Motor
El ferry con pasajeros y coches entre la Península y Baleares. EP

Nuevos tiempos y nuevas preocupaciones. El Gobierno balear aprobó este 24 de agosto de 2018 el proyecto de ley de cambio climático y transición energética, que recoge una serie de medidas para reducir las emisiones contaminantes de manera progresiva.

Así, por ejemplo, se prohibirá la entrada de coches y de motos diésel al archipiélago a partir de 2025.

Con posterioridad, a partir de 2035, dicha prohibición afectará a la entrada de vehículos con gasolina.

En cualquier caso, no estarán sujetos a esas limitaciones los autos del parque móvil de Baleares matriculados con anterioridad, que podrán seguir activos hasta el final de su vida útil.

Por lo que respecta a las empresas de «rent a car», con gran presencia en las islas, deberán incorporar vehículos eléctricos o no contaminantes a partir de 2020, en una proporción que irá del 2 por ciento en ese año al 100 por cien en 2035.