Tabernas, Almería, donde se forjó la leyenda del 'Spaguetti Western'

El Hollywood de Franco que el socialista Sánchez intenta copiar sin éxito

Muy temprano abordo un tren rumbo a Almería.

Tengo un sueño tremendo y me consuelo a mi mismo asegurandome que durante el viaje podré dormir algo.

A quienes nos encanta escribir de madrugada, los viajes mañaneros son un gran problema porque uno corre el riesgo de quedarse dormido y liarla. No he dormido nada y voy trasnochado a la estación.

Son muchas horas de viaje.

Para quien no lo sepa, algunas de las grandes películas de Hollywood no se rodaron en Los Ángeles, sino en Almería, España. ¡Sí! ¡Tal como lee!

En su desierto se rodaron los recordados largometrajes del género denominado spaguetti western tales como: «El bueno, el feo y el malo»; «Por un puñado de dólares» y «La muerte tenía un precio», trilogía que convirtiera a Clint Eastwood en un personaje de leyenda y al director de cine italiano, Sergio Leone, elevara al Olimpo delos más famosos de la historia del cine.

Hablamos de Tabernas, municipio español perteneciente a la provincia de Almería.

Pero, ojo, no sólo el spaguetti western tuvo sus años dorados allí, también grandes megaproducciones de Hollywood se rodaron como «Indiana Jones y la última cruzada», «Patton»,» Conan el bárbaro» o la ya de por si legendaria «Lawrence de Arabia» .

EL OESTE

Desde finales de la década de 1950, estas escarpadas montañas, áridas llanuras y secos cañones han servido de telón de fondo a más de 170 películas del Oeste.

Aunque Almería ya había sido utilizada como lugar de rodaje de algunas películas de renombre (Lawrence de Arabia, Cleopatra), fue Sergio Leone, y la consiguiente avalancha de westerns europeos, lo que finalmente puso los impresionantes paisajes de la provincia en el punto de mira internacional.

Desde entonces, Almería ha acogido más de 500 producciones, entre las que se incluyen películas de gran éxito (Patton, Terminator: Dark Fate) y programas de televisión (Doctor Who). «Nuestros paisajes son muy convenientes. Tenemos mar, desierto y montañas nevadas a poca distancia», dice el productor local Plácido Martínez. «Podemos servir como Texas, Nuevo México, Arizona, California y un sinfín de escenarios naturales».

Esta región azotada por el viento (a 30 minutos en coche al norte de Almería, la capital de la provincia) sigue siendo sinónimo de tiroteos del Oeste.

Hoy en día, es un reclamo no sólo para los directores de westerns actuales, sino también para los viajeros que quieren sumergirse en su historia y sus paisajes.

Esta es la insólita historia de cómo tantas películas ambientadas en una región casi mitológica de Estados Unidos acabaron rodándose en el sur de España.

SPAGHETTI WESTERN

Desairados por la crítica estadounidense al principio, los spaghetti westerns alcanzaron un enorme éxito gracias a la visión desencantada que aportaron a un estilo cinematográfico casi desaparecido.

Las figuras del Salvaje Oeste que representaban estaban muy lejos de los heroicos conquistadores blancos de las épicas anteriores.

Sus protagonistas no eran campeones de los indefensos, sino amorales cazarrecompensas movidos por el beneficio personal, la codicia y la venganza.

La acción y la violencia dominaban la pantalla; el bien rara vez triunfaba.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído