El equipo legal de reclamador.es explica que ante cualquier situación de engaño o abuso el consumidor debe denunciar

Las estafas más comunes en verano: Apartamentos que no existen y fotografías falsas de hoteles

Las estafas más comunes en verano: Apartamentos que no existen y fotografías falsas de hoteles

Muchos caraduras pretenden hacer su agosto particular. Apartamentos alquilados que no existen, cancelaciones por sorpresa o fotografías que no se corresponden con la realidad, entre otros engaños. Para evitar estafas, desde la asociación de consumidores OCU recomiendan conservar los documentos que acrediten la reserva así como los correos electrónicos, los recibos e incluso pantallazos. En este sentido, hay que señalar que el delito de estafa se encuentra tipificado en el artículo 248 del Código penal y que debe implicar ánimo de lucro, engaño con complejidad, que vaya encaminado a causar error en la víctima y  acto de disposición en perjuicio propio o ajeno (por ejemplo, la entrega de dinero), según recoge ABC y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

Al respecto, el equipo legal de reclamador.es explica que ante cualquier situación de estafa o abuso el consumidor debe denunciar. «Es muy importante dejar constancia de ello ante las autoridades porque, aunque a priori puede que no se encuentre al culpable en una estafa vacacional, la denuncia ayudará a que no le vuelva a pasar a otras personas en un futuro».

Además, desde la compañía online de servicios legales inciden en la importancia de recopilar todas las pruebas que se tengan sobre la posible estafa. En este sentido, el equipo legal aclara que «es probable que la Policía cuente con más denuncias similares, por lo que será más fácil identificar al estafador para poder procesar al culpable. Los autores de estos delitos se enfrentan a penas de seis meses a tres años. Cuando la estafa no supere los 400 euros, la pena será una multa de cárcel de uno a tres meses. Igualmente los estafadores tienen que restituir al usuario el dinero defraudado, los intereses y una posible indemnización por los daños y perjuicios acreditados».

Entre las principales estafas que se producen, en reclamador.es destacan los casos en los que los apartamentos que se alquilan por internet no existen en realidad. «Si alquilamos un apartamento a un particular a través de internet y al llegar a nuestro destino no aparece nadie, es que se ha producido una estafa. En este sentido, el usuario debería recopilar todas las pruebas que tenga», indican los portavoces de reclamador.es.

El segundo engaño más frecuente es el que se produce cuando el hotel reservado no tiene las mismas características que en las fotografías. «Los usuarios podrán reclamar por servicios contratados que no han sido prestados o que no existen», indica un experto de reclamador.es. También se puede solicitar la reubicación en otro establecimiento si se da una situación de «overbooking» o si el alojamiento no cumple con lo prometido, como, por ejemplo, anunciar que tiene piscina cuando no es así. Si el problema es que hemos contratado una habitación con vistas o superior y nos instalan en otra de características diferentes, podemos solicitar la reubicación dentro de ese hotel o en otro que cumpla con lo contratado», señalan desde el reclamador.es. Conviene recordar que si el viaje se ha contratado a través de una agencia, hay que reclamar ante ella, ya que son quienes pagarán la indemnización.

Otras de las incidencias que se suelen producir en verano tienen que ver con timos en coches de alquiler. «Ante estas situaciones, lo mejor es asegurarse bien de que el coche no tiene ningún desperfecto. Tanto antes de alquilarlo como posteriormente. Y si lo tuviera, se aconseja hacer fotos y dejar constancia de ello cuando se realice el alquiler. También es muy recomendable pedir un documento cuando se hace la entrega de que se realiza en perfectas condiciones», señalan en reclamador.es.

Las reclamaciones a cruceros también suelen ser muy comunes, especialmente cuando los camarotes no eran como los que habían reservado los clientes.

Otra de las quejas más frecuentes en verano son las que se realizan bares, chiringuitos o discotecas, establecimientos que durante el verano aumentan su demanda. El problema principal que se da en ellos son las intoxicaciones alimenticias, especialmente derivadas de productos que se encuentran en mal estado debido por las altas temperaturas. En estos casos, el consumidor tendrá que completar y presentar una hoja de reclamaciones, indicando detalladamente el motivo de las mismas,

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído