Motor
El conductor al volante del coche. EP

Otra vez acuden al rescate (Un guardia civil fuera de servicio atrapa a un tipejo que metía a una mujer en el maletero del coche).

La Guardia Civil ha querido recordar a través de sus redes sociales una alteracción en la conducción que puede resultar peligrosa si no se lleva con prudencia: el «efecto túnel».

Este fenómeno se produce cuando hay una pérdida de campo de visión en el lateral, ya sea por el aumento de velocidad o la ingestión de alcohol. En el primer caso, a mayor velocidad, menor campo de visión.

Por ejemplo, un conductor, en parado, tiene un ángulo de visión lateral de 180 grados. Cuando comienza a coger velocidad, este se reduce: a 65 km/h, 70 grados, a 100 km/h, 42 grados y, en el caso de ir a 150 km/h, la visión se reduciría hasta los 18 grados, lo que equivaldría a solo ver lo que ocurre en el centro de la imagen.

Esto dificultaría la visión a los lados, así como la reacción ante la aparición de animales en la carretera o la correcta visión de las señales de tráfico.

La propia Guardia Civil ha querido ilustrar el «efecto túnel» con un vídeo, recordando que la mejor prevención es moderar la velocidad: