El gallego y su frase insuperable

Relato 11 del libro ¿Cómo somos los gallegos?, depende 2ªparte El gallego es mucho porque ¿qué puedes esperar de una persona a la que si le preguntas qué opina de otra que ha hecho una cosa rara,  te contesta?: «Por unha parte, xa ves, e por outra…, que queres que che diga». Tú te pones a analizar esta frase, pero en profundidad, no en un bar, que ahí te despistas, sino en una habitación sin que nadie te moleste, y si tienes treinta años, cuando salgas de ella, lo menos que oyes es «abuelo»; se te han pasado otros treinta ...

Cásate con una entranjera, a ver si la entiendas… me da que no

Cuando te casas con una extranjera, como es mi caso con una india americana de la tribu sioux, que entre nosotros podría haber encontrado a una aquí al lado, pero bueno... uno que es así; pues al principio hay muchas palabras que no entiendes o no comprendes, pero poco a poco pasan dos cosas: o le corriges o esos vocablos mal pronunciados los aceptas y pasan a formar parte de tu acervo cultural aunque solo tú y ella los entiendas. Nosotros hemos avanzado en algunas palabras; y ahora la sioux, cuando va a la carnicería, ya no pide «ternura» y ...

Esto de escribir cuentos infantiles es un poco triste ¿no?

Esto de escribir cuento infantiles, en mi caso los de Rodribico, es un poco penoso; bueno, un poco penoso no, muy pero que muy penoso. Tú escribes un libro sobre…  que te diría yo, recetas de cocina, por ejemplo, pues llega el tío o la tía a casa con el volumen, enciende los fogones y ¡¡hala!!, a pasar el tiempo haciendo platos y platos, y luego feliz a degustarlos. Genial. Que lo que escribes es una novela de aventuras… pues el lector que se mete en el asunto, que se transforma, y a medianoche que se levanta, que coge un cuchillo ...

Las manías que tienen algunos escritores

Hace unos días leí un artículo sobre las manías que tienen algunos escritores a la hora de trabajar (divertirse para mí) pero hay quien dice que es un curre... bo, y la verdad que había de todo, cada cual con su paranoia para hacer rengloncitos y más rengloncitos. Juan Carlos Onetti, por ejemplo, se pasó sus últimos años en cama, fumando, bebiendo qüisqui y dándole al boli… ¡¡¡carallo con la manía!!!, más bien una vida padre, aunque de quien lo aguantaba no se sabe nada, quizás murió antes, pero bueno… que le quiten lo fumado y bebido al escritor uruguayo. ...

Manuel Guisande

Periodista y escritor. Premio Xunta de Galicia de Comunicación 2000, Cordorniz de Plata. Autor colección cuentos infantiles Rodribico.

Lo más leído