En el ranking de las estaciones que son escenarios de más robos destaca la de Espanya, seguida de Barceloneta y Sants

“Barcelona sin ley”: Mil denuncias a la semana por robo en el metro

“Barcelona sin ley”: Mil denuncias a la semana por robo en el metro

Comienza a ser muy preocupante la seguridad en Barcelona. Piensen por un momento que todo lo que sucede en la superficie tiene su réplica en el suburbano. Para lo bueno y para lo malo. Bajo tierra trabajan carteristas especializados que han perfeccionado una técnica de robo al descuido contra la que combaten a diario policías de uniforme y paisano de la citada área especializada de los Mossos. El número de denuncias varía semanalmente pero la media es de aproximadamente un millar de hechos delictivos cada siete días. Con un ranking en el que aparecen las estaciones de metro más conflictivas y que suele encabezar la de Espanya, según recoge la autora original de este artículo Mayka Navarro en lavanguardia y comparte Ivan Rastik para Periodista Digital.

A finales de junio se incorporaron al área responsable de la seguridad del transporte público de la conurbación de Barcelona 31 nuevos mossos d’esquadra recién salidos de la escuela de policía. El refuerzo ha permitido a la policía catalana incrementar las patrullas de paisano que a diario patean el suburbano para tratar de ahuyentar o detener in fraganti al largo centenar de ladrones que tienen el metro, los trenes y los autobuses como sus principales escenarios de trabajo.

 
La actividad delictiva más frecuente son los robos al descuido en las aglomeraciones

A diferencia de lo que está ocurriendo en la superficie, donde se están disparando los robos con violencia e intimidación, en el metro, el tren y el autobús, el ladrón y la ladrona, porque porcentualmente actúan más mujeres que hombres, son mucho más discretos. Y tiene su lógica. En el suburbano es mucho más difícil escapar de la acción policial si te han descubierto. Y, desde hace un tiempo, los carteristas saben que los Mossos se ayudan de las imágenes de las cámaras de seguridad del metro para controlar en directo todo lo que ocurre en los laberínticos pasillos del gran suburbano barcelonés.

Pero vayamos a las cifras. Hemos escogido al azar la estadística de los siete últimos días de junio. Sólo en el metro se presentaron 637 denuncias, otras 138 fueron de usuarios de Renfe, 28 tuvieron como escenario los Ferrocarrils de la Generalitat, 184 los autobuses, 14 las estaciones de autobús, 8 el tranvía; y esa semana no se presentó ninguna denuncia por delitos ni en el funicular ni en el teleférico, dos transportes públicos contabilizados también en las estadísticas policiales.

Esa semana la estación más conflictiva fue la de Espanya, en la que confluyen las líneas 1 y 3 del metro y la conexión con los Ferrocarriles de la Generalitat. Sus vestíbulos y pasillos fueron escenarios de 53 robos. Le siguió la estación de Barceloneta con 47 denuncias y Sants- Estació con 44.

La incorporación de 31 nuevos mossos al metro ha incrementado las patrullas de paisano

Un sargento, un cabo y cuatro agentes, entre ellos tres en prácticas recién licenciados, participan en un briefing que se celebra en uno de los despachos de las dependencias policiales de la comisaría de la calle Bolívia, sede del Área de Seguridad del Transporte Metropolitano (Astmet).

Alejandro tiene 27 años y antes de superar las oposiciones para entrar en los mossos trabajó unos meses de maquinista en el metro. Tenía buena nota y opción de pedir destino para las prácticas. Y eligió el Astmet. “Es un área muy especializada, en un escenario muy concreto, los medios de transporte, donde puedes rodar mucho como policía haciendo seguimientos, identificaciones, detenciones in fraganti”, explica.

Autor

Ivan Rastik

Iván Rastik, personaje ruso de origen pero español de vocación, es el gran experto erótico-festivo de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído