, el resurgimiento de Wuhan como destino turístico demuestra la confianza de los chinos en el manejo de la pandemia por parte de las autoridades locales y representa una oportunidad de oro para impulsar la golpeada industria.

Una «victoria» gubernamental

Y también simboliza una victoria para el gobierno chino.
Vincent Ni, experto en China del servicio mundial de la BBC, destaca que efectivamente puede que el gobierno de ese país esté utilizando a Wuhan con fines propagandísticos, pero la campaña está «basada en hechos», que «ponen en evidencia que la situación ha mejorado».

Fuente: Norberto Paredes @norbertparedes
BBC News Mundo

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído