TE INTERESA

Lagos y ríos ‘exóticos’ españoles en los que es peligroso bañarse, al margen de el Monte Neme

Lagos y ríos 'exóticos' españoles en los que es peligroso bañarse, al margen de el Monte Neme
Lago RS

El Monte Neme es una colina ubicada como límite entre los ayuntamientos de Carballo y Malpica de Bergantiños (Provincia de La Coruña, España), según wp. El monte tiene 387 metros de altura. Cerca de la cumbre había un crómlech que fue destruido en los años 1960 en la construcción de la carretera de acceso. Fue reconstruido cerca de donde estaba. El Monte Neme fue explotado desde 1923 hasta 2012 como mina de wolframio.

El Monte Neme, situado en Bergantiños (A Coruña), ha sido motivo de polémica por las denuncias en redes sociales de algunos bañistas, que se metían al lago para conseguir «una buena foto» para Instagram. Varios de ellos informaron de algunos problemas de salud como vómitos y ronchones, según recoge la autora original de este artículo Vera de Benito en 20minutos y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

Este lago pertenece a una antigua mina de wolframio que estuvo funcionando desde la II Guerra Mundial hasta 2012. Los nazis utilizaban la mina para extraer wolframio y fabricar con él armas de combate y municiones.

Durante la semana pasada, el colectivo Salvemos Cabana pidió a la Xunta de Galicia que prestara un «mayor control administrativo» debido a los riesgos para la seguridad y la salud que presenta la mina. Ya existen carteles junto al Monte Neme, que prohiben el paso, aunque no hay nada que lo impida físicamente.

Agua exótica pero peligrosa
En España existen algunas masas de agua, tanto ríos como lagos, que por recomendación o prohibición de la Administración, bien por contaminación o por respeto al Medio Ambiente, no son opciones recomendables para darse un baño. Estos son algunos de ellos.

En Huelva existe un río que trascurre desde la Sierra de Padre Caro hasta la Ría de Huelva, recorriendo casi 100 kilómetros: Río Tinto. Es conocido por el color rojizo de las aguas, debido a los metales pesados que se encuentran en sus yacimientos, rocas de pirita y calcopirita mayoritariamente. Debido al proceso de meteorización, proliferan bacterias que acidifican el agua y la convierten en un flujo de ácido sulfúrico. Desde Ecologistas en Acción, explican además que existe un peligro con la rotura de la mina por la que pasa el río. «Si se rompiera, el agua podría subir casi tres metros, además de que el lodo llegaría al mar Atlántico», afirman desde la organización.

En la costa melillense está la Playa de las Horcas Coloradas. Este lugar, según Ecologistas en Acción, experimentó en 2018 un recambio de arena. «No sabemos si esa reposición cumple con los requisitos para no ser contaminante», explican desde la organización.

«El vertido de tierra que se realizó en la playa de Horcas no procedía del vertedero de inertes y fue realizado por parte de una empresa que no tiene autorización paravalorizar residuos de construcción», explican. La organización también recuerda que no se sabe si contienen «materiales contaminantes». «Los bañistas que extendieron su toalla en la zona removida han sido ajenos a los peligros que pudieran derivarse al contactar físicamente con una tierra no controlada», afirma la organización ecologista.

Otro ejemplo está en Murcia, en la Bahía de Portmán. Según Ecologistas en Acción, el problema principal es la contaminación industrial y la acumulación de balsas mineras en las que «se recogen vertidos altamente tóxicos»

«Sin lugar a dudas, el caso de Portmán es el más grave, ya que durante más de 30 años se eliminaron 60 millones de toneladas de residuos de alta toxicidad mediante el vertido directo al mar», afirman. Como resultado de este vertido, la bahía retuvo «sedimentos tóxicos».

Otros lagos y ríos peligrosos o prohibidos en España
Comenzando con el norte del país, en Asturias, los lagos de Covadonga son un caso claro de prohibición por conservación de la naturaleza. El Parque Natural de Covadonga no permite tampoco caminar sobre el hielo, en el caso de que este estuviera presente en los lagos, primero porque podría resquebrajarse y originar accidentes, y segundo porque puede alterar el entorno natural.

Si continuamos bajando por la península, en Segovia, se encuentra el embalse del Pontón Alto. La Junta de Castilla y León ya ha advertido en varias ocasiones del peligro que puede suponer bañarse en este embalse. Desde la delegación del Gobierno en esta Comunidad Autónoma, explican que las aguas del Pontón «tienen
corrientes y entre sus orillas hay grandes distancias», además de que presenta «rocas que no se ven desde la superficie».

En la Comunidad de Madrid también es desaconsejable, según dice la Administración, bañarse en la zona de La Pedriza, por donde trascurre el río Manzanares. El motivo es la proliferación «más abundante de lo normal» de bacterias tóxicas (cianobacterias). Su posible ingesta puede «generar daños e incluso la muerte». El agente forestal de la Comunidad de Madrid, Miguel Higueras afirmó a principios de este mes de julio, que este tipo de bacterias suelen registrarse habitualmente, pero la proliferación de las mismas ha aumentado «debido a la climatología seca y calurosa».

Ya en el sur, concretamente en Córdoba, existen una laguna en las que está prohibida cualquier actividad acuática: La Laguna de Zóñar. Localizada bajo la ruta migratoria de muchas especies, la laguna constituye un lugar de descanso y refugio para estos animales. Por ello, está prohibida la alteración del entorno natural. Según la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía,  esta laguna se enmarca dentro de los espacios de Reserva Natural, por lo que es un lugar protegido y queda «totalmente prohibido la pesca y el baño».

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído