Motor

Si eres de los que tiene pensado comprar un coche eléctrico porque estás convencido de que son el futuro, este artículo te aclarará las ideas. ¿Cuándo debería comprarme un coche eléctrico?¡Claves!

La mayoría de los fabricantes de coches apuestan por lanzar una gama de vehículos eléctricos como alternativa a los tradicionales. Es decir, los coches de gasolina o diesel. Sin embargo, muchos usuarios no terminan de entender bien cómo funcionan los coches híbridos o hasta qué punto pueden merecer la pena. Es algo que analizaremos en este artículo, según alvarezautomoviles. ¿Sabes cómo será el coche del futuro?

Y es que indiscutiblemente, los coches eléctricos llevan años en el mercado. Sin embargo, avanzan muy deprisa (pero sin pausa). A medida que pasan los años las ventas se van impulsando poco a poco, por lo que es una realidad que estamos ante el futuro. Un futuro que muchas personas ya quieren adoptar en su presente, ¿pero realmente estamos preparados para comprar un coche híbrido? ¿O solamente son válidos para las grandes ciudades?

Ventajas de los coches híbridos

La principal ventaja de comprar un coche híbrido es el factor de la contaminación. Estos coches no emiten partículas contaminantes durante la conducción, a diferencia del resto de los vehículos. Por lo que no emiten CO2 a la atmósfera. Y además, tampoco hay contaminación acústica, que aunque pueda parecer menos importante ya empieza a afectar a la salud de muchas personas en las grandes ciudades y muchas ya están tomado medidas.

Igualmente, sin duda, otra ventaja es el coste por kilómetro. Sale más barato mantener un coche eléctrico que uno de gasolina o diésel. El precio gira en torno a 1 euro cada 100 km, pero también depende de la tarifa contratada. Es muy barato si lo comparamos con el consumo de los coches de motor de combustión (que sigue en alza).

También ahorraremos dinero es en la póliza del seguro. Ésta será más barata y también sale más económico mantener el coche. Por lo que a corto y a largo plazo el ahorro es más que evidente con su compra.

Estamos ante un tipo de vehículo que presenta muchas ventajas en lo que respecta a la contaminación y al ahorro. El usuario que compre un coche híbrido podrá tener menores gastos e incluso hay ayudas para que la compra salga más a cuenta (que deberás consultar dependiendo de tu lugar de residencia).

Hay que estar pendientes, porque no todo lo que reluce es oro. Si hablamos de vehículos híbridos también nos encontramos con desventajas importantes. A continuación te hablamos de ellas:

Desventajas de los coches híbridos

Al tratarse de algo "nuevo", el mundo no está del todo preparado para que el usuario disfrute de una experiencia inmejorable. Es decir, falta adaptación para este tipo de tecnología. Algo que debería subsanarse con el paso de los años.

La principal desventajas de los coches híbridos tiene que ver con la falta de puntos de recarga para cargar las baterías. Si bien es cierto que cada vez se instalan más puntos, pero por lo general se encuentran en grandes ciudades o pueblos. Son insuficientes, dado que muchos usuarios viven en pueblos ‘remotos' a los que esta tecnología todavía no ha llegado y por tanto, no pueden adquirirlos.

Si comparamos el número de gasolineras que hay con el número de puntos de recarga para los coches eléctricos, veremos que no hay comparación. Les queda mucho recorrido. No obstante, es un poco la ‘pescadilla que se muerde la cola', dado que irán apareciendo más puntos a medida que se vayan vendiendo este tipo de vehículos.

La necesidad de adquirir una infraestructura para casa, es otro contra. Tendrás que tener un cargador en tu casa para poder recargar el coche. ¿El precio de la instalación? Ronda los 2.000 euros. Y luego tendrás que mantenerlo, por lo que tendrás que fijar con tu proveedor del servicio de la luz las horas más económicas para cargarlas (mientras estás en tu casa). Es posiblemente la parte más dificultosa de este tipo de vehículos.

La batería es otra de las grandes deventajas. Es uno de los principales problemas que los usuarios encuentran en los coches eléctricos. Cuentan con una batería para unos 200 o 300 km. Es muy poco si lo comparamos con lo que puede conducir un coche de media con el depósito lleno, por lo general entre 600 - 1.000 km.

Estas desventajas irán desapareciendo con el paso de los años. Porque por ejemplo, en el caso de la autonomía, ya hay modelos ‘más caros' que permiten recorrer hasta 600 km (de Tesla). Por lo que es posible que con el paso de los años las desventajas vayan desapareciendo.

Pero a largo plazo sale más barato tener un coche eléctrico. Claro que ahora no compensa para personas que necesiten andar mucho o que vivan lejos de puntos de recarga, porque corren el riesgo de quedarse ‘tirados'.
Los vehículos eléctricos son el futuro de la automoción

Ahora mismo, comprarse un coche híbrido es interesante, sobre todo, si encaja con tu ritmo de vida o tiempo que utilizas el coche. Por lo que seguirán dando mucho de qué hablar en los próximos años.