Epílogo 2037 kilómetros después

Epílogo 2037 kilómetros después

2037 kilómetros después... Sí, 2037 km después porque mi particular Camino de Santiago no lo contabilizo en etapas, sino en kilómetros. ¿2037? Imagino tu gesto de sorpresa, amable lector, y no es para menos. Viajé de Puente la Reina a Compostela en automóvil, y en ese cómputo incluyo el recorrido desde mi domicilio a la villa de partida
Santiago de Compostela (parte IX)

Santiago de Compostela (parte IX)

Vuelvo a mi realidad y curioseo la plaza del Obradoiro, bulliciosa a pesar del día lluvioso: algún vehículo en el entorno del viejo Hospital Real, un numeroso grupo de bicicletas peregrinas tumbadas en el suelo, otros grupos de ellas apoyadas en el palacio de Raxoi; personas, especialmente peregrinos, que van y vienen;
Santiago de Compostela (parte VIII)

Santiago de Compostela (parte VIII)

Debe de estar terminando la misa del peregrino. Vuelvo a la catedral y accedo a ella a través de la fachada de la Azabachería. ¡Magnífico momento! El Botafumeiro quiere entrar en acción. El órgano, atronador, suena celestial inundando la basílica con sus notas serenas, penetrantes, acrisoladas,
Santiago de Compostela (parte VII)

Santiago de Compostela (parte VII)

Me hallo frente a la fachada sur de la catedral, la correspondiente a la plaza de las Platerías. Para los estudiosos, resulta extrañamente armónica y equilibrada a pesar del particular desorden en que aparecen buena parte de las figuras que la integran. Si observo con atención sus jambas podría descubrir
Santiago de Compostela (parte VI)

Santiago de Compostela (parte VI)

Bajo a la cripta para mostrar mis respetos a Santiago y a sus discípulos Atanasio y Teodoro, cuyos restos custodiaría la urna; dos peregrinas de mediana edad se encuentran arrodilladas en un reclinatorio frente a ella. El espacio es reducido y los visitantes debemos circular. Sustituye a las dos romeras una joven que también
Santiago de Compostela (parte V)

Santiago de Compostela (parte V)

Estimo finalizada la fase de autoteledirección. Doy la espalda al maestro Mateo y admiro este prototipo de templo románico. Presenta planta de cruz latina y tres naves en los dos cuerpos, o lo que es lo mismo, nueve naves organizadas en torno a 63 pilares y columnas. Desde aquí, al lado del Arquitectus, la perspectiva
Santiago de Compostela (parte IV)

Santiago de Compostela (parte IV)

Me hallo en la plaza del Obradoiro, la más universal de la ciudad y tal vez del orbe. La primera impresión que me suscita es de amplitud y majestuosidad. Si cierro los ojos en esta infinita explanada puedo escuchar a los canteros de otro tiempo trabajando el granito con que levantan esta espectacular fachada, la obra barroca
Santiago de Compostela (parte III)

Santiago de Compostela (parte III)

Compostela, ciudad pujante y asaltada. La defensa Pero, entre la primitiva y modesta ermita de Teodomiro y la esplendidez de la actual catedral, fueron muchos los avatares vividos por nuestros antepasados en estas tierras. Se levanta una nueva iglesia tan solo sesenta años después de la primera. Compostela se hace una ciudad
Santiago de Compostela (parte II)

Santiago de Compostela (parte II)

Diego Gelmírez ¿Cuánto debe Compostela y lo que representa a Gelmírez? Este mítico varón, llamado almirante y obispo constructor, se merece unas líneas en particular. Confieso mi curiosidad desde siempre por el hombre entusiasta, inteligente, culto, astuto, audaz, destemido, ambicioso y poco
Santiago de Compostela (parte I)

Santiago de Compostela (parte I)

«... entramos en la sacratísima ciudad de Compostela...», escribe Jerónimo Münzer entre 1494 y 1495. Y la otra cara de la moneda, la percepción de un viajero también extranjero, anónimo por temor a la Inquisición, que en 1765 estima que «La capital [de Galicia] es Santiago de
Melide

Melide

En el entorno de Vilar de Donas debe de hallarse Fontecuberta, donde debió de existir un castillo rodeado de una curiosa leyenda. Un caballero francés que peregrinaba a Compostela se enamoró de la más joven de las hijas del dueño del castillo y, a su vuelta, se casaron; la mayor, secretamente enamorada del
Vilar de Donas

Vilar de Donas

Me encuentro en Galicia, inmerso en su hábitat particular, con multitud de pequeños núcleos de población, un enrejado de carreteras locales, una señalización razonablemente abundante pero que no me facilita localizar los enclaves que me interesan..., todo lo cual me dificulta la tarea. Así que,

Lo más leído