Descifrando la memoria de los elefantes

Mira este vídeo y dinos si los elefantes no son rencorosos y tienen tanta memoria como mala leche

Usando collares GPS, los investigadores rastrearon los movimientos y las rutas migratorias de 15 grupos de elefantes, analizando como estos emplean su memoria como una herramienta clave para la supervivencia en la sabana

El vídeo se ha vuelto viral tras publicarse en las redes sociales (Arturo Pérez-Reverte ‘dispara’ entre los ojos: «Observen a estos hijos de puta»).

En las imágenes, compartidas por miles de usuarios, se puede ver como unos cazadores, no sabemos si furtivos o autorizados, acaban de varios disparo con el líder de la manada que se desploma contra el suelo (Así rescatan estos tres elefantes a una cría arrastrada por un río ).

La reacción a continuación de la manada nadie se la esperaba ya que en vez de huir despavoridos ante el ruido del disparo, emprenden la carrera hacia los cazadores responsables de la muerte del gran paquidermo, a la vez que emiten furiosos ruidos (Imprudente se mete en el recinto de los elefantes en un zoo y pasa esto…).

A los cazadores, viendo la estampida que se dirigía hacia ellos, no les quedó otra que salir por piernas a la carrera, mientras uno graba como puede la escena.

LA MEMORIA DE LOS ELEFANTES

Hay una frase popular que dice: “tienes una memoria de elefante”. Se trata de una verdad que fue motivada por una corriente de investigación a finales del siglo XIX. Sin embargo, ¿sabemos si sigue tendiendo hoy validez científica?

Gran cerebro, gran memoria

El elefante debe su memoria en parte a su gran volumen cerebral. Aunque, en realidad, no está vinculado el tamaño del cerebro con la inteligencia, sí que se asocia el tamaño con la memoria.

El cerebro del elefante llega a pesar unos 6 kilos, mientras que el cerebro humano pesa menos de 1,6 kilos.

Asimismo, mientras los humanos tenemos entre 22 mil y 100 mil millones de neuronas, los elefantes tienen un total de 257 mil millones y un cerebro de una complejidad y estructuras similares al nuestro.

Al igual que el de los humanos, el cerebro del elefante se desarrolla mientras la cría crece, por eso tienen capacidad de aprendizaje.

Por si fuera poco, si el hipocampo es la parte del cerebro que relaciona la memoria con las emociones, cabe decir que el de los elefantes es el más grande de cualquier especie y utiliza el 0,7% de la estructura del cerebro, contra el 0,5% que utilizamos los humanos.

¿Qué capacidades tienen los elefantes?

Este mamífero, de gran tamaño, es capaz de seguir recorridos de muchos kilómetros simplemente con el recuerdo de la memoria. Asimismo, su gran capacidad les sirve para reconocer e identificar uno a uno a sus congéneres.

Los elefantes pueden diferenciar entre más de 200 individuos de su misma especie de forma fotográfica. Los investigadores llegaron a la conclusión de que estos animales eran capaces de reconocer la llamada de más de cien individuos diferentes por sonidos, similares a un gruñido agudo.

Si a lo mencionado antes, añadimos la capacidad que tiene el elefante de aprender tareas y desempeñarlas con precisión y sin olvidarlas, ya hacía sospechar que el elefante tendría una gran memoria. Es un dato curioso que un elefante nunca olvida a quien le ha hecho daño, de esto se han percatado con el tiempo sobretodo los domadores.

LOS SENTIMIENTOS DE LOS ELEFANTES

La estructura social de los elefantes se basa en matriarcados en los cuales la hembra más mayor es la líder del grupo. La matriarca se encarga de proteger a la manada.

Los machos más jóvenes son criados por las hembras, pero deben abandonar el grupo a los 12 o 15 años de edad, lo que delata una dependencia física y emocional muy fuerte con la familia, como nos pasa a nosotros.

Por ejemplo, un elefante que pierde a su madre, ya sea por muerte accidental o provocada, puede padecer estrés postraumático. De hecho, existen asombrosas semejanzas entre cómo sufrimos humanos y elefantes estos episodios.

La exposición a un estrés tan grande en edades tempranas, al igual que ocurre con los niños en países en guerra, provoca en ellos trastornos neurológicos y de comportamiento.

No es de extrañar, porque se ha demostrado que esta especie posee un hipocampo de enormes proporciones, que es las zona del cerebro que interviene en el procesamiento de la memoria y las emociones.

En definitiva, los elefantes poseen una intensa vida emocional y son muy sensibles. Y es que como se suele decir, un elefante nunca olvida.

Olfato de elefante

De acuerdo con un estudio publicado por la revista de la Royal Society en 2010, un elefante africano puede reconocer a docenas de sus congéneres por el olor de la orina y usa su poderosa trompa para rastrear dónde están.

Diversas especies animales han mostrado esta práctica para identificar individuos de su grupo, pero esta es la primera vez que dicha habilidad se descubre en los elefantes.

Los investigadores estudiaron cómo los elefantes rastrean hasta unos 30 miembros de su grupo cuando viajan.

Los elefantes se enfrentan con un particular desafío porque, cuando se movilizan, los grupos cambian regularmente la composición y los miembros no caminan en un orden fijo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído