Traumas psicológicos: La otra pandemia post- coronavirus

Traumas psicológicos: La otra pandemia post- coronavirus

Decía Erik Erikson, psicoanalista estadounidense de origen alemán y reconocido mundialmente por sus contribuciones en psicología del
desarrollo, que “La esperanza es la virtud más indispensable inherente a la condición de estar vivo”.

Esta cita debería ser el punto de inflexión para mantener viva la esperanza de superar los traumas psicológicos que la pandemia global del Covid 19 está provocando, de distintas maneras, en el ser humano.

LOS SANITARIOS

Según un estudio realizado por el Consejo Internacional de Enfermeras, organismo que aglutina a 130 Asociaciones Nacionales de Enfermeras de todo el mundo, revela “datos de ansiedad y estrés de los profesionales a lo largo de todo el planeta muy preocupantes. En
España, hasta el 80% de las enfermeras manifiestan síntomas de ansiedad y agotamiento”.

“Las enfermeras se están enfrentando a exigencias incesantes y sin precedentes por parte de sus pacientes, lo cual está causando agotamiento físico. Pero también se están viendo sometidas a enormes presiones de salud mental que están desembocando en casos graves
de angustia psicológica. En todo el mundo, cuidar de pacientes de COVID-19 implica hacer frente a un mayor número de fallecimientos,
sustituir a familiares que no pueden estar con sus seres queridos ni siquiera mientras se están muriendo, preocuparse por la falta de
equipos de protección individual, enfrentarse a abusos por parte de miembros de sus comunidades y negacionistas de la pandemia y tener
miedo de trasmitir el virus a sus seres queridos en casa”

EL PACIENTE

Sin lugar a dudas, durante esta pandemia, todos sufrimos-sufriremos, en mayor o menor medida, de alguna reacción psicológica. Incluso una vez superada la misma, a la mayoría nos costará volver a la realidad.

Los pacientes que han superado la enfermedad suelen manifestar cuadros de trastorno obsesivo compulsivo (TOC), fobias o hipocondría.
Y esto se debe a que algunas personas son más propensas a desarrollar un trastorno psicológico después de vivir una situación tan estresante en su vida. En este caso haber padecido y superado esta enfermedad.

Algunos de los síntomas del Síndrome por Estrés por COVID son el miedo exagerado de salir a la calle, a infectarse, a tocar objetos
contaminados, insomnio y fatiga. Incluso cuadros severos de depresión.

Los niños, la Generación COVID

Si bien es cierto, en un principio los niños eran, o parecían, “inmunes” al coronavirus, eso cambió tras la llegada de la segunda ola en Europa. Y se agravó con la tercera ola. Aunque la incidencia no es alta, también se han visto afectados, no enferman tan gravemente como los mayores, pero ya se reportan muertes.

La pandemia, que aún no acaba, está cambiando radicalmente la vida familiar, y más aún la de los menores, que sin lugar a dudas serán los
grandes afectados de esta anómala situación.

Se cumple un año del “confinamiento mundial” producto del COVID 19, y los cuadros de ansiedad, tristeza, estrés y cambios
bruscos han -o están- haciendo mella en los menores a riesgo de sufrir traumas permanentes.

Según revela una encuesta global de la ONG “Save the Children” la pandemia ha tenido un impacto devastador en la educación de los niños
y las niñas de los entornos más pobres y está ampliando la brecha entre la infancia rica y pobre.

“Durante los seis meses transcurridos desde que se anunció la pandemia, los niños y las niñas más vulnerables han perdido de manera desproporcionada el acceso a la educación, la atención médica y la alimentación, así como han sufrido los mayores riesgos de contagio”.

Según el estudio de la ONG “las niñas se ven más afectadas que los niños por la pandemia. El 63% de las niñas aseguraron que están
haciendo más tareas en la casa y más de la mitad (52%) explicaron que pasa más tiempo cuidando a sus hermanos o hermanas. Entre los
niños, ese porcentaje es del43% y 42%, respectivamente.

El 20% de las niñas dijeron que no habían aprendido nada durante el cierre de las escuelas, en comparación con el 10% de los niños”.
Save the Children ha entrevistado a más de 6.000 niños, niñas y familias en Alemania, Finlandia, España, Estados Unidos y el Reino
Unido para conocer cómo está afectando esta emergencia a su estado emocional y psicológico. La investigación reveló que prácticamente uno de cada cuatro niños sufre ansiedad por el aislamiento social y que muchos de ellos corren el riesgo de sufrir trastornos psicológicos
permanentes, incluida la depresión.

Los sentimientos de impotencia, soledad y miedo a la exclusión, el estigma o la separación de los seres queridos son comunes en cualquier epidemia, pero advierte de que la falta de juegos al aire libre, así como el estrés prolongado, el aburrimiento y el distanciamiento social pueden provocar en los niños y niñas problemas de salud mental.

*Ileana Escudero Lecumberri es licenciada en Psicología Clínica por la Universidad Complutense de Madrid

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído