Motor
Gasolinera, gasolina, diesel, coche y precio. WP

Los efectos del dieselgate y la guerra política abierta desde que estalló la crisis de las emisiones hacia los vehículos que funcionan con este tipo de carburante se han trasladado radicalmente al consumo, siendo España el país que ha sufrido un mayor impacto en las ventas.

Concretamente, la comercialización de automóviles diésel se ha reducido en nuestro país en diez puntos porcentuales a lo largo del primer semestre del año, lo que se traduce en la mayor caída de entre todos los países europeos.

Así, los coches que funcionan con este combustible han pasado de suponer el 48,4% del total de las matriculaciones al cierre de 2017 a quedarse en un 38,4% de cuota de mercado en junio de este año.

Por detrás, le siguen de cerca Bélgica e Irlanda, ambas con un descenso también dramático de 8,9 puntos, mientras que en el Reino Unido las matriculaciones de diésel se han reducido en 8,5 puntos.

Como explican Alba Brualla, María González y Javier Arias Lomo en 'El Economista' este 25 de agosto de 2018, la caída registrada en España está muy por encima de las estimaciones que había hecho el sector, que a pesar de prepararse para un escenario negativo, no esperaba un golpe de tal magnitud.

De hecho, el desplome de la demanda, que se sitúa en mínimos de los últimos 20 años, y la dificultad para ajustarse a la nueva normativa europea de homologación del consumo está generando problemas de adaptación en las plantas de la mayoría de los fabricantes.