Motor

Eric Meyhofer, director del Grupo de Tecnologías Avanzadas de Uber, explicó que esta vuelta a las calles contempla varios cambios y estándares de seguridad, con lo que buscan que no vuelva a ocurrir un accidente fatal como el de marzo pasado.

El primer cambio, y tal vez el más importante, es que los coches no recorrerán las calles en modo autónomo, sino que el conductor se hará cargo de conducir en todo momento. Es decir, durante un tiempo aún no definido, estos coches "autónomos" no funcionarán como tal, sino que servirán únicamente para actualizar su servicio de mapas en alta definición, en este caso de Pittsburgh, según xataka.

En los próximos días, Uber comenzará con el reclutamiento para un nuevo puesto de "especialista de misión", que no es otra cosa que el viejo puesto de conductor que ahora contempla, según la compañía, un control y capacitación más estrictos. Los primeros en tener oportunidad de postularse, serán los conductores despedidos por Uber, y posteriormente se abrirán al resto de las personas interesadas.

Uber también confirmó que a partir de ahora, todos sus coches autónomos tendrán dos personas en su interior, estos sin importar que se conduzcan de forma manual o autónoma. Uno de ellos se encargará de estar detrás del volante y será el responsable de estar atento al camino y reaccionar en caso de emergencia. El otro "especialista de misión", que estará en el asiento del copiloto, se encargará de documentar todo lo que sucede tanto afuera como adentro del vehículo.

VIDEO DESTACADO: El taxi acuático llegará a Europa al estilo Uber