Motor
El coche CV-1 eléctrico fabricadom por Kalasnikov. PD

Tienen un aspecto muy tosco, incluso antiguado, pero son duros como el pedernal y van a competir con ferocidad.

Kalashnikov, la compañía rusa que se encarga de la fabricaron del tristemente afamado AK-47, ha estado muy activa esta semana. Hace unos días nos presentaba su extraño robot/mecha 'Igorek', el cual quieren que forme parte del equipo militar ruso, o de cualquier otra nación.

Pero ese anuncio no era lo único que tenían preparado para la Army-2018, ya que para cerrar, acaban de dar conocer sus nuevos coches eléctricos.

Durante el foro en Moscú, la compañía también presentó una moto eléctrica para policías y un buggy híbrido para el ejercito ruso, pero lo más atractivo fue un coche eléctrico con un encantador diseño soviético de la década de 1980, con el que buscan competir contra Tesla. Sí, en serio.

Kalashnikov ha sido reconocido durante décadas como un fabricante de armas y equipo militar, y aunque han mostrado proyectos un tanto extraños, como un vehículo volador, hoy han decidido dar un pequeño giro para presentar su primer coche eléctrico.

Ha sido bautizado como CV-1 y en realidad se trata de un concepto donde buscan probar su nueva plataforma eléctrica, la cual supuestamente llegaría a nuevos modelos más adelante. El diseño se basa en el mítico 'IZH-2125' de 1982, también conocido como 'Moskovitch 1500 Kombi' o simplemente 'Combi'.

Kalashnikov obtuvo la licencia para fabricarlo durante la década de 1980, por lo que parece que buscarán retomarlo como plataforma eléctrica. El 'Combi' fue considerado durante varios años como uno de los mejores y más eficientes coches de la era soviética, y ahora lo tenemos de vuela... o casi.

Este nuevo 'Combi', o mejor dicho CV-1, cuenta con un nuevo tren motriz que equipa un motor eléctrico de 295 CV, una batería de 90 KWh, que, según la compañía, ofrecería una autonomía de 350 kilómetros, y sería capaz de hacer el 0 a 100 km/h en aproximadamente seis segundos.

Para modernizar el aspecto del 'Combi', a este nuevo CV-1 se le modificó la fascia frontal con seis luces LED rectangulares, las cuales están dentro de una parrilla de tres secciones que ocupa todo el ancho del vehículo. Por su parte, las ruedas han sido decoradas con llantas en color blanco para dar un aspecto elegante manteniendo ese aire retro.

Cuando se les cuestionó acerca de las comparativas con Tesla, Sofia Ivanova, portavoz de Kalashnikov, mencionó: "Estamos hablando de competir precisamente con Tesla, porque en la actualidad es un proyecto exitoso en el campo de los vehículos eléctricos. Donde nuestra idea es no ceder ante ellos".

Al tratarse de un prototipo, hasta el momento no hay planes de comercializarlo, pero aseguran que seguirán fabricando coches eléctricos con miras a comercializarlos a partir de 2020, donde tampoco descartan que este CV-1 se haga realidad.